LOS SEIS CORTOMETRAJES SE PROYECTARÁN EN EL FESTIVAL DE CINE CORTO DE TAPIALES

“Matanza Vamos a Filmar”, un taller para democratizar la formación audiovisual

octubre 31, 2013

Quienes forman parte del taller “Matanza Vamos a Filmar”, están recorriendo la etapa final para culminar con la producción de su cortometraje audiovisual. Los cortos serán presentados en el Festival de Cine Corto de Tapiales, a principios de diciembre. Son 70 personas aproximadamente, distribuidas en seis grupos, y cada uno de éstos trabaja en un corto.

Por Maricel Pisa
mpisa@periodicosic.com.ar


El taller “Matanza Vamos a Filmar” se inició este año, a partir de un proyecto presentado por un grupo de docentes especializados en materia audiovisual, al que le dieron la aprobación desde la Secretaría de Cultura y Educación local. El taller comenzó en junio y finaliza en noviembre. Para el fin de ese mes, se espera que las producciones estén realizadas y listas para proyectar en el décimo Festival de Cine Corto de Tapiales, que tendrá lugar entre el 5 y el 8 de diciembre.

Este proyecto nació de la conjugación de las ideas de Gabriela Zubiría, Julio Rodríguez Colaggero y Gustavo Winkler. En tanto que Zubiría y Collagero también son parte del Festival del Cine Corto de Tapiales, que se realiza anualmente.

Gabriela Zubiría, docente y una de las impulsoras de este taller, dijo al Periódico S!C que “la idea era hacer un taller de producción audiovisual con los contenidos de producción audiovisual, relacionado con la democratización de las oportunidades y de los conocimientos, estamos inmersos en una era netamente audiovisual y la formación y la producción son, todavía, un bien escaso”.

Uno de los temas que resalta la docente es la importancia sobre la democratización de los saberes vinculados al área audiovisual. “Nuestra idea era poder brindar los conocimientos que tenemos y, respecto de la producción, todos tienen historias que contar, y queríamos ver la manera de darle al público, en general, las herramientas y el apoyo para hacerlo, y eso, a través de la adquisición de una serie de conocimientos formales, y uno lo puede hacer con las herramientas que tengan a mano”, detalló Zubiría.

La realización de este taller se centra en la posibilidad de compartir los conocimientos audiovisuales, más allá de las herramientas técnicas, es decir, no necesariamente un producto audiovisual debe realizarse con una cámara de filmación o mediante el alquiler de un set de filmación, cuyo costo es de difícil acceso, sino que lo importante es poder realizarlo con los instrumentos que uno tenga al alcance, como puede ser una cámara de fotos o un celular. “La consigna del taller también se enfoca en que el equipamiento no sea un impedimento, y tomamos ejemplos de cortos que se hacen en distintos lugares con la consigna de que se utilice un soporte determinado, para que vean que es posible”, indicó Gabiela Zubiría.

Cabe destacar que este espacio es abierto al público, y gratuito para que el concurrente pueda asistir y adquirir esos conocimientos. Son 70 personas, de entre 20 y 50 años, las que continúan trabajando en la producción de seis cortometrajes.

 

Trabajo en equipo

Los cortos deben durar entre 5 y 7 minutos, “todas las producciones están dentro de los parámetros formales de los cortometrajes, por la duración del taller, nosotros pedimos que sean de entre 5 y 7 minutos aproximadamente”, puntualizó la docente. Además, todos son de ficción, “son ficciones que se han generado, y los guiones se han desarrollado durante el taller”.

“Estamos realmente muy contentos con los resultados, los talleres empezaron en junio y terminan en noviembre, estamos en la recta final, actualmente tenemos seis cortos que están en diferentes etapas, algunos están en producción, otros en edición, están todos al salir, lo que fue para nosotros una maravilla, superó nuestras expectativas”, detalló Zubiría.

En tanto, el taller se desarrolla “a partir de la base que, hoy por hoy, ninguno es un espectador inocente, aunque no lo sepamos, tenemos cierta formación audiovisual, miramos televisión, películas, y a través de la formación, se pueden identificar determinadas cuestiones y poder tener la idea de una estructura, no somos un televidente pasivo”, propuso la docente.

 

Paso a paso

El taller Matanza Vamos a Filmar se compone de material teórico, de participación, y de acompañamiento. “El taller se articula con un inicio que es teórico, que tiene que ver con la historia del cine, con herencias culturales, lo que es el texto narrativo, después trabajamos con la parte de guion, y ahí es donde empezamos a trabajar”, explicó Zubiría.

Llegado el momento de expresar las ideas y que éstas se vuelvan ficción, “comenzamos con el desarrollo de las ideas, y sinopsis, hicimos una ‘tormenta de ideas’, y para nosotros eso fue un indicador importante, porque demostró que había muchas ganas de trabajar, y se hizo una puesta en común entre todos”.

Paso seguido, se les pidió a los alumnos del taller que se agruparan de acuerdo a sus preferencias por un proyecto en particular. Teniendo en cuenta que el cine es un trabajo en equipo, se propuso leer las sinopsis de todos, y además de sus preferencias, se evaluó la viabilidad de cada futuro trabajo, lo que desembocó en la creación de los seis equipos.

Otro de los temas tratados en el taller “es el otorgamiento de las herramientas para que puedan comenzar a hacer circular sus producciones, desde el barrio, en los clubes, en las sociedades de fomento, en las escuelas, hasta en festivales”, destacó.

Respecto de la última instancia, la docente contó que “es la más interesante, porque es cuando se plantea el trabajo en concreto, desde la producción, interviene la teoría, y después tienen que empezar a buscar locaciones en donde se va a llevar a cabo el trabajo, también se ve el compromiso, y cada uno tiene que cubrir distintos roles”.

Cada grupo pasó a identificarse mediante un nombre de productora, esto posibilita la cohesión del grupo. En el tramo final del taller lo que se desarrolla es una etapa de consultoría.

Cabe recordar que los trailers de los cortos fueron proyectados durante la Feria Municipal del Libro.

“En todos los cortos están presentes sus miradas sobre su lugar, porque aparte las locaciones, por lo general, son el barrio, el lugar donde todos viven y hacen sus actividades, sería muy bueno poder trabajar con estas personas en un taller avanzado, y un taller inicial con personas que quieran comenzar”, comentó.

“Es una experiencia fantástica, superó ampliamente nuestras expectativas, y es producto de la gente, hay muchas ganas de hacer, mucho talento, y compromiso,  que necesitaba un lugar donde expresarse y por suerte nosotros fuimos ese espacio”, concluyó Zubiría.

 

Lugar de encuentro

Los sábados de 16 a 18, en la Casa de la Cultura de Gregorio de Laferrere, en Piedrabuena 6148, 1º piso. También, se pueden contactar a través de Facebook: Matanza Vamos a Filmar. 

En ese perfil también se pueden visualizar algunos de los avances de las producciones audiovisuales.

Tags: , ,

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.