AUMENTO DESMEDIDO

Un club de Tapiales recibió una factura de gas de 146 mil pesos

febrero 15, 2017

facturaCorresponde al periodo mayo-junio de 2016 y desde la institución manifestaron que es imposible pagar ese monto. “De alguna manera se tiene que resolver, sería muy doloroso para la comunidad tener que cerrar el club”, dijo Horacio Mastrolia, presidente de la entidad. Luego de la difusión del caso, la empresa Gas Natural Fenosa dio marcha atrás  y anuló la factura.

En junio de 2016, la Justicia dio lugar a un recurso de amparo presentado por la intendenta Verónica Magario, mediante el cual se frenó el aumento en los servicios en todo el Distrito. La resolución ordenó la suspensión de los incrementos dispuestos y la aplicación del tarifario anterior a los mismos.

Ahora, la empresa comenzó la refacturación y para el Club Cultural y Deportivo Juventud de Tapiales llegó una factura por el servicio de gas de $146.471 correspondiente el periodo mayojunio de 2016, con vencimiento el 1º de febrero. Durante 2015, el club pagó por el mismo periodo  $5.485.

La empresa comenzó así la refacturación y se espera que los bimestres consiguientes lleguen con sumas similares y es que finalmente el freno al tarifazo se aplicó sólo para usuarios residenciales. A clubes de barrio, PyMEs y comercios se les aplicó el desmedido aumento.

Una vez recibida la factura, desde el club  que se encuentra en Curapaligüe 1250, advirtieron que recurrirían a la Justicia. “Vamos a presentar un recurso de amparo, ya hemos recibido asesoramiento al respecto”, había adelantado Horacio Matrolia, presidente de la entidad.

El club no cuenta con el dinero para abonar la factura por casi 150 mil pesos y de acumular más facturas con montos similares, la deuda sería impagable. “Realmente es terrible. De alguna manera se tiene que arreglar, no creo que lleguemos a tener que cerrar el club, sería muy doloroso para la comunidad”, dijo Matrolia.

El club cuenta  con 600 asociados que abonan una cuota social de $50. Allí se realizan diversas actividades que son aranceladas y ese dinero se utiliza para pagar los sueldos de los profesores y mantener el lugar. “El resto, como todo club de barrio vemos como vamos haciendo”, explicó el presidente del club.

La entidad es utilizada también por los colegios de la zona para que los alumnos realicen educación física y en sus instalaciones funciona un centro de jubilados. El club no recibe ningún tipo de subsidio y el dinero que ingresa es utilizado para sostener el club. “Si sobra un peso, se compra un ladrillo”, aseguró Mastrolia. Recaudar $146.471 para abonar una factura de gas, es claramente imposible.

Un club con 90 años en el barrio 

El Club Cultural y Deportivo Juventud de Tapiales fue fundado hace 90 años y vio pasar por sus instalaciones, que fueron creciendo año tras años, a varias generaciones del barrio. “Esto lo hicieron de a poquito nuestros viejos”, dijo Matrolia, quien además destacó el rol de los clubes de barrio en la sociedad.

En ese sentido, el presidente de la entidad dijo: “Se discute si hay que bajar la edad de inimputabilidad, cuando hay que trabajar en la prevención. Y un club de barrio cumple esa función. Un chico acá siempre va a encontrar a una persona mayor que le va a decir “’eso no se hace’”.

Matrolia destacó que este tipo de instituciones nunca dejaron de cumplir la función de contener a los chicos y también a sus familias. “Acá vienen chicos en una buena situación económica y chicos que por ahí no tienen ni para tomar un mate cocido. Y se los trata a todos por igual”, remarcó.

Para el presidente del club, es el Estado el que no está cumpliendo la función de cuidar este tipo de instituciones. Ahora, la entidad recurrirá a la Justicia y esperan poder acceder  a la tarifa social. “O que se despierten los políticos y empiecen a trabajar para los clubes”, pidió el dirigente.

A mediados de 2016, desde el Gobierno Nacional se anunció que los clubes de barrio podrían acceder a la tarifa social, pero según contó Mastrolia, la entidad hizo las averiguaciones correspondientes y el beneficio no les correspondía.

Gas Natural Fenosa

dio marcha atrás 

Una vez que la situación del club, tomó estado público,  la empresa la empresa Gas Natural Fenosa anuló la boleta y anunció que realizará una  una nueva factura.

“Con relación a la factura del Centro Cultural y Recreativo Juventud de Tapiales, se ha procedido a revisar la misma en virtud de la situación particular que se presentó en este establecimiento, que requirió la aplicación de una metodología singular”, informó la empresa a través de un comunicado.

“Habiéndose tomado conocimiento de esta diferencia en el monto a facturar, la empresa ha procedido a anular la misma y se comunicó de inmediato a la entidad que se procederá a refacturar conforme al nuevo criterio”, agrega el escrito.

La biblioteca, sin subsidio

Además de las actividades deportivas, en el club también hay lugar para  los libros. Allí funciona una biblioteca que cuenta con 40 mil ejemplares. “Es una de las más importantes de La Matanza”, destacó Mastrolia.

El club recibió hasta mayo de este año, un subsidio de 8 mil pesos de la cartera educativa del gobierno provincial. Esa suma era destinada al pago de  la bibliotecaria. En junio último, la partida fue suspendida, sin previo aviso ni justificación alguna. Desde entonces, el club debió hacerse cargo del sueldo de la bibliotecaria.

Tags: , , ,

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.