Cine-ON Line

mayo 21, 2013


Por Gastón Romero

ESPECIAL: “Fuego eterno”, un film de Cynthia Sabat, esta disponible hasta el 28 de mayo y se puede ver en forma gratuita en el sitio Cinemargentino, en homenaje al cineasta Raymundo Gleyzer.

El motivo de este homenaje es recordar al cineasta durante la semana del día de su desaparición, que ocurrió el 27 de mayo de 1976. Los documentalistas argentinos lo honraron instaurando el Día del documentalista precisamente en la fecha de su desaparición: el 27 de mayo.

“Me llamo Raymundo Gleyzer. Soy un cineasta argentino y hago films desde 1963. Todos tratan sobre la situación social y política de América Latina. Trato de demostrar que no hay más que un medio de realizar cambios estructurales en nuestro continente: la revolución socialista.”

La película de la prestigiosa Cythia Sabat (docente, periodista, investigadora, escritora, guionista y directora debutante con este film) tuvo su premier mundial dentro de la sección oficial del 27ª Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y fue proyectada en abril pasado en la Universidad de Yale, dentro de las actividades del Departamento de Estudios Latinoamericanos. La función contó con la presencia de su protagonista, Juana Sapire, que vive en Nueva York.

Cinemargentino es una plataforma disponible enwww.cinemargentino.com que por medio del streaming de películas argentinas, tiene como objetivo la difusión del cine nacional a todo el mundo, en todos sus géneros y formatos. Es un proyecto sin fines de lucro y sin costo para los usuarios finales, que busca ampliar la visibilidad de las películas, por medio de nuevas herramientas, alineadas a los nuevos modos de consumo audiovisual. En la actualidad, Cinemargentino cuenta con veinticuatro películas disponibles online, y más de sesenta en su catálogo, que serán incorporadas al sitio en el transcurso de los próximos meses.

Informe: En un viaje de ida y vuelta entre Buenos Aires y Nueva York, el recuerdo siempre presente de un hombre inspira a sus seres queridos a honrar la vida. Juana Sapire vuelve a la ciudad de la que tuvo que exiliarse en 1976 para testimoniar en un juicio histórico por la desaparición de su esposo, el militante y cineasta revolucionario Raymundo Gleyzer. Su hijo Diego vive en Nueva York y, aunque guarda pocos recuerdos de su padre, evoca vivencias de su infancia y defiende su convencimiento de que el perdón es lo que lo ayuda a seguir viviendo.

Sobre la Directora: Cynthia Sabat nació en Buenos Aires en 1971. Es docente, periodista e investigadora. Fue editora del sitio cineindependiente.com.ar. Dirigió el Diario Oficial del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Trabajó como productora del área de cine de Canal (á) y fue editora de la revista Haciendo Cine. Colabora con medios digitales, y escribe en su blog: habiaunavezunachica.blogspot.com. Participa como jurado en festivales y dicta seminarios de periodismo, crítica de cine, análisis de films y estrategias de comunicación para películas independientes. Creó la Escuela de espectadores, taller que funcionó en el Espacio Cultural Sábato que depende de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Dictó el primer seminario dedicado a Michael Haneke en la Argentina. Actualmente coordina cineclubes y prepara el libro “Compañero Raymundo”, sobre la obra de Raymundo Gleyzer y el grupo Cine de la Base, junto a Juana Sapire. En 2012 debutó como realizadora con este film “Fuego eterno”. También programa desde hace tres años junto al periodista Paulo Pécora el evento 10 cortos 10, dentro del espacio La Nave de los Sueños en la Biblioteca Nacional.

– Origen del proyecto: Fuego eterno nació de una serie de apuntes audiovisuales a raíz del trabajo de escritura del libro Compañero Raymundo, que continúan escribiendo Juana Sapire y Cynthia Sabat, y que se publicará en 2013. Para concretar el trabajo, la directora viajó a Nueva York a principios de 2011 y trabajó intensamente durante tres meses, conviviendo con Juana en la intimidad de su hogar, que alberga recuerdos de Raymundo. En la casa atesora el archivo de su compañero, un riquísimo legado que contiene cartas, textos, guiones y fotos que documentan el trabajo de Raymundo y su grupo Cine de la Base, uno de los grupos clave del cine militante de los años 70s. Agradecemos especialmente el apoyo de Liliana Mazure (INCAA), José Martínez Suárez (Festival Internacional de Cine de Mar del Plata), Hebe de Bonafini (Asociación Madres de Plaza de Mayo), y Gleyzer Films.

– Sobre Raymundo Gleyzer: Nació en Buenos Aires en 1941. Creció en el seno de una familia de actores de origen judío, y de joven se interesó en la fotografía y en la política. Estudió cine en la Escuela de Bellas Artes de La Plata, y dejó los estudios para viajar al nordeste brasileño a filmar su primer cortometraje, La tierra quema (1964). Trabajó como cronista y camarógrafo para el noticiero Telenoche de Canal 13, programa para el que produjo entre otras Nota sobre Cuba y Nuestras Islas Malvinas (elegida como el impacto periodístico del año 1966).
Dirigió films etnográficos, como Ceramiqueros de Traslasierra (1965) y Pictografías del Cerro Colorado (1965). Trabajó junto a Jorge Prelorán en Ocurrido en Hualfín (1966) y, tras varios años de viajes por Europa, llegó a México para filmar su primer largometraje: México, la revolución congelada (1971).

El documental fue prohibido en la Argentina, y logró estrenarse recién en 1973. Su compromiso político lo llevó a unirse al PRT-ERP, partido enrolado en la izquierda revolucionaria que se identificó con los ideales de la Revolución Cubana. En 1971 dirigió Swift, comunicado filmado de una acción exitosa del partido que tomó estado público: el secuestro del cónsul inglés y su canje por comida y mejores condiciones laborales para los trabajadores del frigorífico. Más tarde dirigió Ni olvido ni perdón, film urgente sobre un hecho que marcó simbólicamente el comienzo del terrorismo de Estado en la Argentina: la fuga del penal de Rawson y la Masacre de Trelew, el 22 de agosto de 1972. Raymundo Gleyzer creó el grupo Cine de la Base como forma de “colectivizar la inteligencia”. Conformado por Juana Sapire, Alvaro Melián, Nerio Barberis, Alberto Vales y Jorge Santa Marina entre otros, el grupo produjo su película más ambiciosa: Los traidores (1973).

Se trata de una ficción basada en hechos reales que disecciona el funcionamiento de la burocracia sindical a través de la transformación de un líder obrero en un sindicalista corrupto. La película que desafiaba los tabúes políticos de la época fue exhibida en festivales internacionales, pero proyectada en condiciones de clandestinidad en sindicatos, fábricas, comedores y barrios humildes. Hoy es considerada como una obra cumbre del cine político latinoamericano. En 1974 el grupo filmó Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan, sobre la huelga obrera en la fábrica INSUD, donde los trabajadores morían por contaminación por plomo en la sangre. Gleyzer ya era considerado internacionalmente como una de las voces más innovadoras y comprometidas del movimiento de cine militante latinoamericano que surgió en el continente en los años 70. El 27 de mayo de 1976 fue secuestrado en Buenos Aires por la dictadura militar, y llevado al campo de detención El Vesubio donde fue torturado. Aún hoy continúa desaparecido. En 2011 el juicio contra El Vesubio culminó con la sentencia a sus responsables tras 35 años de impunidad.

Los miembros de Cine de la Base se exiliaron en distintos países; parte del grupo que se refugió en Lima, Perú produjo junto a Jorge Denti Las AAA son las tres armas (1977). La Alianza Anticomunista Argentina (conocido como la Triple A) fue una organización paramilitar que se dedicó al secuestro y asesinato de militantes populares. A partir del golpe de estado de 1976 los militares argentinos superaron ampliamente esta modalidad represiva, “desapareciendo” a más de 30.000 personas. En esta trágica lista se encuentra el periodista y escritor Rodolfo Walsh, quien 24 horas antes de ser secuestrado publicó la Carta Abierta a la Junta Militar, en la cual se basó el film.

– Sobre Juana Sapire: Nació en Buenos Aires en 1943. Estudió en la ACE (Asociación de Cine Experimental) y tras conocer a Raymundo se puso de novia y lo acompañó en los rodajes de Ceramiqueros de Traslasierra (1965) y Pictografías del Cerro Colorado (1965). Se casó con él en 1966 , y luego juntos emprendieron una serie de viajes por Europa, donde lo asistió en el sonido y en la cámara en sus notas para Telenoche. Trabajó como sonidista en México, la revolución congelada (1971). En 1972 nació su hijo Diego. Se unió al PRT-ERP junto a su compañero y colaboró en sus films posteriores, generalmente encargada del sonido. Conformó el grupo Cine de la Base, y trabajó como asistente de producción en Los traidores (1973). Tras el secuestro de Raymundo, se exilió junto a su hijo en Perú, y luego en los Estados Unidos. Actualmente vive en Nueva York, y se ocupa de mantener vivo el legado de Raymundo.

– Sobre Diego Gleyzer: Nació en Buenos Aires en 1972. Actualmente reside en Connecticut, Estados Unidos, y trabaja como asistente social.

– Las condenas por El Vesubio
El campo de concentración ubicado entre el Camino de Cintura y la Autopista Riccheri (La Matanza) empezó a funcionar en agosto de 1975, meses antes del golpe militar del 24 de marzo de 1976. En ese momento, lo llamaban “La Ponderosa”. Después de que los militares se hicieran con el control del aparato estatal, se lo empezó a designar “El Vesubio”. Según estimaciones de sus sobrevivientes por ese campo de concentración habrían pasado cerca de 1.500 personas para ser, en su gran mayoría, desaparecidas. Los escritores Haroldo Conti y Héctor Germán Oesterheld se cuentan entre ellas.

– Dos ex jerarcas del centro clandestino fueron condenados el 14 de julio de 2011 a la pena de prisión perpetua. Cinco ex penitenciarios recibieron penas que rondan los 20 años de cárcel. Se trata del ex coronel Hugo Pascarelli (81) y del ex general Héctor Humberto Gamen (84), quienes secundaban al tercero de los acusados, el coronel Pedro Duran Sáenz (alias “Delta”), que falleció en junio de 2011 sin haber recibido una condena.

– En el debate se juzgaron 156 hechos de privación ilegal de la libertad (secuestros) y tormentos cometidos entre abril de 1976 y septiembre de 1978, así como 19 homicidios agravados, entre los que se encuentran los fusilamientos de Monte Grande de mayo de 1977, además de que 75 víctimas de la causa siguen desaparecidas.

– Los acusados fueron sentenciados por los delitos de homicidio calificado por alevosía en 22 oportunidades, en el caso de Gamen y privación ilegítima de la libertad agravada y tormentos en 44 ocasiones, en tanto que a Pascarelli se le achacaron 3 homicidios calificados por alevosía y 25 privaciones ilegítimas de la libertad y tormentos, agravados por ser la víctima un perseguido político.

– También fueron condenados los penitenciarios Ricardo Martínez, por 96 casos de privación ilegitima de la libertad y tormentos a 20 años y 6 meses de prisión; y Diego Chemes por los mismos delitos en 95 oportunidades y tormentos agravados a 21 años y 6 meses. Además recibieron condena Ramón Erlán (20 años y 6 meses), José Maidana (22 años y 6 meses y Roberto Carlos Zeolitti (18 años de prisión). El Tribunal Oral Federal 4 dispuso en su sentencia la inmediata detención de Pascarelli y Gamen, quienes permanecieron en libertad durante las audiencias.

– Al pronunciar las últimas palabras antes de la condena, Pascarelli reivindicó lo actuado durante la represión antisubversiva y se autodefinió como «un viejo soldado», que se desempeñó en el marco de una guerra irregular que consideró justa. En tanto, su ex camarada y también uno de los jefes de El Vesubio, el coronel Gamen, prefirió no hablar. El fallecido Duran Saenz fue acusado por los sobrevivientes como uno de los más feroces represores del campo de concentración.

Ficha Técnica del film

Título: Fuego eterno / Título internacional: Eternal fire / País: Argentina / Duración: 27 minutos / Año: 2012 / Idioma: Español – Inglés – c/subtítulos / Director: Cynthia Sabat / Intérpretes: Juana Sapire, Diego Gleyzer / Montaje: Agustín Villani / Producción: Cynthia Sabat y Agustín Villani / Postproducción de Sonido: Jesica Suarez – Andasonido / Edición de sonido y mezcla: Marcelo Galluzzo / Música Original: Aldo Benítez y Guchi Fraiman / Retoque fotográfico y Diseño: Ailín Semprini / Traducción y subtítulos: Clara Liz Gabay / Compañías Productoras: Esto es indi, Panorama Cine y Spit on BPM.
Blog: fuegoeternofilm.wordpress.com / Twitter: @fuegoeternofilm

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.