CIUDAD EVITA

Comunidad educativa exige que Provincia libere los fondos que destinó Nación

Octubre 10, 2012

CIUDAD EVITA

Hace cuatro años luchan para que la Provincia de Buenos Aires entregue 1.200.000 pesos que la Nación les derivó para la construcción de seis aulas. Como resultado, los estudiantes de la escuela ESB Nº 65 de Ciudad Evita, por falta de espacio físico, se ven obligados a estudiar en escaleras, comedor y patio de la institución educativa.

Por Ángela Tobar
atobar@periodicosic.com.ar

“Queríamos terminar de la mejor manera, pero lo estamos haciendo de la peor”, lamentó Carla, estudiante de 6º año de la institución.

Este año la Escuela Nº 65 de Ciudad Evita, tendrá a sus primeros graduados y algunos estudiantes fueron consultados por S!C, sobre las condiciones en las que se ven obligados a cursar y describieron: “Es terrible, no le importamos al Estado. Tomamos clases en donde podemos, escaleras, pasillos, cocina. No hay lugar para nada”.

“Estamos desde hace años a la espera de que la Provincia nos construya las aulas prometidas, pero nosotros ya perdimos las esperanzas de verlas y disfrutarlas”, relató Carla y anheló que por lo menos su hermana, que asiste a segundo año pueda cursar “de manera digna”.

La escuela está ubicada en La Rosita 4051 y fue inaugurada en el año 2005, y desde el 2008 exigen que se construyan, en la primera etapa, cuatro aulas para contener a la gran matrícula de chicos que asisten diariamente a cursar sus estudios.

Desde hace más de cuatro años, los padres se organizaron para elevar un pedido de construcción de aulas, luego de varias gestiones lograron que Nación apruebe el proyecto y derive una partida de 900 mil pesos, los padres aseguran que el dinero fue entregado a la Provincia de Buenos Aires y denuncian que “nunca apareció, los chicos siguen estudiando en las mismas condiciones o peor, porque hay muchos más pibes que asisten este año”, apuntó una madre.

Actualmente, concurren 500 estudiantes, distribuidos en los cursos desde primero a sexto año. En el 2011 eran 350, “se superpobló la escuela en menos de un año, y el espacio sigue siendo el mismo”, criticó Graciela Suárez, madre que se puso a la cabeza de la lucha para lograr mejoras en infraestructura.

La institución es la única en la zona que ofrece la modalidad de arte, y tiene escolaridad extendida, “es una escuela muy querida, que atrae a los chicos”, analizó el Secretario General del SUTEBA local, Paulino Guarido.

Pero, consideró que “si no tienen los espacios adecuados, es decir una sala de arte, música y teatro se pierde toda la orientación en la que trabajan”.

Por su parte, Nancy Gómez, responsable zonal de SUTEBA explicó que el proyecto original “era de cuatro aulas y se pudo extender a la construcción de dos más, sería un total de seis, porque también suma el agravante que es una institución de doble jornada, por lo que los chicos permanecen todo el día en la escuela y los que entran en el turno tarde también necesitan aulas y al no haberlas, deben estar rotando en las escaleras y otros lugares”.

“Las obras fueron licitadas en dos ocasiones, la primera empresa ofertante desistió porque faltaba la aprobación desde La Plata, pero lo que pasa con las licitaciones es que en La Plata siempre le ponen una excusa de que falta algún papelito y no bajan el dinero que la Nación deriva”, criticó.

El primer presupuesto de obras estaba pautado en 900 mil pesos, pero al correr los años la partida quedó actualizada en 1.200.000 pesos, “sabemos que desde el Ministerio de Educación de la Nación se entregó el dinero, pero no sabemos dónde están esos fondos”, acusó Suárez.

Guarido sostuvo que “lo real es que estábamos con la comunidad contentos porque esto venía con recursos de Nación, sabíamos que esos recursos existían y se trasladaban, pero sentimos que cuando los recibe la Provincia de Buenos Aires entran en un pozo negro desde donde cuesta salir”.

“Hay una parálisis total en la Provincia que arrastra a esta escuela. La comunidad tiene todo el derecho de exigir la mejor educación y sus salas de música y para exposiciones teatrales.

Esta comunidad viene desde hace años con esta promesa y a la espera de que las obras se ejecuten. Entendemos que esos recursos están en manos de la Provincia, fueron bajados por Nación, pero en La Matanza esas obras no se realizan”.

La responsable zonal del gremio, agregó que “por lo visto no hay una intencionalidad de salir de estas cuestiones, porque no se están haciendo cargo de la mala administración y organización de la Provincia y deberían salir a dar la cara y explicar qué hicieron con esos recursos”.

Las miradas acusatorias

“En un primer momento el trasladar las obras con recursos provinciales no era mala idea, pero lo real es que la crisis de la Provincia es tremenda, y no se hace cargo de las obras”, insistió Guarido.

“Cuando salió la licitación en el mes de junio, se firmó el contrato y tendrían que haber empezado a construir la primera etapa luego de las vacaciones de invierno, pero nunca volvió de La Plata la aprobación, y sabemos que son excusas que pone el Gobierno
Provincial”, replicó Gómez.

Graciela Suárez, madre que lucha por mejores condiciones edilicias, sostuvo que “el pedido está hecho, Nación envía la plata a la Provincia y ahora nos dicen que ese dinero ya no está.

Por eso nos preguntamos con qué plata van a ser construidas las aulas, pedimos que el dinero girado por Nación no sea desviado que llegue a dónde debe llegar”.

“Las empresas que licitan no están conformes con la manera en la que paga la Provincia. Hoy nos damos cuenta que no sabemos qué paso con esos fondos”, subrayó.

“Hay que entender que la escuela fue superpoblada, no tenemos espacio físico para todos. No estoy conforme con el hecho de que mi hija tome clases en una escalera”.

En este sentido, aclaró que este pedido “no va en contra de los directivos, profesores o personal, ellos trabajan bien. Creemos que con esta exigencia vamos a darles herramientas para que cuando vengan los inspectores se den cuenta que hay problemas y que los padres nos estamos quejando. Es una manera de facilitarles su trabajo”.

Adriana Addesso, presidenta de la cooperadora de la escuela, coincidió en que “es necesario que aparezca la plata. Acá se hacen las reformas y no se tiene en cuenta el espacio, los chicos tienen modalidades artísticas y no tienen lugares para ejercerlas”.
“Esperamos que nos den una respuesta del reclamos que hacemos, desde Infraestructura de La Plata nos confirmaron que el dinero de la escuela no se sabe dónde está”, concluyó.

Un nuevo intento

Los padres presentarán un Recurso de amparo


En la primera semana de octubre, la comunidad educativa decidió, ante la falta de respuestas y de intención de ejecutar las obras necesarias, presentar un recurso de amparo para exigir a la justicia que el dinero destinado a la escuela, sea utilizado para mejorar las condiciones de los 500 pibes que apuestan a esa institución.

“La licitación salió con dinero de la Provincia, nosotros en virtud de la resolución 521 del 2011 en la cual giran la plata de Nación a Provincia designándose esa partida para nuestra escuela, pero nunca llegó a La Matanza. Por eso vamos a presentar un recurso de amparo, para exigirle a la justicia que ese dinero sea invertido acá y no en otro lado”, ratificó Suárez.

Y recordó que “los actuales padres de sexto año, conseguimos que el Ministerio de Educación abriera los 4º, 5º y 6º años cuando la escuela solo contaba con 1º, 2º y 3º año. En esa oportunidad también pudimos gracias a la ayuda de miembros del SUTEBA que nos conectaron con gente del Ministerio de Educación de la Nación que fueron los que luego nos asignaron una partida inicial de 900 mil pesos para la construcción de las aulas, producto de la incorporación de esos años”.

“La primera licitación quedó desierta y ahora con la segunda y con un nuevo presupuesto actualizado de 1.200.000 pesos se licitó nuevamente pero la empresa no cumple con los requerimientos de Nación. Por ello, la Provincia ha decidido construir con fondos propios y esa partida asignarla a otra obra, pero aún no hay vistas de que las obras comiencen”.

Además advirtió: “Los baños también son un inconveniente, y no se deben pasar por alto. La escuela cuenta con los mismos baños con la que fue inaugurada y ahora hay muchos más chicos, los sanitarios están colapsando”.

Y finalizó al sentenciar que “esta comunidad nunca se caracterizó por quedarse de brazos cruzados vamos a seguir hasta las últimas consecuencias”.

La voz de los protagonistas

Los jóvenes exigen estudiar de manera apropiada


Oriana cursa su segundo año y relató las peripecias diarias con las que debe afrontar sus horas de estudio, “como no alcanzan las aulas nos tenemos que sentar en las escaleras y nos ponemos los libros y cuadernos en las piernas, en mi curso somos 45 alumnos y no hay espacio. Tenemos música en los pasillos o en el comedor, depende el lugar que esté libre”.
“Cuesta mucho concentrarse en esas condiciones, uno se distrae rápido acá afuera, pero intentamos prestar la mayor atención”, admitió la adolescente. Mientras que la primera camada de egresados se encuentra dando vueltas por todo el edificio buscando un espacio libre en el que puedan aprender.

“Los chicos de segundo se sientan de a tres, estamos esperando desde hace más de tres años las aulas. Estamos metidos en un laboratorio todos apretados, nos pasa a todas horas nos tenemos que mover al comedor o pasillos. La sensación horrible de estar estudiando acá no nos dan bolilla desde el Estado, nos ignoran”, describió un grupo de estudiantes de sexto año.

SIN SOLUCIÓN

Otras escuelas, más obras que no comienzan y la misma incógnita

Técnica 2 es una escuela a cielo abierto


La escuela 65 de Ciudad Evita, es una muestra de las tantas obras y ampliaciones educativas que la Provincia de Buenos Aires dilata en el Distrito, para luego derivar las partidas de dinero a otras supuestas necesidades, “hablábamos de esta escuela pero en La Matanza, al día de hoy, hay 293 legajos de escuelas que no tienen presupuesto para ser realizados, todavía hay escuelas afectadas por el temporal que no se terminaron las obras. Del plan de obras 2011 de 42 obras planificadas hay solo siete finalizadas y de otro plan de obras de 17, solamente hay una finalizada”, graficó Paulino Guarido, Secretario General del SUTEBA local.

De esta manera, se ejemplificó la falta de “compromiso y de inversión” con el caso de la Escuela Técnica 2 de Ciudad Evita “el mismo gobernador (Daniel Scioli) se comprometió de manera personal con esta comunidad educativa, recorrió la zona luego del temporal (del último 4 de abril) y prometió que construiría una escuela nueva, pero evidentemente se comprometió muy poco”, opinó Nancy Gómez, responsable zonal de SUTEBA local.

“Los directivos nos mostraron, hace poco que el proyecto que existe y que fue consensuada, pero a esta altura lo único que avanzó es la limpieza. Al día de hoy es una escuela a cielo abierto. La situación es muy precaria, el proyecto está, pero las obras no comienzan”, reafirmó Guarido.

Es de recordar que la escuela de educación Técnica N° 2, María Eva Duarte ubicada sobre las calles Reinalda Rodríguez y El Viguá de Ciudad Evita, sufrió en el último temporal acaecido el 4 de abril, la voladura del techo del establecimiento y el completo destrozo de las aulas talleres.

“Es una escuela que está en los planos, en la teoría, pero no en los recursos, pese a la promesa del Gobernador. Acá desapareció la escuela, y las obras no están ni por asomo en vísperas de avanzar”, sintetizó Guarido.

Mientras que la Técnica 8, Jorge Newbery de la localidad de Villa Luzuriaga, “avanzaron algunas obras, pero de todas maneras no sufrió destrozos totales como la Técnica 2. Lo que hay de todo es proyecto, planos presupuestados. Necesitamos ahora que comience”.

Justos reclamos

Paulino Guarido, Secretario General de SUTEBA local, criticó la medida tomada la semana pasada por los proveedores de comedores escolares que dejó “sin comedor y merienda a miles de chicos matanceros”.

Y aclaró que “la deuda que se mantiene con los proveedores en La Matanza es de junio y acá se da una particularidad y es que hay un lobby muy fuerte por parte de los empresarios que llevó a que haya más de 50 mil chicos sin comedor y más de 20 mil sin merienda”.

“La Matanza es el Distrito que esta más al día con el pago y es el Distrito que con más virulencia los proveedores han cortado y dejado sin alimentación a los chicos. Entendemos que la deuda del Gobierno Provincial debe ser saldada pero también esta medida (por parte de los proveedores) nos parece desmedida”.

Por otra parte, ratificó que los docentes continúan su lucha en la exigencia “de mejoras salariales y de infraestructura y sostenemos el pedido de una nueva reforma tributaria para que no se avance sobre el impuesto al trabajo, porque entendemos que es salario y no ganancia lo que percibimos los trabajadores”.

“Reclamamos infraestructura, comedor escolar, el cobro del salario familiar, la provincia de Buenos Aires desde marzo incumple la paritaria para tratar el salario familiar, ya que un docente con un solo cargo no cobra el salario completo”, agregó.

Finalizó al remarcar que otro tema grave es la atención en la obra social, “en esta cuestión financiera que no se anima a resolver la Provincia, la situación de la obra social IOMA, nos preocupa porque la provincia de Buenos Aires no aporta los fondos que le toca aportar como patronal al instituto y ello hace que se hayan cortado servicios, que los docentes tengamos dificultad para acceder a los laboratorios, análisis de alta complejidad”.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.