EL OFICIALISMO EN UNA SITUACIÓN BISAGRA

Péguele al peluche

marzo 17, 2016

espinoza (1)El oficialismo de La Matanza, o al menos lo que se sabía oficialismo hasta el 10 de diciembre último, está incómodo, en algunos casos desorientado y en otros tantos enojado. 

Por Claudio Kappeler

ckappeler@periodicosic.com.ar

Es que desde que Fernando Espinoza dejó el sillón de mando al menos desde lo teórico hubo reacomodamientos que no encuentran demasiados conformes. A esto se le suman las críticas que viene recibiendo el exintendente desde sectores que se decían aliados hasta que se contó el último voto en el Distrito.

De traidores y traicionados hay historias varias y tal vez en La Matanza se esté escribiendo una más por estos días. Medios de comunicación regionales que lo acompañaron durante varias de sus campañas hoy critican esas mismas campañas, mientras intentan salvarle las ropas a la actual jefa comunal Verónica Magario. En este caso no hay incongruencia, el objetivo es intentar esfumar de manera paulatina la figura de Espinoza y reemplazarla por la de Magario.

En lo estrictamente político partidario la cosa es más compleja. Bajo un silencio casi unánime se agrieta el peronismo en un compás de espera especulativo y riesgoso.

Desde la Agrupación Ramón Carrillo, por ejemplo, están quienes se quedaron con las manos vacías. Cuasi opositores a Verónica Magario, esperaban que un cargo para Fernando Espinoza les diera el oxígeno que impidiera cumplir órdenes de la actual intendenta, pero eso no pasó y hoy arman un camino que todavía se desconoce a dónde conduce.

A todo esto, la enorme pregunta es quién trabajará para que el oficialismo triunfe en las internas de mayo próximo. Es que en diciembre último todos y cada uno de los que lograron que Verónica Magario se convierta en intendenta tuvieron que atragantarse con un sapo que hace mucho no se veía por estos pagos: la legión extranjera.

Corrían los primeros años de la década del 2000 y hacía poco que Alberto Balestrini había asumido como intendente. El Gabinete anunciado sorprendió con nombres desconocidos para el peronismo matancero y enervó a todos cuando el jefe comunal afirmó que el Distrito no contaba con dirigentes que pudieran ocupar esos cargos. Con el correr de los años, el después vicegobernador provincial subsanó en la práctica aquel despilfarro verbal.

En diciembre de 2015 el peronismo oficialista se preparó para presenciar la asunción de Verónica Magario, la primera mujer que se convirtió en intendenta de La Matanza. El hermetismo fue tal que ni las segundas líneas parecían saber quiénes integrarían el nuevo Gabinete.

 La sorpresa fue mayúscula cuando aparecieron en escena los exministros de Daniel Scioli, ahora como jefes de cada Secretaría municipal. Es la primera vez que tantos perdedores tienen lugar en una gestión peronista.

En el seno del PJ local piensan que Fernando Espinoza en esta se equivocó, aunque claro que a esta altura ya parece ser una constante tirar los dardos contra el exintendente. Como sea, en este estado actual de ánimos no sería bueno que el sucesor de Alberto Balestrini se equivoque. Poco falta para las elecciones partidarias y aunque del otro lado hay un conglomerado demasiado heterogéneo, nada debe ser subestimado. Ya hubo demasiada subestimación en agosto de 2015 y Heraldo Cayuqueo se quedó con la minoría en las Elecciones Primarias, esa misma subestimación que dos meses después le dio a Miguel Saredi el hombre que hizo campaña mintiendo en Facebook y pagando un par de carteles 200.000 votos que lo colocaron como segunda fuerza y hoy ya cuenta con dos bancas en el Concejo Deliberante.

Tags: ,

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.