A tres años de ser declarada área protegida

Denuncian que la Reserva natural de Ciudad Evita “está siendo destruida”

marzo 19, 2018


Tala de árboles, incendios, usurpación del predio y construcciones ilegales en el yacimiento arqueológico Querandí, ponen en serio riesgo la existencia del área protegida de vital importancia a nivel ambiental e histórico. Los vecinos de la zona piden que se declare Reserva Provincial. Vecinos denunciaron que el área protegida “está siendo destruida” por diferentes factores.

Vecinos que luchan por la preservación de los bosques y el yacimiento arqueológico Querandí de Ciudad Evita, entre ellos la usurpación de un sector del predio por parte de una fundación religiosa, los incendios forestales y la construcción ilegal.

Fue a través de la ordenanza 24.247 sancionada por el Concejo Deliberante de La Matanza en 2015, que se declaró Reserva Natural a 300 hectáreas de los bosques ubicadas entre el Río Matanza y la Ruta provincial 21.

Pero según criticaron los ambientalistas, la normativa “sólo declara a una porción muy pequeña, dejando fuera toda la zona núcleo de humedal, la planicie de inundación lindera al río Matanza y el yacimiento arqueológico Querandí”.

En tanto, “el área protegida está formada por numerosos bajos que presentan vegetación típica de humedal. Y por otro lado reciben las aguas del río Matanza en épocas de crecidas, siendo por lo tanto una planicie de inundación”, explican los vecinos que bregan por la protección del sector matancero de vital importancia ambiental e histórica.

La Reserva Natural de Ciudad Evita, es refugio de la vida silvestre y forma parte del corredor biológico de la Cuenca Matanza Riachuelo. Lagartos, patos, tortugas mordedoras, gallinetas y mariposas del talar orquídeas, son sólo algunas de las especies que corren el riesgo de perder su hábitat natural, debido a la intromisión de una fundación religiosa dentro del área protegida.
Se trata de la “Unión Internacional de Jóvenes”, fundada por pastores de origen koreano, que intentó establecerse en 2016 en el lugar. En esa oportunidad y tras la intervención del Municipio de La Matanza, que inició acciones legales, la organización religiosa se retiró.

Pero a mediados de 2017, la fundación volvió y comenzó a construir en el lugar, cercando parte de la reserva. “Realizaron movimientos de suelo, elevando con tosca zonas bajas que recibían el caudal pluvial de la zona”, contó Claudia, referente vecinal de la reserva.

La mujer además señaló que “hay una lagunita que no sabemos cuál es su estado, porque no tenemos acceso. También talaron árboles y vemos que todos días entran camiones con material que no tienen patente y si los vecinos sacan fotos, los amenazan. Se manejan con total impunidad”.

Según manifestó Claudia, que prefiere no brindar su apellido, desde la Comuna han continuado las acciones legales y de hecho tanto la Secretaria de Medio Ambiente como la secretaria de Obras Particulares, han clausurado la obra.

Otra información con la que cuentan los vecinos, es que un particular inicio un pedido de usucapión, medida legal a través de la cual una persona adquiere un derecho sobre una propiedad, ante el Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires, titular del predio en el que se encuentra la Reserva.

Dicho expediente se encuentra en el Tribunal en lo Civil y Contencioso Nº 3, que aún no se expidió. “Incluso la jueza que tiene la causa se acercó al lugar y les informó que no podían construir nada. Y a pesar de la advertencia, siguieron igual”, explicó la vecina. De hecho, la Unión Internacional de Jóvenes, ya realiza encuentros en el lugar.
No estamos en contra de lo que hacen, pero no pueden hacer esto en una reserva natural. Cortaron árboles de más de 60 años, mataron aves acuáticas silvestres, realizaron movimientos de suelo. El daño ya está hecho”, lamentó Claudia, al tiempo que agregó: “hay que cuidar lo que queda”.

Focos de incendio y construcción ilegal

El mes de febrero fue devastador tanto en la reserva natural, como para el sector que fue omitido en la declaración. La quema de basura y pasto han provocado numerosos focos de incendios que se extendieron hasta 800 metros y aniquilaron vegetación y parte de la fauna del lugar.
Estos siniestros arrasaron con parte de los bosques implantados que tienen una historia de 70 años y que son parte, no sólo del ambiente natural, sino también del patrimonio cultural de La Matanza.

Además de los árboles, aves, lagartos, cuises y comadrejas perdieron la vida. Frente a este desalentador panorama, los vecinos comenzaron a recolectar firmas para pedir que se designe un guardaparques. Este pedido, ya estaba incluido en el proyecto de declaración de reserva natural, pero nunca se designó uno.
A los incendios forestales, dentro y fuera de la reserva, se le suma “el avasallamiento” sobre el yacimiento arqueológico Querandí, ubicado entre la Autopista Ricchieri y Camino de Cintura, lugar en el que se construyó un barrio entero.

El lugar en el que se encuentra el yacimiento Tres Ombúes, son terrenos que pertenecen a la Agencia de Administración de bienes del Estado (AADE). “Nosotros avisamos a las autoridades desde que colocaron el primer ladrillo”, remarcó Claudia.

En la actualidad, los arqueólogos no pueden ingresar para hacer los relevamientos. El lugar tuvo vital importancia en los años ‘90, cuando era visitado por arqueólogos y alumnos estudiantes de arqueología.

“Había un proyecto para que el mismo lugar sea un museo interactivo. ¿Qué mejor para lo estudiantes de La Matanza y la provincia contar con estos espacios para experimentar lo que estudian en los libros?”, indagó la vecina.

En el yacimiento se han encontrado restos no sólo de la cultura Querandí, sino habitantes aún más antiguos. Se encontraron restos de cerámicas que son más antiguas que los querandíes.
Para evitar que se siga arrasando las áreas protegidas y, también las que quedaron fuera de la normativa municipal, los vecinos están recolectando firmas solicitando que la totalidad de esas tierras sean declaradas Reserva Provincial.

“Al existir la amenaza de pérdida de espacio verde, la gobernadora (Maria Eugenia Vidal), tiene la facultad de declarar la reserva provincial por decreto. Luego existe un plazo de dos años para se trate en la Legislatura. Eso es lo que estamos pidiendo”, explicó Claudia.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.