PIBES QUE ANDAN EN PATAS Y REMERAS

Denuncian que las malas políticas de Cambiemos provocan un aumento de niños en situación de calle

julio 15, 2016

niñezEn los últimos meses, La Matanza registró mayor cantidad de casos de chicos en situación de calle, y se alertó que con el correr de los meses, de no modificar el rumbo de la política actual, se profundizarán los hechos de exclusión, violencia y desigualdad. Desde el Distrito, por medio del Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente se trabaja con la “certeza” de que en poco tiempo “se incrementará la violencia en todos los ámbitos”. “La realidad social es compleja, entendemos que todas las problemáticas sociales van a aumentar”, aseguró Guillermo Orizaola,  director del Servicio Local y graficó: “Cada vez que los indicadores socioeconómicos empeoran, la sociedad empeora y eso impacta directamente en la violencia”. Mientras el presidente asegura que si “estamos patas y en remera es porque estamos usando mal la energía”, se desentiende de los resultados que su mala política están provocando en la niñez, en medio de una coyuntura política, económica-social que expulsa del sistema al sector de la población más vulnerable. Los distintos actores deben reforzar el trabajo que apunta a contener a los pibes, que son el factor más sensible de esta triste ecuación.

Por Ángela Tobar
tobarb.a@gmail.com

Estudios recientes, realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) junto al Instituto de Economía Popular (INDEP), la Universidad Católica Argentina (UCA), a través de su Observatorio de la Deuda Social, registraron que a seis meses de asumir el gobierno de Cambiemos, alrededor de “4,5 millones de personas cayeron en la pobreza”. El incremento, según el estudio,  tuvo que ver con la “fuerte suba en el precio de los alimentos, consecuencia de la devaluación, variable que pesa mucho en la canasta de quienes tienen los menores ingresos”.

Esto implica que una creciente cantidad de hogares no pueden afrontar sus necesidades nutricionales con ingresos propios, lo que significará para estos sectores la búsqueda de alimentos y abrigo de parte de terceros.

Desde el Servicio Local (SL) se preparan para recibir un aumento en las situaciones de conflicto con las que trabajan. “La realidad social es compleja, hay mucha desigualdad y exclusión y entendemos que todas las problemáticas sociales van a aumentar. Está comprobado que cada vez que los indicadores socioeconómicos empeoran, la sociedad empeora y  eso impacta directamente en la violencia”.

Asimismo, el informe de CEPA detalla que entre las consecuencias que trae aparejada la exclusión está la “del incremento -por primera vez en años- en el número de personas en situación de calle”.

Ante este panorama, La Matanza debió profundizar uno de los programas que apunta a contener a los pibes -que por distintos motivos- debieron dejar sus hogares y tomar las calles como lugar transitorio para desarrollarse. “Desde el año 2013 ya no se trabajaba con pibes que pernoctaban en las calles, sino que se concentraba en la revinculación con la familia. Actualmente, los números cambiaron y nuevamente hay chicos en situación de calle y reforzamos el trabajo en esa área”, expresó Guillermo Orizaola, director del Servicio Local.

“Entre el 2012 y 2013 habíamos logrado sacar a todos los chicos de las calles, no teníamos chicos en esa situación y nos dedicamos a trabajar en el retorno a los lugares de origen y en la contención de las familias”, marcó y lamentó que “lo que nos viene pasando este año es que al agravarse las condiciones socioeconómicas,  la caída del salario real, el aumento de la luz, el aumento del gas, el aumento del transporte, la pérdida de puestos de trabajo, la suba en el valor de la canasta básica, generan en las familias un impacto grande y en muchos casos provoca una tensión que termina con un aumento de las situaciones de violencia y esa tensión familiar termina, en muchos casos, con los pibes en situación de calle, por eso estas estadísticas dependen de las cuestiones socioeconómicas”. Al tiempo que lamentó que “el registro de los últimos seis meses muestran que se duplicó la cantidad de chicos en esta situación”, y ante este panorama debieron reforzar el programa Chicos por Menos Calle.

“Cada pibe es individual, tiene una historia”

cada pibe es individual yiene una historiaEl programa Chicos por Menos Calle, se lleva a cabo mediante actividades preventivas, asistenciales, de promoción y protección de derechos destinadas a niños y adolescentes que se encuentran en situación de calle con el objetivo de modificar sus problemáticas particulares.

Los coordinadores se vinculan con los pibes por medio de Ranchadas, que se realizan en los centros de la localidad de Ramos Mejía y en Gregorio de Laferrere, ambos son puntos de mucha circulación de gente que le permite a los chicos encontrar recursos para pasar el día.

Consultado sobre el trabajo de vinculación, Orizaola explicó que “no cuesta llegar al chico, simplemente  porque independientemente de la situación en que estén, siguen siendo chicos y los operadores están formados para entender, contener y protegerlos y  los pibes lo aceptan”.

El trabajo de revinculación del pibe con su lugar de origen es un trabajo que no se realiza de un día para el otro, es un proceso largo y que muchas veces no termina con el retorno del chico con su familia de origen, en estos casos el Servicio Local, cuenta con la herramienta que les ofrecen los dispositivos institucionales, en La Matanza hay “ocho hogares que dependen de la Provincia, pero lo más difícil para lograr el ingreso es convencer al propio chico de que esa decisión es la mejor para él y es un trabajo bastante difícil”, mencionó.

Por otra parte, admitió que el operador trabaja con una tensión constante, porque “no debe generar comodidades para que el chico se quede en calle, ni tampoco debe permitir que ese tránsito sea condicionante negativo para el desarrollo del pibe”.

“Es una situación difícil porque el chico no llega de un día para otro a estar en situación de calle hay mucho por revertir”, marcó, y describió: “Cada pibe es individual, tiene una historia, al reconstruir la vida del pibe, reconstruís una serie previa de vulneración de derechos terribles”.

POR EL CONTEXTO ECONOMICO-SOCIAL

Vaticinan un crecimiento en los casos de conflicto con la Ley Penal

logoHablar de casi 5 millones de nuevos pobres, generados en apenas seis meses, es el dato que atraviesa a toda la sociedad. Las causas de la política de libre mercado que excluyó  del sistema a toda una franja social dejándola en el más absoluto desamparo, buscando recursos para la supervivencia. Un modelo de país que dejó sin fuente de trabajo a millones de personas, destruyendo los hogares más vulnerables, con niños que deben salir a buscar en la calle lo que sus padres -golpeados por el brutal ajuste- no pueden darle en el hogar. Estas políticas que no se ocupan del sector de la población más sensible son las que están generando un caldo de cultivo de violencia.

Lo que respecta a las situaciones atendidas por el programa Propiciar, que depende del SL, se ha registrado un aumento de casos de pibes en conflicto con la ley, “aún no hicimos todavía el cierre, pero suponemos que lo que tiene que ver con el conflicto con la ley penal va a aumentar también, al igual todo lo que tiene que ver con violencia”, vaticinó Orizaola.

Inmediatamente profundizó: “El chico no llega por si solo a la situación de delito, se llega a partir del transcurrir de diversas situaciones de vulneración de derechos que son previas”,  y lo ejemplificó al detallar como derechos vulnerados “la expulsión del sistema educativo, la expulsión del sistema de salud, la falta de recursos dentro del hogar que genera una situación de  violencia y expulsión de los chicos a la calle”.

“Cada vez que laburamos con los pibes vemos todo este sistema de vulneración. Al reconstruir la vida del pibe, reconstruís una serie previa de vulneración de derechos terribles” y opinó que muchas veces se juzga al pibe que comete un delito y “se corre la mirada, se simplifica en la búsqueda de un culpable, que en este caso está manifestado en el chico, pero hay que discutir por detrás qué pasa con el chico que llega a esa situación. Debemos interpelarnos todos como sociedad”.

Desde el SL, trabajan esta problemática con el programa Propiciar, que se ocupa de los jóvenes en situación de conflicto con la ley penal inimputables por edad, con el fin de que generen un proyecto de vida y fortalezcan sus vínculos con sus familias y la comunidad.

“Suponemos que si restituimos esos derechos vulnerados, el chico solo se corre de la situación de delito y la experiencia nos ha mostrado que es así, el chico necesita espacios propios, necesita construir una identidad propia, nos funciona trabajar así y la apuesta es seguir avanzando”, subrayó Orizaola.

“Los niños son siempre víctimas”, desde esta frase realizada por el director del Servicio Local se puede entender que la sociedad nos va formando como individuos, la política económico-social implementada por el Estado es la que nos va construyendo y somos el resultado de eso. Entonces, el desafío es profundizar y poner la mirada hacia atrás y cuestionar lo que faltó o se hizo mal, a la vez reflexionar sobre cómo repercutirán en nuestros pibes las medidas actuales. De esa manera, se entenderá qué es lo que genera que el niño termine implicado en un acto delictivo, analizar en qué se falla como sociedad y actuar de manera positiva para revertir esa situación.

Dato

El Servicio Local de La Matanza recibe al año 10 mil solicitudes nuevas de intervención, que se dividen en abusos sexuales, pibes en situación de calle, en conflicto con la ley y los que necesitan medidas de abrigo. A estas diez mil nuevas solicitudes, se le suman los casos anteriores, “el problema es que las situaciones que se presentan no son de solución inmediata se van sumando a los casos anteriores. Todo lo que tiene que ver con cuestiones sociales tienen que ver tiempos, procesos”, detalló Orizaola.

El trabajo del Servicio Local

El servicio local actúa ante la vulneración de un derecho de niños y/o adolescentes a partir de la sanción de la ley provincial 13.298. Asesora, orienta, contiene a las familias de los niños y adolescentes en situación de vulneración de un derecho. No se trata de una instancia en la que se realicen tratamientos, sino que articula con los distintos efectores encargados de estos con el fin de la restitución de derechos. Desarrolla actividades comunitarias, entrevistas, derivación y seguimiento de casos. Articula acciones en red con organizaciones gubernamentales, ONGs y diversos actores sociales.

corresponsabilidad (1)La Red Municipal de Convivencias Alternativas propone una estrategia de abordaje que consiste en un acuerdo celebrado entre quienes ejercen la responsabilidad parental y quienes se ofrecen como familia alternativa convivencial de los niños con derechos vulnerados, los cuales mantendrán vínculos con sus padres biológicos. El programa consiste en la creación de un archivo de personas y organizaciones comunitarias que se encuentren vinculadas a la recepción de chicos en situación de calle, situación de riesgo o vulneración de derechos, y se busca asistirlos en la restitución de sus derechos.

PIONERO EN INCORPORAR HERRAMIENTAS DE PROTECCIÓN

El Servicio Local de La Matanza es el primero que cuenta con Cámara Gesell

camara gesellEl Servicio Local de La Matanza es el primero en toda la provincia de Buenos Aires que cuenta con la herramienta de cámara Gesell, para trabajar en la protección de los derechos de los niños víctimas de abuso.

La Licenciada Silvana Vignola, es la coordinadora del programa para la Prevención y atención Inmediata del Abuso Sexual Infantil que depende del SL, e interviene a partir de situaciones derivadas de otros actores institucionales o por demanda espontánea”.
Vignola expresó que está “orgullosa del trabajo que estamos realizando”, y entiende que con la incorporación de la cámara Gesell, se permitirá “fortalecer el trabajo”.

La idea principal de esta nueva herramienta,  tiene que ver con la puesta en práctica de evitar la revictimización de los chicos en el proceso judicial.

“Cuando hay un caso de abuso, nos encontramos con que es demasiada la gente que entrevista al niño, niña y eso hace que en el medio esos relatos terminen contaminándose” y agregó que también se suma “el impacto psicólogo negativo para el  pibe que debe revivir una y otra vez el hecho de violencia”.

“Nosotros somos los primeros que tomamos la escucha del niño y ante esta realidad es importante que podamos brindar al resto de los actores la mayor cantidad de herramientas posible para evitar la reentrevista y la instalación de la Cámara Gesell tiene que ver con eso”, con evitar que el niño relate ante cada organismo la vejación sufrida.

Esperan poder dar uso a fines de año, ya que hace poco tiempo terminó de instalarse, además se encuentran en la etapa de consenso “sobre el uso y a la espera que el Poder Judicial le otorgue identidad y que no se reentreviste al niño. Es un proyecto para este año, dependemos de los acuerdos que se realicen con las cuatro fiscalías especializadas. No hay ningún servicio local con Cámara Gesell en la provincia de Buenos Aires”, resumió Vignola.

silvana vignola

La Licenciada Silvina Vignola celebró la instalación de la cámara Gesell, al asegurar que “cuando hay un caso de abuso, nos encontramos con que es demasiada la gente que entrevista al niño, niña y eso hace que en el medio esos relatos terminen contaminándose”.


 

guillermo orizaola“Nosotros no hablamos de meritocracia, nosotros hablamos de derechos, la condición de individuo te otorga derechos que el Estado debe cumplir, eso esta reglamentado por tratados internacionales y leyes nacionales y provinciales. Derechos que se deben proteger”, dijo Guillermo Orizaola.

Tags: , ,

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.