El Jardín 953 reabrió sus puertas tras el incendio intencional en sus instalaciones

abril 28, 2016

Luego de casi un mes de trabajos y con tareas de refacciones que aún quedan por delante,  el establecimiento volvió a recibir a sus alumnos el jueves 13 de abril. Piden la colaboración de la comunidad para reabastecer al jardín de material didáctico. 

El Jardín de Infantes N°953 del barrio La Loma de González Catán reabrió sus puertas luego del robo e incendio que sufrieron sus instalaciones durante el fin de semana largo que tuvo lugar entre el 24 y 27 de marzo último. En esa oportunidad, un grupo de delincuentes ingresaron y se llevaron elementos de cocina y mobiliario, luego prendieron fuego el lugar.
Luego de casi un mes de trabajos y con tareas de refacciones que aún quedan por delante, el establecimiento volvió a recibir a sus alumnos el jueves 13 de abril. Para poder retomar las clases, se colocaron paredes de durlock que dividen las zonas del edificio que quedan por refaccionar. El objetivo fue poder permanecer en el jardín y no tener que trasladar a los chicos a un establecimiento primario de la zona.
En tanto, desde el establecimiento piden la colaboración de la comunidad para reabastecer al jardín de material didáctico para trabajar con los alumnos. Quienes deseen colaborar, pueden hacerlo donando hojas, cartulinas, plásticolas, lápices de colores y demás elementos utilizados por los pequeños en el nivel inicial. El Jardín de Infantes N°953 del barrio La Loma de González Catán reabrió sus puertas luego del robo e incendio que sufrieron sus instalaciones durante el fin de semana largo que tuvo lugar entre el 24 y 27 de marzo último. En esa oportunidad, un grupo de delincuentes ingresaron y se llevaron elementos de cocina y mobiliario, luego prendieron fuego el lugar.
Luego de casi un mes de trabajos y con tareas de refacciones que aún quedan por delante, el establecimiento volvió a recibir a sus alumnos el jueves 13 de abril. Para poder retomar las clases, se colocaron paredes de durlock que dividen las zonas del edificio que quedan por refaccionar. El objetivo fue poder permanecer en el jardín y no tener que trasladar a los chicos a un establecimiento primario de la zona.
En tanto, desde el establecimiento piden la colaboración de la comunidad para reabastecer al jardín de material didáctico para trabajar con los alumnos. Quienes deseen colaborar, pueden hacerlo donando hojas, cartulinas, plasticolas, lápices de colores y demás elementos utilizados por los pequeños en el nivel inicial.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.