SAN JUSTO

Fue postergado el veredicto en juicio a policía acusados de extorsión

marzo 13, 2012

La resolución del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Matanza, donde se juzga a tres efectivos por haber exigido dinero a dos hermanos para ser liberados que fueron llevados a la comisaría de Los Pinos, se conocerá el próximo miércoles, ya que los jueces prorrogaron el veredicto porque no tenían una decisión tomada.

El veredicto del juicio que se le sigue a tres policías bonaerenses acusados de haber retenido en 2010 a dos hermanos dentro la comisaría de la localidad de Los Pinos y exigido dinero para liberarlos, fue postergado para este miércoles, informaron fuentes judiciales.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Matanza debía resolver la situación de los efectivos Juan Ariel Antonio, Domingo Aguilera y Carlos Andrés Vaca, quienes fueron enjuiciados por el delito de “secuestro extorsivo en concurso real con falsedad ideológica de instrumento público”.

Sin embargo, los jueces Gissele Schebelert, Alfredo Pedro Drocchi y Matías Rouco decidieron prorrogar el veredicto debido a que no tenían una decisión definida.

Los policías podrían ser condenados a 16 años de prisión, tal como lo solicitó el fiscal de juicio Ariel Panzoni, mientras que el abogado defensor, Miguel Racanelli, pidió la “libre absolución” al argumentar que “todo fue lisa y llanamente una falsa denuncia”.

El hecho ocurrió en la madrugada del 27 de enero de 2010, en la jurisdicción de Isidro Casanova, cuando los tres policías vestidos de civil interceptaron a los hermanos Carina y José Luis Figueroa, y los llevaron a la comisaría de Los Pinos, ubicada en el cruce de Carabobo y La Porteña.

La versión de los efectivos es que detuvieron por averiguación de antecedentes a un hombre de 38 años y a su hermana de 31, y que les dejaron hacer una llamada.

En ese momento, Carina envió desde su teléfono celular un mensaje de texto a su hermana Silvia, el cual decía que “estaban secuestrados” en la dependencia policial.

Según la denuncia, los oficiales le ordenaron a estos hermanos que llamaran a sus familiares para que les trajeran 30.000 pesos, a cambio de dejarlos en libertad.

Sin embargo, Racanelli aseguró que quedó demostrado mediante el entrecruzamiento de llamadas que fue Silvia Figueroa la que se autoenvió los mensajes de texto a otro teléfono que ella misma tenía en su poder.

En tanto, para el fiscal Panzoni, durante el juicio oral quedó acreditado que los efectivos acusados, quienes se encuentran detenidos desde hace un año en el penal de Marcos Paz, quisieron cobrar dinero en efectivo para liberar a las víctimas.

De acuerdo al abogado defensor, «el fiscal pidió una pena elevada sin ningún tipo de pruebas que sustentan una endeble acusación» y agregó que vecinos «se reunirán mañana en la puerta de los tribunales para hacer oír su descontento» y defender a los policías.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.