ABOGADOS POR LA MATANZA

El trabajo para lograr que “las ideas de los abogados jóvenes sean conocidas por toda la comunidad jurídica”

septiembre 22, 2017

El reconocido abogado penalista  Jorge Daniel Pirozzo, presentó su último libro “Los Recursos en el Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires”, publicado este año por la Editorial Ad-Hoc, en la Feria del Libro de La Matanza. En diálogo con este medio se refirió al rol del joven profesional y el trabajo que desde la agrupación Abogados por La Matanza se lleva adelante para mejorar la actividad.

Pirozzo, luego de trabajar en el Poder Judicial y en el Ministerio Público Fiscal a nivel nacional, comenzó a desempeñarse en la actividad privada, ejerciendo la práctica profesional en el fuero penal (federal, nacional y provincial). Matriculado en el Colegio de Abogados de La Matanza desde el año 2004, se unió a la agrupación Abogados por La Matanza, que preside el Dr. Andrés Ayale. El letrado tiene en su haber una gran cantidad de publicaciones doctrinarias en el ámbito del Derecho Procesal Penal, tanto federal como provincial. Siendo la última su libro titulado “Los Recursos en el Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires”, publicado este año por la Editorial Ad-Hoc. En su intensa trayectoria profesional, no quitó la mirada a la necesidad de crear una unión más intensa en la defensa de la situación laboral y académica del matriculado, ante ese análisis expresó “la idea de sumarme a Abogados de La Matanza surge de la amistad con Andrés Ayale, y de advertir y observar con gran admiración las inquietudes de un grupo de abogados jóvenes que intenta darle una nueva mirada no sólo a la actuación profesional, sino a la actividad y función que debe tener el Colegio de Abogados como órgano que debe trabajar en pos de la formación continua de sus matriculados, brindar ayuda de diversa índole al nobel abogado, luchar por la defensa del profesional, y promover la colaboración permanente con los matriculados”.  “Todo lo cual a mi modo de ver no se puede observar en ideas viejas y enquistadas, que permanecen en antiguos pensamientos y formas de actuación de profesionales de otras generaciones, y que hoy no son suficientes para las necesidades de los nuevos matriculados y jóvenes abogados”, agregó.
Al ser consultado sobre qué destaca a su entender a la agrupación reflexionó “Creo que Abogados por La Matanza, posee una nueva mirada, una renovación, que permitirá a los matriculados un cambio radical en su vida profesional; y en la actuación específica que debe tener el Colegio con mira a esos cambios”.

 

Su trabajo en la Feria del Libro de La Matanza

 

Respecto al nuevo libro propiamente dicho, cabe destacar que en él se aborda un tema que en el marco del proceso penal es de vital importancia, en función de que los recursos y los mecanismos de control de las decisiones judiciales, son una garantía que tiende a proteger al justiciable contra decisiones arbitrarias, permitiéndole someterlas al control de otro órgano que actuará como tribunal revisor de la resolución impugnada.

“El sistema recursivo como mecanismo procesal funciona como protección, no sólo para el imputado, sino también para la víctima (constituida en particular damnificado), frente a las decisiones arbitrarias, del Estado, -representado en este caso por el órgano jurisdiccional-, con el objeto de lograr el cumplimiento de la manera más rigurosamente posible, de los principios de legalidad y justicia, y en efecto con los mandatos impuestos por la Constitución Nacional y Provincial”, rescató. “En el libro, que gracias al Municipio de La Matanza y a Abogados por La Matanza presentamos en la feria del libro municipal el día 20 de este mes, se abordan diversas cuestiones vinculadas a la interposición de un recurso penal hasta su definitiva resolución por el órgano jurisdiccional competente, pasando por cuestiones problemáticas en la materia, temas que entiendo serán de interés para el lector –sea litigante u operador judicial”. “Creo que es una buena oportunidad para que todos los abogados, especialmente los de nuestro departamento puedan tener talleres en los cuales se los motive a fomentar no solo la continua formación en la especialidad en que cada uno ejerza la profesión, sino también en que sientan que puedan realizar trabajos de investigación, preparar jornadas de capacitación, y que todos tengan la posibilidad de realizar publicaciones y aportes doctrinarios, ya que es una forma de fomentar el pensamiento crítico y lograr que las ideas de los abogados más jóvenes sean también conocidas por toda la comunidad jurídica”, explayó. Y finalizó al sintetizar “Este es un anhelo y creo que una agrupación como Abogados por La Matanza, puede generar este cambio de paradigma, permitiendo que no sólo tengamos en el departamento judicial abogados que ejerzan la profesión, sino que también podamos sentir el orgullo de tener docentes y juristas, que se formen en tierra matancera”.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.