DESCARNADA PELEA EN LA MATANZA

La UCR se autoflageló en una interna sin retorno

diciembre 12, 2016
Relajado, el presidente de la UCR local Sergio Rauch es uno de lo que pide la expulsión de Atencio.

Relajado, el presidente de la UCR local Sergio Rauch es uno de lo que pide la expulsión de Atencio.

La elección no se pudo realizar y el Partido cayó en una serie de denuncias cruzadas. A Manuel Atencio lo acusaron de falsificar la firma de un candidato y pidieron que lo expulsen del radicalismo. La respuesta fue una básica y ridícula acusación contra la Defensoría del Pueblo. No hay fecha para que se muestren en las urnas. 

Mientras el radicalismo de la provincia de Buenos Aires eligió a sus autoridades en elecciones internas, en La Matanza la cosa no pudo ser. El viejo Partido se vio inmerso en acusaciones cruzadas y denuncias de tal peso que sería imposible reconciliar a las partes en un futuro inmediato.

La primera suspensión de las internas en este distrito tuvieron como excusa la falta de escuelas habilitadas para tal fin. Desde el bando del exconcejal Manuel Atencio acusaron a la otra lista de imposibilitar las elecciones por temor a perder, teniendo en cuenta que era inminente la elección del defensor del Pueblo y ese espacio defendía el lugar de la mano de la también exconcejal Silvia Caprino. En esa vereda la versión era distinta, para ellos no hubo una presentación en tiempo y forma de los pedidos de establecimientos educativos.

La Junta Electoral dispuso entonces una nueva fecha para la compulsa interna mientras que mandó veedores para realizar un análisis y posterior informe de situación. Afirmando que no estaban dadas las condiciones para realizar la elección hubo una segunda suspensión, esta vez sin ninguna fecha cierta de volver a realizarse.

Pero en medio de esta última suspensión pasó de todo y desde el oficialismo partidario dispararon con munición pesada contra Manuel Atencio. El exconcejal fue acusado de truchar la firma de uno de los candidatos que presentó en su lista.

Sergio González, quien estaba en el número 13 de la nómina como candidato a vocal del Comité de Distrito, le pidió a la Junta electoral provincial que le dijera formalmente quiénes fueron las personas que “falsificaron” sus datos y su firma para poder incluirlo en la lista. Pero el tema no quedo ahí, el hombre presentó una denuncia penal contra Atencio y compañía.

En medio del escándalo, hubo quienes se encargaron de hacer correr otra acusación contra Atencio. Desde hace varios años la UCR le viene reclamando que realice los aporte partidarios. El catanense parece haberse acercado a abonar la deuda, empero lo que dice su recibo no sería lo que realmente depositó en tesorería. ¿De qué se trata?: una desprolijidad que el oficialismo deberá demostrar y más tarde castigar. De confirmarse, se trataría de la alteración de otro documento.

La respuesta

Cuando ya tenía todo perdido y los medios se hicieron eco de lo que ocurrió con la presentación de su lista, Manuel Atencio ensayó una especie de descargo. Sus misiles fueron apuntados hacia la Defensoría del Pueblo, a cargo de la radical y su enemiga eterna Silvia Caprino.

Una semana antes de que se eligiera nuevamente al defensor del Pueblo de La Matanza, Atencio anduvo por San Justo visitando la oficina de cada concejal para acercarle lo que él llamó “la impugnación de Silvia Caprino como candidata a ombudsman”. El escrito hizo hincapié en el supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público por parte de la defensora, en una presentación global que careció de pruebas contundentes para tal fin.

En conclusión: la intención de Atencio cayó en saco roto y Silvia Caprino volvió a ser elegida defensora del Pueblo por todo el bloque del oficialismo de La Matanza sumados los concejales de Cambiemos. Sólo el Frente Renovador votó a otro candidato.

Esta vez la sangre anda rozando el río en la UCR matancera. El Comité de Distrito decidió enviarle una carta documento a Manuel Atencio donde se lo convocó para un plenario que se realizaría el lunes último en el local de la calle Marcón.

En esa reunión, la Comisión Directiva del Partido tenía pensado pedirle explicaciones en una especie de derecho a defensa sobre la discusión que se sigue generando en torno a los aportes partidarios y su “inconductas”. La respuesta de Atencio se hizo a través de otra carta documento en la que sistemáticamente negó todo lo expuesto en su contra y adujo “persecución”. La idea del oficialismo es resolver la situación del exconcejal y luego elevar esa resolución a la Junta provincial. Como no había sucedido nunca antes en el Partido, esta vez la relación entre ambos sectores parece no tener vuelta atrás.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.