SIRIA

Los civiles regresan a una devastada Homs, ya sin insurgentes

mayo 9, 2014

La ciudad comenzó a retomar el largo camino de la calma y la reconstrucción con la definitiva retirada de los insurgentes y el regreso de los civiles al casco antiguo en fantasmagóricas escenas.

En declaraciones a la televisión oficial siria, el gobernador de Homs, Talal al Barazi, dijo que los vecinos entraron en los barrios de Hamidiya y de Bustan al Diwan, entre otros, después de que el área quedara hoy «completamente limpia de hombres armados».

Al Barazi agregó que el ejército está ahora asegurando otros distritos de la parte vieja de la ciudad, como el de Yuret al Shiaj, para cerciorarse de que no quedan artefactos explosivos.

El ejército retomó ayer el control del centro urbano después de la marcha de la mayoría de los insurgentes.

El ejército retomó ayer el control del centro urbano después de la marcha de la mayoría de los insurgentes

Sin embargo, la televisión siria informó que al menos dos soldados fallecieron hoy en la parte vieja de la ciudad por la explosión de un artefacto que «los terroristas» habían dejado allí, aunque no dieron más detalles, informó la agencia de noticias EFE.

La emisora mostró imágenes de los civiles que deambulaban por las calles del casco antiguo, completamente devastado, algunos de ellos lloraban y otros expresaban su felicidad por poder volver a sus casas.

Un grupo de civiles, justo en una de las horas sagradas del rezo, decidió hincarse en una posición tal que podía leerse la palabra Homs formada por todo el grupo.

Asimismo, se informó oficialmente que los últimos insurgentes -unos 300, ya que alrededor de 1500 se habían retirado- abandonaron hoy el centro de Homs pese a que ayer había anunciado lo mismo en ese sentido.

Los opositores se marcharon en autobuses escoltados por la ONU y la policía siria en dirección al área de Dar Kabira, en el norte de la provincia de Homs.

El domingo, el gobierno y los rebeldes firmaron un acuerdo para el repliegue de los insurgentes del casco viejo y en virtud de ese pacto, los opositores liberaron a 71 prisioneros que tenían en sus manos y que habían sido capturados en Alepo y en Latakia.

Por su parte, el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), cuya sede está en Londres, confirmó el repliegue de los últimos combatientes después de la entrada de ayuda humanitaria en dos pueblos en manos de los opositores, Nubel y Zahra, en la provincia septentrional de Alepo.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.