EL OFICIALISMO EN OTRA DIFÍCIL DECISIÓN

En una nueva emulación, cobra fuerza la idea de que Magario deje la intendencia

mayo 9, 2017

Una encuesta la muestra como clara ganadora junto a Cristina Kirchner. En la provincia se la evalúa hasta como candidata para 2019. Todo indica que La Matanza va otra vez por el camino que no pudo terminar Alberto Balestrini y recorrió a medias Fernando Espinoza.
Ya lo hizo Alberto Balestrini y lo intentó Fernando Espinoza, hoy es Verónica Magario la que se perfila para dejar la intendencia de La Matanza a sólo dos años de haber asumido. Aunque todavía nada está confirmado, su nombre tomó vuelo alto en los últimos meses y ya se la menciona como candidata a diputada.

¿Se va Magario? Preguntan de uno y otro lado esperando saber qué se dice en La Matanza, qué se sabe sobre el futuro inmediato de la Intendenta.

Claro que no puede hoy haber una respuesta que no carezca de análisis subjetivo y especulación. Se sabe, sin embargo, que una posible salida de la sucesora de Fernando Espinoza se ve influenciada por factores varios, los mismos que invadían al exintendente hace sólo poco más de dos años.

Verónica Magario ocupa hoy las grandes pantallas, se cruza con el Gobierno de manera directa y hasta modificó su retórica mostrando recursos discursivos de los que carecía, característica que se observó en el último acto que encabezó en el Distrito junto a sectores sindicales. Está claro que su perfil atravesó las fronteras del Distrito y el peronismo bonaerense ve en ella a una potencial candidata a gobernadora.

Si hubiese que hacer el juego de las diferencias entre la jefa comunal y Fernando Espinoza, podría decirse que la virulencia en la campaña del exintentendente cuando intentó ser candidato a Gobernador se mostró forzada, mientras que Magario sólo se sirvió de los errores de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal para pasearse por los grandes medios de comunicación mostrando el grado de crisis vivido por su Distrito.

El exintendente fue precandidato a vicegobernador y sabía que, en caso de perder, se quedaría con las manos vacías ya que no podría ocupar ningún cargo electivo hoy es jefe de asesores del Municipio, mientras que Magario puede ser hoy candidata a legisladora y continuar como intendenta si no obtiene una banca.

Fernando Espinoza debió pelear contra el intestino del kirchnerismo, donde no tenía excelentes relaciones, mientras que hoy su sucesora cuenta con la ventaja de la necesaria unidad peronista.

Por último puede decirse que, en caso de ganar, Magario tendrá en sus manos todo el crédito necesario para ganarse un lugar en las elecciones de 2019, carta con la que no contaba Fernando Espinoza.

Ante este panorama la pregunta que asoma entonces es: ¿De qué depende que Magario se vaya? En este punto la respuesta sí puede ser contundente ya que las variantes de candidaturas no son muchas.

Suponiendo que la intendenta encabece una de las dos nóminas del peronismo primera candidata a diputada o primera candidata a senadora eso le permitiría tener mayor visibilidad en el transcurso de los dos años que se vienen, sobre todo en el caso de ganar la elección ya que su rostro será automáticamente vinculado al triunfo.

Si va como segunda candidata, situación que se especula con un Daniel Scioli cabeza de lista, entonces el grado de protagonismo baja y también las expectativas que se puedan tener. En este caso, podría ser candidata pero no dejar La Matanza una vez finalizada la elección.

 

El rol de Espinoza

Con Magario en todas las pantallas, la tarea de Fernando Espinoza no será de menor importancia. Sigue siendo el hombre fuerte del peronismo local y desde ese lugar deberá trabajar por la unidad de todo el sector incluyendo diálogos con el massismo y colocarse como primer candidato a concejal para que su nombre ocupe las paredes de La Matanza sería la mejor opción.

Si la receta es intentar que la actual intendenta abra su camino hacia 2019, esa misma estrategia lleva abrochada una nueva candidatura de Espinoza para hacerse cargo del Municipio

Los números

Las encuestas siguen siendo también fundamentales a la hora de la toma de decisiones. El último sondeo conocido fue el de la consultora Analogías, que  midió a posibles candidatos de cara a las PASO bonaerenses y una eventual fórmula conformada por Cristina Fernández de Kirchner  y Verónica Magario.

Según esa encuesta, la dupla CFKMagario obtendría un 30.5 por ciento de los votos en competencia con Florencio Randazzo y Felipe Solá (6.4 por ciento) en las PASO.

El camino ya hecho

Alberto Balestrini fue diputado nacional entre 1989 y 1995, y luego se convirtió en senador provincial (19951999). Resultó electo intendente de La Matanza en 1999, cargo que ocupó hasta 2005, cuando fue diputado nacional por la provincia de Buenos Aires y asumió como presidente de la cámara baja. En 2007 fue elegido vicegobernador de Buenos Aires.

Fernando Espinoza, en tanto, fue electo concejal en 1999 y reelecto en 2003. En tanto que en 2005 abandonó el cargo y asumió como Intendente interino de La Matanza (cuando Balestrini fue elegido diputado). Ya en las urnas, Espinoza ganó como candidato a intendente en 2007 y lo hizo otra vez en 2011. En 2015 fue precandidato a vicegobernador (junto a Julián Domínguez) compitiendo en las PASO, pero perdió contra la fórmula Aníbal Fernández  Martín Sabbatella.

Por su parte, Verónica Magario tuvo a su cargo la Unidad Ejecutora del Programa Jefes y Jefas de Hogares de La Matanza en 2002 y ocupó también la Secretaría de Desarrollo Social del Distrito. En 2006 asumió la vicejefatura del Gabinete municipal y en 2011 fue elegida concejal. Dos años después dejó ese cargo al ser electa diputada nacional por el Frente para la Victoria. En 2015 Verónica Magario ganó la intendencia con el 47 por ciento de los votos. En 2017 se habla de su figura como la posible candidata a diputada nacional y posterior competidora para la gobernación, pero ese es un capítulo que todavía no se escribió.

Tags: ,

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.