GREMIOS

Para el titular del gremio ferroportuario, la unidad sindical «es posible y necesaria»

septiembre 27, 2015

El titular de la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos (Apdfa), José Silva, aseguró que «los trabajadores deben transformarse en garantes de la continuidad del actual proceso» y respaldó las propuestas que revalorizan «el rol del Estado».

En un reportaje con Télam, el líder de la organización sindical ferroviaria y ferroportuaria explicó que la unidad del movimiento obrero argentino «más que posible debería ser una necesidad», aunque reseñó que a lo largo de la historia nunca hubo una sola CGT y, ahora, «el panorama es bastante más complejo». «Lamentablemente, siempre hubo una CGT oficial y otra opositora. La oficial fue casi siempre oficialista, independientemente del gobierno de turno. El panorama es ahora bastante más complejo porque la CTA, que en su momento marcó una posición, se diluyó al dividirse y no es claro hoy cuál es esa postura. Hay tres CGT. Se impondría la unión, pero históricamente fue muy difícil», afirmó.

Sin embargo, Silva subrayó que al menos la dirigencia debería intentar esa unidad sobre «la base de cuatro o cinco puntos que nucleen al conjunto y que interesan realmente a los trabajadores».

Para el gremialista, existen también «muchas cuestiones personales» y, por ejemplo, la APDFA mantuvo durante bastante tiempo «una posición que la mantuvo un poco aislada de las centrales obreras, porque complica mezclar lo partidario con lo gremial», por lo que al menos hasta después de las elecciones «será muy difícil ese proceso, ya que hay dirigentes que también se diferencian según el candidato que decidieron apoyar».

«Debe haber coincidencias en los planteos, pero hoy hay una clara participación político-partidaria y, eso, no ayuda», puntualizó.

Al referirse al actual proceso electoral, el sindicalista ratificó «la posición histórica y clara del sindicato, lo que le ocasionó en su momento problemas y un elevado costo (durante los ’90), porque ostentó una postura muy firme respecto de la defensa de la fuerte y activa presencia del Estado, en especial desde que la APDFA representa a sectores estratégicos y, en aquella década, en la Argentina se produjo un retroceso muy grande y profundo».

El dirigente aseguró que el gremio estará en octubre del lado de aquellas propuestas que revalorizan «el rol del Estado en funciones que le son indelegables y, en las áreas concretas ferroviarias, ratificará que deben estar en manos de ese Estado».

«Preocupa bastante que en el marco del proceso electoral no se haya profundizado mucho sobre estos temas. Hay candidatos que no dicen lo que realmente piensan; que tuvieron una posición muy clara en rechazo de esto. Apoyaron el proceso de privatizaciones y criticaron el de estatizaciones y, en este momento del debate, todo ello se elude y se lo menciona sin profundizar», puntualizó.

El sindicalista ratificó también que «el gremio estará en contra de los sectores que atacaron al Estado, por lo que le preocupa que no haya debate o no se lo profundice alrededor de la eficiencia que debe tener la gestión estatal. Lo contrario a esa función indelegable es darle pie a las excusas utilizadas históricamente para afirmar otra vez que el Estado no sabe administrar y que las actividades ferroviarias, entre otras, tienen que ser privadas».

Silva opinó que «una forma de profundizar y garantizar el proyecto ferroviario -porque en el área portuaria aún hay mucho para discutir- era con el ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo», e indicó que debe ratificarse ese proceso político para que el modelo «no caiga en contradicciones».

«Pero lo que garantizará, más allá de los candidatos y de las propuestas, que el proceso no se interrumpa será la presión popular y la posición que asuma la gente y, en especial, los trabajadores, que deben ser garantes de su continuidad», aseguró.

Al referirse a los logros de la actual gestión de gobierno, Silva explicó que «no había en 2003 muchos caminos a seguir al asumir Néstor Kirchner, producto del contexto histórico y, con valentía y en circunstancias muy especiales, inició el camino que la sociedad le permitió y que deseaba, ya que antes de esa fecha y en los últimos períodos de la Alianza hubo ministros que duraron meses o apenas semanas al intentar aplicar un nuevo ajuste».

En ese sentido, Silva aseveró que el camino elegido por Kirchner «era el único y, desde entonces, se adoptaron decisiones trascendentes» como «la recuperación de la firme presencia del Estado» porque «no se trata de una cuestión entre lo privado y lo estatal sino de un concepto del Estado al servicio de los intereses nacionales, lo que entonces fue un cambio de rumbo».

«Desde la gestión de Randazzo en Transporte, mejoró la gestión ferroviaria y todo cambió. No fue lo mismo Ricardo Jaime que el actual ministro. El camino adoptado marcó un punto de inflexión total, aunque aún existe el problema de saber transmitir una buena gestión, que es fundamental. Pero se puso en marcha un proceso. El ferrocarril no es el ferrocarril en sí mismo sino todo lo que mueve: inclusión social, economías regionales, revalorización del pequeño y mediano productor. Cambió el concepto del país», concluyó el dirigente sindical.

Télam

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.