CONFLICTO LABORAL

Trabajadores de Rapi Estant no perciben sus salarios desde hace un mes y medio

junio 18, 2018


La planta metalúrgica está totalmente paralizada, de hecho, no cuenta con servicio de luz, gas, ni teléfono. Desde la empresa, aducen que esperan concretar un crédito del Gobierno Nacional para reanudar la producción, pero la situación de las familias es cada vez más complicada.

En septiembre de 2017, la empresa metalúrgica Rapi Estant comenzó a presentar serias dificultades económicas. Con el objetivo de preservar las fuentes de trabajo, los empleados aceptaron percibir sus salarios, en la medida que la empresa pudiera pagar.

Pero en diciembre de ese mismo año, la situación se agravó, debido a que los trabajadores dejaron de recibir sueldo alguno.

En ese momento, los operarios tomaron la fábrica ubicada en la localidad de San Justo y realizaron cortes de ruta. Tras las medidas de fuerza, se llegó a un nuevo acuerdo: el pago de 3 mil pesos semanales, llegando a percibir 12 mil pesos mensuales.

Según explico Diego Newell, delegado gremial de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) La Matanza, “el sueldo máximo en la planta, por antigüedad y categoría alta, asciende a los 20 mil pesos”. De manera que desde diciembre, el resto del salario se fue acumulando en una deuda que en la actualidad oscila entre los 15 mil y 30 mil pesos, según la antigüedad y categoría de cada empleado.

Ahora, los trabajadores denuncian que desde hace un mes y medio, la empresa directamente “no abona nada”. Según contó el delegado, “la empresa no tiene recursos para pagar los sueldos, ni los servicios”. De hecho, la planta no cuenta con los servicios de luz, gas, ni teléfono. Sin embargo, los trabajadores asisten a diario a la planta, para mantener su fuente de empleo.

“La fábrica está parada. No se produce”, dijo el trabajador. En este contexto, Fernando Martínez, directivo de la empresa, se encuentra tramitando un crédito en el Ministerio de Desarrollo de la Producción de la Nación. “Vienen con este tema desde hace varios meses, pero no se concreta nada”, añadió Newell.

Son unos 160 trabajadores los que se encuentran en una situación crítica. “Necesitamos una solución ya. Cada vez estamos peor. No sólo por la deuda que tienen con nosotros, sino por la deuda que se nos genera, teniendo que pedir prestado a nuestras familias”, explicó el delegado gremial.

Con el objetivo de juntar fondos, el martes 12 de junio, los trabajadores, con el apoyo de la UOM local, llevaron a cabo una jornada solidaria en la que vendieron tortas fritas, toritilla y bolitas de fraile.

“También ayudamos con alimentos, medicamentos. Pero no alcanza. Todos necesitamos trabajar, pagar los impuestos, los servicios, llevar dinero a nuestras casas”, manifestó Newell, que además contó que para “sobrevivir”, los trabajadores de la planta realizan “changas”.

“Todo lo que podíamos hacer, lo hicimos. Una medida de fuerza no tendría mucho sentido. Sentimos que buscan que nos desgastemos y dejemos la fábrica, pero tampoco tenemos la posibilidad de buscar otro empleo, porque no hay trabajo”, lamentó el delegado gremial. La situación de la planta de San Justo, se replica en las que la empresa tiene Isidro Casanova y en el barrio porteño La Paternal.

“Esta situación se repite en toda La Matanza”

“La situación de Rapi Estant viene complicándose desde hace tiempo. Supo ser una empresa con más de 300 trabajadores. El dueño de ese momento, le pasó la posta a su hijo, que en 4 años destruyó todo. Entró en convocatoria de acreedores y en una crisis muy grande”, resumió Hugo Melo, secretario general de UOM La Matanza, sobre la situación actual de la empresa.

Tras la convocatoria de acreedores, la planta quedó a cargo del grupo de inversores SERVAS. Una vez más, los trabajadores priorizaron sus fuentes de trabajo y aceptaron percibir un salario inferior al correspondiente.

“El tema era ponerla en marcha. Funcionó un tiempo, hasta que apareció en el medio esta política económica actual, que sumada a la mala administración de los empresarios, provocaron la caída total de la fábrica”, explicó Melo.

Según el dirigente, “en La Matanza la situación se repite” y debido a la fuerte crisis económica,  durante 2017, “se cerraron varios talleres”. Para el dirigente, la apertura de las importaciones es el principal motivo de la delicada situación que atraviesa, no sólo la industria metalúrgica a nivel local, sino la industria nacional en todas sus producciones.

“Hay empresas importantes, de renombre en La Matanza, que hoy están con serias dificultades”, aseguró el secretario general de la UOM local, al tiempo que brindó un dato alarmante: “entre todas las empresas que están con problemas económicos, suman 500 trabajadores que ‘están en el aire’”.

En la misma línea, Melo agregó: “algunos cobrando algo de sus sueldos y otros nada, como el caso de RapiEstant, que es el más urgente en este momento”. La situación de los trabajadores es cada vez más insostenible y desesperante.

“Estamos esperando la respuesta del Gobierno Nacional, con respecto al crédito que solicitó el empresario, que aduce que de esa manera podría poner en marcha la fabrica nuevamente”, señaló Melo.

Sin embargo, el gremialista advirtió que “los trabajadores no tienen los tiempos del Estado y la necesidad de ellos y sus familias es hoy”. Para paliar la situación de los empleados de Rapi Estant, desde UOM La Matanza, se realizó el pago de un bono de 5 mil pesos para cada operario.

“Vamos camino a que esto se vaya agravando”

El gremialista se mostró poco optimista. “Vamos camino a que esto se vaya agravando, pura y exclusivamente porque la política económica de este gobierno, particularmente la apertura de importaciones  perjudica la industria nacional”, aseguró.

Para el dirigente, “es necesario generar un debate y hacerle entender a este Gobierno que de esta manera el país no funciona”.

Así mismo, Melo fue autocrático con la dirigencia gremial. “Hay intereses personales que no hacen posible la unidad en la acción, en beneficio de los puestos de trabajo y la calidad de vida de los que representamos. Tenemos a sentarnos a discutir, poner todo sobre la mesa y salir con un solo objetivo: defender a los trabajadores”.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.