HACIA 2019 – GLOBO DE ENSAYO

En el peronismo local ya se habla de una interna que no va a ser interna

agosto 22, 2018

Ponen frente a frente al senador Daniel Barrera y la diputada María Laura Ramírez. Dicen que representan dos bandos, liderados por Verónica Magario y Fernando Espinoza. Sin embargo, a un año de las elecciones Generales, se sabe que en La Matanza habrá lista de unidad.

Tiempo antes de las elecciones de 2015, cuando todavía no era un hecho consumado la candidatura de Verónica Magario, se hablaba de Daniel Barrera como candidato a intendente de La Matanza. Enseguida el ya por entonces senador provincial salió a limpiar la cancha y se excluyó de cualquier intención personalista. El caso de María Laura Ramírez, en tanto, se conoció a fines de 2016, cuando la por entonces subsecretaria de Desarrollo Social mencionó el tema entre los suyos como una posibilidad cierta. El panorama para el peronismo de La Matanza es hoy un poco más alentador en cuanto a candidaturas se refiere. Saltar las fronteras del distrito resulta más cercano y por eso el trabajo que se viene realizando con la figura de la intendenta Verónica Magario está dando sus frutos.

“Tiene excelente recepción en otros distritos de la provincia, claramente se proyectó muy rápido”, comentan desde el Municipio. Apegada al ceno del kirchnerismo, la jefa comunal forma parte hoy de un minúsculo grupo de dirigentes con posibilidades reales de convertirse en candidatos a ocupar un lugar en la gobernación bonaerense. Subida a las tablas, Magario no se achica y reluce un discurso con fuerza, de clara llegada al electorado y en línea con el frente opositor que se pretende crear contra las políticas de Mauricio Macri. El caso del hoy diputado nacional Fernando Espinoza es un tanto más complejo. El hombre fuerte de La Matanza tiene una en contra y otra a favor.

Lo negativo: lleva en la mochila una derrota de cuando fue precandidato a vicegobernador y perdió la interna contra Aníbal Fernández. Lo positivo: nunca piso fuera del círculo del kirchnerismo y hoy esa fuerza lo contiene y parece respetar su lealtad. En este marco, el futuro del exjefe del PJ provincial no está del todo claro. Mientras en el distrito se lo sigue reconociendo como el conductor máximo, su posible regreso como intendente está casi descartado. ¿Qué le queda?: aspirar a algún ministerio, siempre apostando a que Cambiemos sea destronado de la Presidencia de la Nación.

Por estos lados

Así las cosas, la aparición de una figura nueva cobra fuerza. Uno de los primeros que se mencionó, y que no resiste el menor análisis salvo en una mesa humorística, fue el dirigente Mario Barresi. Lo llamaron “el tapado”, supuestamente bendecido por Magario. El lado más serio de la cuestión presentó entonces a los dos que sí tienen posibilidades de ser: Barrera y Ramírez. Delegado de la UTA, consejero escolar, concejal, subsecretario de Gobierno y hoy senador provincial, entre otros cargos, Daniel Barrera tiene suficientes pergaminos para aparecer en los títulos.

Además, cuenta con el apoyo de la actual intendenta. Secretaria de Fernando Espinoza, concejal y subsecretaria de Desarrollo Social -a cargo del área-, María Laura Ramírez no cuenta con tanta trayectoria, aunque su carta bajo la manga es ancha y pesa: la apoya el propio Espinoza, quien tiene plena confianza en su persona. De este modo, la información política de estos días los mencionó a ambos como posibles y algunos medios de comunicación salieron a hablar de la pelea interna instalada en el oficialismo, que podría convertirse en interna electoral en 2019. Nada está más alejado de la realidad que la chance de que esa supuesta puja llegue a las urnas o termine por dividir las aguas en el gobierno local.

Tanto Espinoza como Magario fueron y son dos de los máximos impulsores de la unidad del peronismo para lograr derrotar a Cambiemos. Apostar a una elección interna sería bipolar y generaría un desgaste innecesario y sin futuro positivo. El surgimiento de estas probables candidaturas puede ser un globo de ensayo mediante el cual los dos jefes del peronismo matancero estén evaluando las reacciones internas. En caso contrario, el PJ gobernante elegirá un sólo candidato o candidata que deberá ser empujado para mantener el poder que impera desde 1999. Claro que hay una tercera posibilidad que se puede transformar en pregunta, donde subyace el viejo apotegma del todo vale en política: ¿y si el candidato local vuelve a ser Fernando Espinoza y sólo se está estirando el tiempo para resguardarlo de quienes lo quieren ver destronado y desterrado?.

Barrera se corrió de escena

Al cierre de esta edición, el único que habló del tema fue Daniel Barrera, quien volvió a distanciarse de una posible candidatura y calificó de “irrespetuoso” hablar del tema en medio de la crisis social que atraviesa el país. Según publicó el Diario NCO, el senador provincial afirmó: “debo se ordenado con mi conducción política y consecuente con sus decisiones. Por lo tanto, no tengo internas con nadie. Además, cómo voy a tener internas con alguien si no me he pronunciado sobre ninguna candidatura”. “Me parece irrespetuoso, y me parece irrespetuoso por la gente y por nuestra conducción; hay que esperar y dejar venir los tiempos”, agregó.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.