ANOARIO 2014

Fernando Espinoza se tiró a la gobernación pero no logra pacificar al PJ en La Matanza

diciembre 12, 2014

Espinoza 3 (12)

Nosotros no estamos en contra de nadie, lo que no queremos es que nos impongan a ningún candidato”, se escucha decir a uno de los dirigentes del peronismo que anda enojado con las primeras líneas de Gobierno. Desde afuera, otro peronista opina que la llave de este torneo está abierta: “Si Fernando (Espinoza) no se apura a arreglar lo interno se puede romper todo y ya hubo conversaciones con el massismo”.

Por Claudio Kappeler
ckappeler@periodicosic.com.ar

El enojo que hay dentro del oficialismo de La Matanza se tornó inocultable desde hace ya varias semanas. Aquellos primeros chisporroteos que surgieron desde los reclamos de Manuel Fresco como director de la Región Descentralizada Sur y que luego se fueron amplificando cuando la coordinadora de delegaciones Rosa Me-dina hizo lo propio, se terminaron esparciendo en la mayoría de las líneas intermedias del PJ.

Hoy es común escuchar quejas por los desplantes recibidos y por el trato antipático que se ofrece de arriba hacia abajo.

Las respuestas en ese sentido no se hicieron esperar: Carlos “Ruso” Gdansky salió con apoyo gremial a decir que quiere ser protagonista aclarando que no es peón de ningún gobierno, mientras que desde otro lado se juntaron dirigentes que parecían irreconciliables para armar un documento haciendo un llama-miento a la unidad. La idea de ese escrito era impedir que el intendente Fernando Espinoza exija que la candidata a sucederlo sea la diputada nacional Verónica Magario, como se pretende.

“No podíamos decir eso en público, era faltarle el respeto a Fernando”, explican desde adentro y por eso se intentó suavizar el texto.

La reacción no fue la esperada porque el Intendente se ausentó de varios ac-tos oficiales y en su lugar encabezó cada encuentro Verónica Magario. En el peronismo creen que Espinoza está “tensando demasiado la cuerda” y se lo están haciendo saber en todos los idiomas políticos posibles.

Lo inmediato

El Intendente de La Matanza ya dijo que quiere ser precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires en un paso fundamental que debía dar si quiere avanzar durante el verano con la idea de posicionarse territorialmente, pero la pregunta que surge de inmediato es cómo hará para poner la cabeza en la Provincia si todavía hay mucho por arreglar internamente La Matanza.

Tanto Espinoza como Magario dan la plena sensación de que están jugando a perder o que se dejaron llevar al extremo por quiénes los asesoran. Parece fundamental romper esa burbuja y también parece un problema de sencilla solución: la opinión de quienes te bancaron era tan importante antes como ahora, y el trabajo de quienes te sostienen no tiene por qué ser gratuito.

Lo llamativo de toda esta cuestión es que Fernando Espinoza sigue -por ahora- teniendo todo a favor: es el único dirigente que mide bien en el Distrito y no hay ningún opositor que pueda siquiera hacerle sombra en ese sentido; esto además de mantener el apoyo del peronismo, cosa que en La Matanza cobra una importancia casi sobrenatural.

La precandidatura a gobernador del Intendente no está en discusión en el oficialismo de La Matanza y tampoco abundan los precandidatos a intendentes. El reclamo parece básico: terminar con la soberbia y participar a todos. De esto depende lo que pase en estos tiempos y también en los futuros.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.