NO PUEDEN PAGAR EL ALQUILER

El Galpón Cultural Tapiales busca quién los apadrine para continuar sus actividades

junio 15, 2017

Hace un año, el colectivo cultural volvió a tener un espacio propio, gracias a que los dueños de un amplio local otorgaron el alquiler del mismo con muchas facilidades. Pero la complicada situación económica, el costo de la renta se elevó y desde la entidad señalan que no pueden abonarlo. Para continuar con las actividades, necesitan del aporte de 50 personas que donen $200 mensuales.   

Hace un año, el Galpón Cultural Tapiales celebraba que después de mucho tiempo, tenían un espacio propio. Un amplio local que al que lograron acceder, gracias a que su dueño brindó una serie de facilidades para su alquiler. No hubo pago de depósito, el primer mes fue gratis y tres meses al 50 por ciento del costo.

Luego de ese periodo de gracia, el total del alquiler sigue siendo muy inferior al vigente en el mercado inmobiliario. “Lo que pagamos, no es lo que se debería pagar, sino lo que podemos”, contó  Christian Malattia, escritor, docente  y miembro fundador del colectivo cultural. De esta manera el Galpón, ubicado en la Avenida Boulogne Sur Mer 917 en Tapiales, logró sostener el espacio en el que se realizan eventos y se ofrecen talleres de diferentes disciplinas.

“Pero la situación cambió en todo sentido”, lamentó Malattia. Y es que los dueños del local que alquilen, tienen además un comercio, al que no le está yendo muy bien. “Necesitan cobrar el alquiler completo, dinero que nosotros no podemos pagar de la manera en la que nosotros trabajamos”, agregó el docente y escritor.

Además, Malattia destacó la función social del espacio que integra: “No tomamos esto como un trabajo, sino que lo hacemos por placer, por las ganas de hacer algo por la cultura y el arte para el barrio, por eso las actividades que hacemos son gratuitas y los talleres que se dictan tiene un costo popular”.

El Galpón no genera ganancias, sino que lo recaudado se destina pura y exclusivamente a su mantenimiento, pero no alcanza y juntar el dinero del alquiler y el pago de los servicios, no está dentro de las posibilidades del colectivo cultural, por lo que ahora buscan la ayuda de la comunidad.

“Pensando cuales eran las maneras, se nos ocurrió buscar padrinos, madrinas. Necesitamos 50 personas que aporten $200 mensuales y nosotros completamos lo que falta con el dinero que recaudamos mes a mes. Así podríamos seguir sosteniendo el espacio”, explicó Malattia, quien además manifestó que la intención del Galpón es tener en el barrio “un lugar para compartir y con la posibilidad de que todos puedan acceder a los bienes culturales que muchas veces no tenemos al alcance”.

A pesar del enorme esfuerzo de quienes forman parte del Galpón, el panorama es complicado. “Los artistas vienen gratis y los vecinos aportan con el bufet, con los bonos o participando en los talleres. Tratamos de sostener un espacio en el que todos podamos disfrutar, en donde el dinero no sea una puerta cerrada, por eso todas nuestras actividades son con entrada libre y gratuita”, remarcó el escritor miembro del colectivo cultural.

 

Menos plata para la cultura

y el esparcimiento

 

“Notamos que la gente viene, pero gasta menos, cuesta un poco más ayudar. La situación esta difícil y la verdad es que la gente tiene menos plata para poner en  diversión, cultura, esparcimiento, lamentó Christian Malattia.

De todas maneras, el docente remarcó que la intención del galpón no es lucrativa. “Este es nuestro ‘aporte’ a la comunidad, pero también entendemos que solos no podemos, que necesitamos de la ayuda de todos los que puedan darnos una mano y este es un momento bisagra para nosotros porque el pago de alquiler y servicios nos complica la existencia, la continuidad”, dijo.

Desde hace tiempo, los miembros del Galpón Cultural Tapiales se encuentran tramitando la personería jurídica, para establecerse como Asociación Civil y obtener de esa forma algún tipo de ayuda gubernamental que facilite su funcionamiento. “El trámite está medio trabado en La Plata por cuestiones burocráticas, pero también porque se nos hace muy difícil viajar hasta allá todas las veces que se requiere, ya que debemos faltar a nuestros trabajos. Es complejo porque estamos muy lejos”, explicó Malattia sobre la imposibilidad de concretar las gestiones.

 

Cerrar no es una opción

 

“Tenemos tres opciones, cerrar (que es lo que no tenemos pensado hacer), mudarnos a un lugar que podamos seguir pagando (cosa complicada porque no logramos conseguir ese lugar y de conseguirlo no tenemos el dinero necesario para ingresar) o seguir en donde estamos reuniendo el dinero necesario (cuestión complicada también porque no podemos poner más tiempo de trabajo como para que eso suceda). Por todo esto, es que nos atrevemos a contarles y compartir con ustedes nuestra situación y recibir opiniones y propuestas”, expuso Malattia a través de un posteo en le red social Facebook, dando a conocer la situación del Galpón a la comunidad.

Además de la campaña para conseguir padrinos, los miembros del Galpón buscan también otras alternativas, “tal vez alguien tenga una casa o galpón para alquilarnos sin pedirnos meses de depósito o quizás alguna inmobiliaria pueda ahorrarse, por una vez, su parte de ganancia y alquilarnos una casa o galpón sin pedirnos más que el dinero del mes de alquiler. Tal vez algún funcionario estatal tenga ganas de conseguirnos alguna propiedad en la zona para que ya no tengamos que alquilar”, continuó el post.

La función social que el Galpón cumple en el barrio es fundamental y desde el espacio esperan encontrar una pronta solución. “Ojalá entre todos podamos sostener este espacio porque lo creemos necesario e importante principalmente para los chicos, los adolescentes y los jóvenes de nuestra zona, porque es un lugar en donde podrán encontrar un espacio de contención desde el arte y la cultura, que en definitiva será lo único que nos hará mejores personas y mejor sociedad”, manifestó Christian Malattia.

 

Para colaborar

 

La campaña para buscar padrinos del Galpón Cultural Tapiales tuvo una buena recepción y muchas personas se mostraron dispuestas a colaborar. Para hacerlo, quienes lo deseen deben comunicarse con Christian Malattia a través de la red social facebook o vía correo electrónico a galponculturaltapiales@yahoo.com.ar. Además puede hacerse el aporte buscando “Padrino del Galpón” en la página www.mercadolibre.com.ar.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.