El nuevo mapa en el recinto

El oficialismo necesitará acuerdos para caminar sin sobresaltos hacia el 2019

noviembre 17, 2017

Tiene la mitad del recinto a su favor, más la presidencia. Cambiemos se hizo de un numeroso bloque. En el Frente Renovador estarán las mayores posibilidades de diálogo.

No está previsto el tratamiento de un ningún proyecto que precise de los dos tercios del cuerpo, ni tampoco iniciativas que disparen profundos debates. Sin embargo la rendición de cuentas y el presupuesto son dos escollos que al oficialismo le gusta transitar con comodidad, y la última elección dejó un saldo positivo pero lejos de ser definitivo.

Desde que se inició la era del actual gobierno municipal, allá por 1999 con Alberto Balestrini, una sola vez se vio un Concejo Deliberante de fuertes cruces, con necesidad de negociaciones durante la misma sesión con el propio Fernando Espinoza como intendente comunicándose con los opositores.

Hoy el panorama no es de emergencia, pero sí de advertencia. La elección de octubre último dejó como resultado 6 concejales para el oficialismo de Verónica Magario, 4 para Cambiemos y 2 para la gente de Sergio Massa. De esta forma el recinto tendrá una mayoría a favor del Gobierno local con 13 escaños, 8 ediles responderán a los intereses del Gobierno Nacional -al menos en la teoría- y 4 serán las bancas con las que cuenta el expresidenciable de Tigre.

El uno por uno del oficialismo

Por el lado del PJ oficialista se muestra un bloque inocuo bajo la presidencia de Angel Aisa. El hombre de González Catán fue subsecretario de Gobierno de Alberto Balestrini, luego diputado provincial y volvió a La Matanza sin pena ni gloria. En medio de problemas de salud, fue rescatado por Verónica Magario y puesto en el máximo sillón del recinto de sesiones. No decide nada ni gravita en el escenario legislativo. Jorge Blanco, Adrián Pagani y Fabián Pereyra son tres de los que también continuarán en sus bancas hasta 2019. Ninguno sobresale. Marcelo Haljan -hijo del diputado electo Juan Carlos- intenta mostrarse excéntrico desde lo discursivo, pero es de mecha corta y dejó en off side al oficialismo cuando publicaba videos en YouTube haciendo flexiones de brazos en su oficina, como actividad a destacar.

Entre los que quedan, la que se destaca es Mónica Noguer y de hecho su nombre siempre está en danza como posible para la presidencia. Conoce el paño y es dueña de mucha confianza por parte de Fernando Espinoza y Verónica Magario.

Ricardo Rolleri, el actual presidente del bloque oficialista, renovará mandato y será como siempre el que lleve la voz del Gobierno al recinto. De los que están hoy, sigue siendo el único capacitado para tal tarea.  En tanto que María del Carmen Cardo, la esposa del fallecido Alberto Balestrini, también renovará su lugar.

El líder del gremio textil Mario Ortíz será un nombre nuevo en el CD. Su discurso no es tan limitado y puede protagonizar una buena defensa. En la nómina le sigue Liliana Yambrún, quien otra vez es muy probable que asuma y automáticamente pida licencia -aunque alguna voz por lo bajo insinuó lo contrario-, por lo que en su lugar ingresaría la exconcejal Rosa “Cuca” Lobo quien se sumará al grupo de los intrascendentes. Daniel Carrizo, esposo de la exdiputado, Liliana Pintos, también jurará el 10 de diciembre próximo y puede ser visto como una de las expectativas.

Verónica Magario ocupó el primer lugar en la lista de candidato pero por razones obvias no asumirá ese lugar. Su puesto deberá ser ocupado por Rolando Galván, el subsecretario de Gobierno. Se sabe que “rolo” -así se lo conoce- se siente desgastado en su actual función y recibirá con beneplácito acceder nuevamente a una banca. En su único período como edil, Galván se destacó dando fuertes debates y eso lo acercó de lleno al oficialismo.

Hay que aclarar que la Ley marca que ante la licencia y/o renuncia de un edil deberá asumir quien continúa en la lista según el género para respetar esa equidad. Sin embargo, ya hubo fallos de jueces electorales que sentaron jurisprudencia sobre lo contrario. Los magistrados sostuvieron que debe respetarse el “espíritu” de los que votaron los ciudadanos, por lo que está bien que asuma quien sigue en la nómina sin importar el género. Los más probables es que esto sea lo que ocurra en La Matanza.

El uno por uno de Cambiemos

El empresario Miguel Calvete es uno de los amarillos que continuará en su banca hasta 2019. De buena relación con el Gobierno Municipal, en estos dos años el hombre al que se lo vinculó con una red de prostíbulos en Puerto Madero se ocupó más en salir por canales de televisión abierta que por presentar algún proyecto para el Distrito.

El abogado Miguel Racanelli es el más viejo referente macrista que llegó a su banca en 2015; reconocido por su defensa sobre la dictadura militar, fue uno de los pocos que intentó levantar algo de polvareda enfrentándose al oficialismo en el recinto. También seguirá en su banca Mirta Redes, cuya gestión hasta acá fue insípida. Natalia Ybalo, quien había ingresado por el Frente Renovador en 2015, ahora forma parte del bloque de Cambiemos y seguirá en su banca.

Ingresarán como nuevos ediles Miguel Saredi, Pamela Loisi, Lucas Córdoba y Luisa Belkis Monges. Al primero se lo conoce con el apodo de “saltaredi” en un juego de letras con su apellido debido a la gran cantidad de veces que cambió de camiseta política cuando al barco entraban las primeras aguas. Estuvo con Eduardo Duhalde, Mauricio Macri, Sergio Massa, Néstor Kirchner, y otra vez Macri. No conoce La Matanza porque nunca vivió en el Distrito, pero supo crear una imagen ficticia que hoy lo muestra como la cara antagónica al Gobierno comunal. Saredi es lo que se conoce como un empresario de la política.

Por su parte, Loisi se desempeña en el Ministerio de Trabajo de la Nación y no tiene una referencia de peso en la zona, lo mismo que Lucas Córdoba, conocido por pertenecer a la juventud del PRO. Monges, en tanto, es familiar del actual concejal Abrahan “Toto” Delgado, y ese fue su único “mérito” para formar parte de la nómina.

El uno por uno del Frente Renovador

El derrotado Sergio Massa tiene hoy en La Matanza cuatro ediles: Daniel Novoa, Héctor Mantello, Fernando Asencio y Laura Piperno.  Los dos primeros tienen mandato hasta 2019, en tanto que los otros renovarán sus cargos hasta 2021.

Novoa formaba dupla con Ariel Martínez, el concejal que se irá en diciembre y que hoy integra el oficialismo de La Matanza. De buena relación con Sebastián “El Patito” Galmarini, el concejal Novoa prefirió hacer su propio camino en el Distrito y no se descarta que arme un monobloque.

Mantello responde a las ordenes de Asencio y esa dupla es la que más fortalecida salió en el Frente Renovador. La idea será liderar el bloque, aunque para esa tarea se anotó también Piperno, quien cuenta con el aval del por ahora diputado Julio Rubén Ledesma.

Así está el paño legislativo en el Distrito, el oficialismo cuenta con una mayoría acotada y la oposición lo sabe, pero también lo saben los propios, quienes ahora podrán hacer valer el peso de cada banca. Será seguramente Verónica Magario la encargada cinturear cada situación, porque Fernando Espinoza andará ocupado en otras esferas. Son dos años en los que la grieta se verá en el recinto, y el Frente Renovador podrá inclinar la balanza para uno u otro lado.

 

Sale “Rolo”, entra…

Rolando Galván está a punto de dejar la Subsecretaría de Gobierno. Hace ya largo tiempo le comunicó a Verónica Magario que se sentía desgastado en tal función y por eso formó parte de la última lista de candidato a concejales. Con los corrimientos que se darán por ediles que no asumirán, el funcionario accederá nuevamente a una banca en el Concejo Deliberante.

Hoy las miradas están puestas en el lugar que deja vacante y para ese sillón ya hay varios anotados aunque uno sobresale. Se dice que Sergio Landín podría recaer en el área tal vez de mayor exposición del Municipio.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.