DICIEMBRE LOS DESPEDIRÁ

Una imagen que marcó un período, con una oposición legislativa siempre resquebrajada

noviembre 13, 2013

La foto pertenece a la primera jornada en la que el Concejo Deliberante intentaba tratar el CARE. Fueron tres semanas de discusión, confusión y hasta traiciones.


La sesión más controvertida y polémica de los últimos años expuso las fisuras de la oposición en el Concejo Deliberante. El show, las negociaciones y las traiciones en una fotografía que se recuerda en La Matanza como el reflejo de un período.

Corría el año 2010 y el gobierno de Fernando Espinoza presentaba el CARE, un megaproyecto ambiental que prometía darle punto final a la CEAMSE, el mayor depósito de basura del Distrito, convertido en bandera negra por centenares de vecinos que desde hace años vienen pidiendo su cierre.

De esa manera, se denominaba al Centro Ambiental de Recomposición Energética, un proyecto “único en Latinoamérica”, según el Municipio, que se convertía en una “esperada solución para el problema de la basura”.

En su defensa del proyecto, el oficialismo aseguraba que el CARE no sólo permitiría “el cierre progresivo” de la CEAMSE, sino que además trataría el ciento por ciento de la basura generada en el Distrito, unas 1500 toneladas diarias que serían “procesadas y transformadas en biodisel y electricidad”.

Con ese objetivo supuesto se había firmado un convenio entre la Secretaría de Medio Ambiente local y el Gobierno Nacional, en el cual se destinaría un total de 600 millones de pesos -en varias etapas- para concretar la obra en González Catán.

El ambicioso anuncio del Gobierno Municipal tenía que pasar primero por el Concejo Deliberante, donde debía ser aprobado por los dos tercios de los ediles -16 votos a favor- ya que no sólo se trataba de darle vía libre a una idea, sino que además se discutía la compra de tierras. La elección de 2009 no había sido la mejor para el oficialismo, y de esa manera, conseguir los votos necesarios, sería una tarea difícil para el Intendente.

Los concejales que componían la oposición eran Manuel Atencio y Gustavo Ferragut (bloque Frente Progresista), Sandra Oviedo (Libres del Sur), Adrián Verdini, Ricardo Maidana y Fernando Asencio (bloque PRO-Peronismo), Carlos “Titi” Giffoni (Co.Pe.Bo.),  Silvia Balkowski (Bloque SI), Edgardo Lobos (Bloque ARI), y Ariel Martínez (Sentimiento Peronista). De esta manera, el oficialismo contaba con sólo 14 votos a favor, 2 menos de los necesarios.

Fueron tres semanas de intensa discusión política y una incertidumbre que casi logra desconcertar al Gobierno local. Pero la oposición jugó el papel que mejor jugó durante los últimos cuatro años: se traicionó a sí misma, no siempre fue clara en sus conceptos, buscó la foto para los diarios y terminó perdiendo la votación.

La primera sesión en la que, se suponía, el tema CARE sería tratado por los concejales casi termina en nada. Sin embargo, ese día arrojó la imagen del año: siete concejales en el bar Tokio -conocido por ser típico lugar de encuentro político-, todos de disímiles facetas ideológicas, por primera vez, puestos de acuerdo en provocarle dolor de cabeza al gobierno de Fernando Espinoza.

Allí estaban Manuel Atencio, Gustavo Ferragut, Fernando Asencio, Carlos Giffoni, Edgardo Lobos, Sandra Oviedo y Adrián Verdini. A esa cita informal habían faltado Ariel Martínez -presente en el recinto-, Silvia Balkowski y Ricardo Maidana. La sesión finalmente se truncó y el proyecto del oficialismo debería seguir esperando.

El segundo encuentro legislativo tampoco tuvo éxito y mientras tanto se seguía la discusión a través de los medios de comunicación regionales.

Se suponía que la oposición estaba abroquelada en un no rotundo, empero el correr de los días comenzó a calmar las aguas y ablandó posturas. Ya se sospechaba que los votos de Ariel Martínez, Silvia Balkowski y Ricardo Maidana podrían favorecer al Municipio. Los dos tercios estaban al filo, pero estaban.

Las redes sociales jugaron un papel aparte cuando el diputado del PRO -hoy con Sergio Massa- Juan Carlos Piriz acusó implícitamente a Ariel Martínez y Silvia Balkowski de cobrar dinero por acompañar el proyecto. Fue cuando colocó sus fotos acompañadas por una tarjeta Banelco. En tanto que Ricardo Maidana también cobró acusado de ser semejante a Eduardo Lorenzo “Borocotó”.

Llegó el turno de la tercera sesión en la que el Concejo Deliberante de La Matanza se aprestaba a darle tratamiento al CARE. Esta vez hubo dos llamativas ausencias: Silvia Nora Balkowski y Gustavo Ferragut. El caso de la edil de SI todavía es recordado por los opositores, sobre todo por aquellos que estuvieron junto a la edil minutos antes de la sesión y la perdieron literalmente en el camino al recinto. El concejal del GEN, en tanto, se excusó por tener que acompañar a Margarita Stolbizer a un acto, aunque cabe recordar que no era tiempo de campaña.

Maidana -que votó a favor- se sentó en una banca aparte y fue expulsado del bloque que integraba junto a Verdini y Asencio. El edil Giffoni casi se pelea con un vecino de González Catán cuando comenzó a hablar y dio los primeros atisbos del voto positivo. Mientras tanto Asencio golpeaba con fuerza la mesa de presidencia y parecía que todo salía de eje. Hasta un “te voy a cagar a trompadas”, se pudo escuchar en el recinto. Ana Devalle, por entonces secretaria del CD, se subió a la mesa de presidencia mientras Daniel Castro le gritaba para que bajase.

El proyecto se aprobó por más de los dos tercios necesarios y uno de los mejores discursos del momento fue el de Manuel Atencio, más cercano a un vecino afectado por la CEAMSE que a un concejal de palabras pensadas de antemano. Pero la oposición perdió, al igual que perdió siempre durante estos últimos cuatro años y eso está a la vista, porque en diciembre asumirán ediles peronistas -del FpV y del FR- y ninguno de los que aquella vez llamaron a los periodistas para la foto del bar -excepto Asencio- podrán volver a sentarse al menos por cuatro años en una banca.

Tags: ,

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.