JUICIO

El titular del SAME declaró como testigo por la tragedia de Once

junio 17, 2014

tren sarmiento

Alberto Crescenti, afirmó que el primer vagón del tren que chocó contra el andén en la estación de Once parecía «un gran scrum de rugby» por la forma en que las víctimas quedaron apiladas y remarcó que los «pacientes que se perdieron» durante los trabajos de asistencia estaban ubicados allí.

«Los que estaban en ese scrum, eran los más críticos, los pacientes que se perdieron fueron dentro del vagón, había 150 víctimas en pocos metros cuadrados y me pidieron vaselina los bomberos para poder desengachar a las víctimas», recordó al declarar como testigo ante el Tribunal Oral Federal 2 que juzga a los 29 procesados por el choque.

«Yo lamento por los familiares pero tengo que ser muy claro, había muertos, había mucha sangre debajo de los zapatos, gente fallecida, fue una escena muy dura para nosotros», agregó conmovido el titular del SAME.

Crescenti explicó que en dos horas de actuación el sistema de emergencias atendió a 900 heridos.

«Yo he estado en el atentado de la AMIA y lo que he visto en el vagón es muy fuerte, muy fuerte», señaló.

El médico detalló que esa mañana recibió un alerta sobre el choque de tren con principio de incendio y declaró el «alerta roja» con aviso a todos los hospitales de la ciudad de Buenos Aires.

«El operativo de asistencia a las víctimas no duró más de 2 horas para atender a 900 heridos», agregó.

El interior del primer vagón era como un «scrum de rugby», graficó sobre la manera en que estaban apiladas las víctimas unas sobre otras.

El médico destacó que los heridos que pudieron ser rescatados y derivados sobrevivieron y que las muertes se dieron entre quienes quedaron atrapados en el primer vagón.

La mañana del choque el titular del SAME estaba en el Puerto de Buenos Aires esperando el arribo de un crucero con portadores de un virus desconocido.

Al recibir el alerta ordenó a todas las unidades dirigirse a Once y él partió hacia el lugar junto al ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, que estaba con él.

La escena fue «dantesca», recordó sobre su llegada al lugar.

«Nos ocupamos de las víctimas, de convocar ambulancias y sacarlos por orden» con dos helicópteros.

«Ocho pacientes pudieron salvarse sin ser amputados y no perdimos un solo paciente», señaló.

Fuente: Télam

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.