Pide la restitución inmediata

Denunció a su ex por violencia de género y la Justicia le sacó la guarda de su hijo de 5 años

agosto 19, 2017

En julio de 2012, Valeria Sainz cuando decidió poner punto final a la relación con el padre de su hijo, por las reiteradas situaciones de violencia que padecía. Los ataques contra la mujer y el nene continuaron. En mayo, una Jueza ordenó una revinculación forzosa, que no se concretó por negativa del pequeño. La magistrada decidió quitarle la guarda a su mamá y enviarlo a vivir con su abuela paterna. Organismos de Derechos Humanos y de derechos del niño, piden la restitución inmediata y la destitución de la jueza.

El calvario de Valeria Sainz Moreno comenzó en julio de 2012, cuando decidió terminar la relación con el padre de su hijo por las continuas agresiones que recibía de su  pareja. A pesar de la separación, su ex no le había devuelto las llaves de la casa que compartían, por lo que en reiteradas ocasiones, el hombre se metía en la vivienda de manera violenta.

Fue el 6 de octubre de ese mismo año, que su ex pareja se metió en la casa durante la noche y comenzó a ahorcarla. El pequeño Jano, hijo de ambos, que en ese momento  tenía poco más de un año y se despertó. “Le dio un codazo en la cabeza. Eso me motivó a realizar la primer denuncia”, contó Valeria.

La causa por violencia de género recayó en el Juzgado N° 4 de La Matanza, en ese momento a cargo del Juez Juan Manuel Delfino. “No hacía nada. El papá de mi hijo me pegaba adentro del Juzgado y nadie hacía nada. Al contrario, me trataban de loca, me decían que tenía que ir a un psicólogo”, recordó la mujer.

Luego de otorgar 7 perímetros de 30 días cada uno, el magistrado decidió archivar la causa. “Cuando mi ex se enteró que la causa había sido archivada, me agarró a la vuelta de mi casa, yo estaba con el nene. Me dio la cabeza contra la pared, provocándome heridas en la cabeza y la cara. Nos lastimó a los dos”, contó Sainz Moreno.

A raíz de ese hecho, se volvió a establecer una medida perimetral y Valeria recibió un botón anti pánico. Pero las amenazas y el amedrentamiento continuaron. Por los reiterados ataques, Valeria llegó a realizar más de 40 denuncias y ante la inoperancia del magistrado, la mujer recuso a Juan Manuel Delfinó, que terminó excusándose.

La causa se traslado a manos de la jueza María Petrona Martínez, del Juzgado de Familia N° 5 de La Matanza. “En el primer encuentro me dijo que no me iba a perdonar lo que le había hecho a su amigo Delfino (por el juez recusado) y que para mi comenzaba la noche”, aseguró Valeria Sainz Moreno, que además agregó: “después de 3 años de tenerla en mi causa, durante los cuales cometió infinidad de arbitrariedades, escondió informes negativos sobre el padre, me llevaron primero a juicio a mi por impedimento de contacto, invisivilizando toda la violencia que veníamos viviendo”. Tanto Valeria como Jano, terminaron hospitalizados por un ataque y las heridas fueron constatadas por un médico legista. Todo figura en la causa.

La mujer fue condenada a 6 meses de prisión en suspenso por impedimento de contacto. La medida fue apelada y la sentencia no está firme. A pesar de las denuncias por violencia de género y de que el pequeño también había sido víctima de las agresiones, la jueza magistrada ordenó en mayo de este año, que el pequeño retome el contacto, en principio con la abuela paterna.

 

Revinculación forzosa

 

El primer intento de revinculación fue el 3 de mayo último. Un equipo técnico del Juzgado con dos psicólogos se presentó  junto a la abuela paterna en el domicilio que la mujer comparte con el pequeño en Lomas del Mirador,  para realizar el primer contacto. El nene se negó  a recibir la visita, que por ese motivo no sé concretó.

Una semana después  la jueza Maria Petrona Martínez ordenó un operativo policial para sacar al nene del jardín al que concurre, sí previo aviso a su mamá en pleno horario escolar.  La magistrada aduce la “inhibición de contacto con su padre” e impide todo tipo de vínculo con su madre.

Jano terminó internado por la crisis de nervios que sufrió y nadie notificó a Valeria lo que había ocurrido. La mujer se enteró que su hijo había sido sacado del establecimiento cuando fue a retirarlo. Pasaron 3 horas hasta que, luego de realizar una denuncia en la Comisaria de la Mujer, le informaron que el pequeño estaba en el Hospital Italiano de San Justo.

Según el relato de Sainz Moreno, cuando llegó al nosocomio, la jueza no le permitió ver al nene, que desesperadamente pedía por ella y estableció una medida perimetral en su  contra y de toda su familia por 10 días, para que no acerquen al nene.

“En ese momento me entero que me suspende de los cuidados personales de mi hijo y le otorga la guarda por 3 meses a la abuela paterna para facilitar la revinculación”, explicó Valeria. Pero por los antecedentes de violencia, irrisoriamente, la magistrada  establece una medida perimetral para el padre del nene por un mes, medida que el hombre no respetó.

La medida fue apelada por Valeria y la Cámara dictaminó la restitución del menor y que se establezca un régimen igualitario para ambos padres. Pero María Petrona Martínez habilitó una llamada telefónica para Valeria Sainz Moreno, “mientras que el padre podía llevarse al nene todo el tiempo que quisiera, con la única condición que el nene duerma en la casa de la abuela”, detalló la mujer.

Frente a las irregularidades y la arbitrariedad de la magistrada, Valeria pidió la recusación de la jueza, que finalmente re apartó de la causa. En la actualidad, el caso pasó al Juzgado de Familia N° 1, que el 14 de agosto, permitió el contacto de Valeria con su hijo. Los asesores letrados de la mujer pidieron la restitución inmediata y la destitución de la magistrada por abuso de poder.

El regreso de Jano con su mamá podría darse en las próximas horas. “Mi hijo estos tres meses se las pasó enfermo, porque las defensas le bajaron mucho”, contó Valeria Sainz Morenos que recibe el apoyo de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza, del Comité de Seguimiento de los Derechos del Niño, el Consejo Nacional de la Mujer, de la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires, de la Fundación Pelota de Trapo y de la Fundación Internacional del Niño y Mujeres Sin Miedo, entre otras.

 

 

 

 

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.