TRAGEDIA DE ONCE

La querella anticipó que acusará a todos los procesados, que «por acción u omisión» tuvieron culpa

septiembre 9, 2015

La querella que representa a la familia de Lucas Menghini Rey y otras víctimas del choque de trenes de Once afirmó hoy que todos los acusados, «por acción o por omisión», tuvieron culpa en el choque del 22 de febrero de 2012 que causó 51 muertes.

Con el alegato de la llamada «querella tres», encabezada por el abogado Leonardo Menghini, tío de Lucas y por Leila Levia, se reanudó hoy el juicio ante el Tribunal Federal 2, que ayer escuchó pedido de pena de 22 años para el maquinista Marcos Córdoba por parte de otras dos querellas, que sólo lo acusaron a él.

La querella tres anticipó que acusará a todos los procesados por «estafa», «administración fraudulenta» y «descarrilamiento», al inicio de su alegato final.

«Todos tuvieron por su acción o por omisión el dominio del hecho ocurrido el 22 de febrero de 2012», sostuvieron los abogados.

Para la abogada, el Chapa 16 «estaba condenado a la inactividad, tenía problemas de freno que se agravaban en el calor de febrero, había habido advertencias por correo electrónico de Roque Cirigliano», uno de los ahora juzgados.

También aludió al maquinista Leonardo Andrada, quien entregó esa mañana la formación a Córdoba, y antes de ser asesinado en un supuesto asalto declaró en la causa que el tren iba «sobrecargado» y había que «frenarlo antes».

Leiva apuntó que «los empresarios no sólo están para ganar dinero sino para responder ante la Justicia por sus actos que generaron tanto daño y destruyeron tantas familias».

Y recordó las palabras del papa Francisco «a un grupo de familiares» a los que recibió el año pasado en el Vaticano, cuando les dijo: «Rezo para que el juicio se haga con toda justicia y que la verdad aparezca, no hay que tenerle miedo a la verdad, siempre nos hace libres».

A su turno, Leonardo Menghini se emocionó hasta las lágrimas cuando recordó que la mañana de la tragedia estuvo en el andén de la estación de Once.

«Estuve ahí, los vi correr sin saber qué hacer, los vi chocarse buscando máquinas y nadie de TBA iba a decir con qué herramientas cortar para no lastimar a los que estaban apretados, a TBA nunca se le ocurrió que eso podía pasar y que cuando eso pasara tenía que estar listo para asistir a policías y bomberos», afirmó el tío de Lucas.

«Acá no sólo chocó un tren, acá murieron 51 personas, se trata del desprecio por la vida y el destino de 51 personas. Es la historia que los funcionarios descubrieron ese día y en tres mess hicieron lo que no hicieron en ocho años», opinó.

El alegato continuará durante toda la jornada y terminará con pedidos de penas para todos los procesados.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.