SE TRATA DE 85 TRABAJADORES

El Municipio otorgará un préstamo a la Cooperativa Aceitera La Matanza

marzo 8, 2017

El objetivo es que la planta comience a refinar aceite cuanto antes. Los trabajadores están en la etapa de recolección de la documentación solicitada desde la Comuna. “Hace un año que estamos sin trabajar y nos arreglamos como podemos, haciendo changas”, contó José Vergara, presidente de la cooperativa. 

Tras un año de conflicto y luego de haber sido autorizada por la Justicia para transformarse en cooperativa,  la ex Agroindustria Madero aún no pudo poner en funcionamiento la planta ubicada en San Martín 5840 de la localidad Villa Madero.

Los inconvenientes son netamente económicos y la posible solución es un crédito que la cooperativa recibirá por parte del Municipio de La Matanza. “Estamos en la etapa de recolección de documentación y de los requisitos que nos piden”, contó José Vergara, presidente de la Cooperativa Aceitera La Matanza, que está conformada por 85 trabajadores.

Sobre la situación que atraviesa, Vergara señaló que “se hace muy difícil porque hace  un año que no percibimos un salario. Nos arreglamos como podemos, haciendo changas y a su vez vamos haciendo todos los trámites de la cooperativa”.

Es que poner en marcha la planta refinadora de aceite, ahora como cooperativa, requiere el cumplimiento de una serie de requisitos, como habilitaciones y la contratación de seguros. “Estamos aprendiendo sobre la marcha. Nosotros pasamos de ser trabajadores a ser trabajadores y dirigentes”, destacó Vergara.

“Vemos voluntad de cooperar”, dijo el cooperativista sobre la propuesta del municipio. Además, el presidente de la cooperativa explico que “una vez que la planta empiece a funcionar y luego de unos meses, comenzaríamos a devolver el dinero.

En diciembre de 2015, la compañía liderada por Carlos Pino, comenzó a liquidar salarios sin el reconocimiento de horas extra o el pago de las vacaciones. Ya en abril de 2016, dejó de pagar los sueldos.

Luego del abandono que realizaron los directivos,  la jueza Margarita Braga del Juzgado Laboral Nacional N° 22, dictó la quiebra de la empresa y el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), emitieron el número de matrícula de la ahora Cooperativa Aceitera La Matanza.

Pero la situación de la cooperativa es complicada.  El pedido de continuidad laboral firmado por la jueza en diciembre de 2016, tiene un lapso de 6 meses. La magistrada además determino que a partir del cuarto mes, que se cumplen en abril, la cooperativa debería pagar un canon locativo en concepto de alquiler del predio de alrededor de 175 mil pesos.

En tanto, los miembros de la cooperativa realizan “changas” para subsistir, y se dividen en diferentes turnos para montar guardias en la planta, cuidar la maquinaria y el lugar.

“Estamos en condiciones de procesar 300 toneladas de soja y girasol. Es una fábrica muy importante”, aseguro Vergara, que además explicó que en la plata puede procesarse aceite de soja o de girasol directamente de la semilla, o sólo el refinado. Para comenzar a producir harían falta unos dos millones de pesos.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.