POR DESAPARICIÓN DE UN MILITANTE

Videla sumó otro procesamiento por delitos de lesa humanidad

diciembre 21, 2011


El exdictador Jorge Rafael Videla fue procesado por la justicia federal de Rawson por el secuestro y desaparición de un militante comunista durante la dictadura.

La decisión la adoptó el juez federal Hugo Sastre, en el marco de la causa que tiene como víctima a Elvio Angel Bel.

Por el hecho, ocurrido el 5 de noviembre de 1976, el magistrado procesó también al militar retirado Carlos Alberto Barbot En la misma resolución, Sastre dictó la falta de mérito para Delfín Heriberto Rodríguez Watson, Mariano Héctor Iralde, Hernán Alvaro Hermelo, Jorge Angel Dentone, Juan Alberto Bastida y Tito Nichols; todos policías retirados y ex cuadros militares.

El juez le imputó a Videla su participación necesaria «por cooperación en el delito de privación ilegal de la libertad doblemente agravada por ser cometida con amenazas en concurso ideal con privación ilegal de la libertad doblemente agravada».

En similares términos le imputó el delito a Barbot, por haber sido el oficial del Ejército que aplicó en la zona el plan sistemático de persecución, tortura y aniquilamiento de personas que incluyó a Bel, según la resolución a la que accedió Télam.

Elvio Angel Bel era un militante del Partido Comunista que ejercía su actividad comercial en un local ubicado en pleno centro de Trelew, de donde fue secuestrado entre las 20.30 y las 21 del 5 de noviembre de 1976 por un comando de por lo menos seis personas.

Bel fue sacado junto con su hijo Pablo Manuel, de 8 meses, quien fue dejado a unos obreros que trabajaban en una pasteurizadora en el acceso sur de Trelew con un cartel en el que constaba la dirección para que sea restituido a su madre, Hilda Fredes.

Desde ese momento no se supo más nada de Bel aunque, según la resolución del juez Sastre, «se sospecha que fue trasladado a la base Almirante Zar (de la Armada), dado que en ese mismo día y hora Sergio Armando Maida y Liliana Toiberman fueron ilegalmente privados de su libertad» y llevados a esa guarnición.

«Cabe destacar que mientras se producía el hecho descripto, que tuvo como víctima al mencionado Bel, la comisaría distrito primera permaneció con las puertas cerradas al igual que la seccional segunda, por lo que la esposa no pudo radicar la denuncia correspondiente recién hasta el día siguiente», dice otro párrafo.

Esta última circunstancia llevó a la Fiscalía a pedir la figura de la asociación ilícita para los ex oficiales de policía de la época, ya que más allá de existir la presunción de que hubo una «zona liberada para que actúen impunemente los grupos de tareas», el fiscal Fernando Gelves interpreta que integrantes de la fuerza participaron del operativo en el que fue secuestrada la víctima.

Esto fue desestimado por el juez Sastre y se espera que sea apelado por el titular del Ministerio Público Fiscal.

La resolución registrada bajo el número 890/2011 no arroja mucha luz sobre el presunto derrotero que siguió el Falcon verde en el que fue trasladado Bel y cuyo último contacto es en la planta lechera ubicada a las afueras de la ciudad de Trelew.

«Es cierto que se llega a un punto en el que no se puede avanzar más, pero desde el punto de vista penal hemos dado un paso importante si se tiene en cuenta lo poco y nada que se había hecho hasta ahora para investigar el caso», explicó el secretario penal Gustavo Lleral.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.