HABRÁ ELECCIONES EN OCTUBRE

Con la identidad perdida, la UCR local busca reflotar dentro de Cambiemos

agosto 22, 2018


En octubre habrá elecciones para elegir a las nuevas autoridades del Partido que, desde 2016, no tiene presidente. Bajo el paraguas de Daniel Salvador, hay quienes buscar lograr una lista de unidad. La pelea, sin embargo, puedo volver a mostrarlos separados.

A Desde hace largos años, el radicalismo de La Matanza viene a los tumbos, con sus dirigentes empujándose unos a otros, con fuertes peleas individuales y sin estructura ni base sólidas. El último intento por reacomodarse fue su integración en Cambiemos pero, así como en el país, el sello quedó licuado y sin poder.

En diciembre de 2016 vencieron los mandatos de las autoridades locales de la Unión Cívica Radical. Desde ese entonces, el Partido no tiene rumbo, hubo un intento de intervención y recién en octubre próximo habría elecciones para intentar encarrilarlo.

“Estamos haciendo todo lo posible para lograr la unidad, no estamos en condiciones de hacer una elección interna, no le conviene a nadie”, dicen desde uno de los lados. El discurso hace eco en los demás espacios aunque, en algunos casos, se sabe, es sólo parte de la idea de mostrarse conciliador sin serlo. Por lo pronto, el esquema radical de La Matanza viene así: la CON que representa Enzo Gioia hace buenas relaciones con el último presidente de la UCR Sergio Rauch, y allí también se amontonan la Juventud Radical de Guido Goluscio y quienes estaban en el sector liderado por el fallecido Juan José Sosa; el grupo de la Defensoría del Pueblo hace su propio juego y en el mismo camino está el exconcejal Manuel Atencio; por su parte Gustavo Barresi -uno de los más críticos de los últimos tiempos- también juega en paralelo. ¿Cómo pensar entonces en una lista de unidad? El vicegobernador provincial Daniel Salvador es el encargado de motorizar al radicalismo tratando de impedir que haya una puja interna. Hilando fino podría decirse que los de la Defensoría del Pueblo podrían encolumnarse detrás de esas banderas y renovar los lazos que tenía con otros sectores y lo mismo podría ocurrir con el grupo de Barresi, quien no se caracteriza por intentar romper.

Queda entonces afuera el catanense Manuel Atencio, dirigente que siempre se las ingenió para hacer daño interno y hasta armó operativos de prensa locales con el afán de voltear a sus adversarios radiales. En la última década, El negro cayó siempre bien parado: en su última gestión como concejal jugó sólo, hizo caso omiso a las ideas del Partido y pactó con el oficialismo gobernante. Al finalizar su mandato, se introdujo en Cambiemos de la mano de Miguel Saredi, llegando a recalar en otros distritos del conurbano.

Hoy Atencio es uno de los peores vistos dentro del Partido, un dirigente de temer para los de adentro. Así las cosas, la UCR deberá lograr una lista de unidad para las elecciones de octubre próximo o caerá otra vez en su propia trampa. De lograrlo, tal vez pueda mostrarse fuerte dentro de Cambiemos y exigir ser protagonista en la toma de decisiones. Caso contrario, seguirá diluyéndose, cada cual atendiendo su juego y

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.