ISIDRO CASANOVA

Cortaron el suministro de gas a una familia que tiene un nene discapacitado

septiembre 19, 2018

Paola regreso a su hogar luego de una consulta médica, y se encontró con el cepo del medidor de gas

Es por no poder abonar una factura de 13 mil pesos. En estos casos, la empresa Gas Natural Fenosa ofrece implementar un plan de pago de 4 cuotas, para el cual debe abonarse 5 mil pesos de anticipo. “Yo no me niego a pagar, yo no puedo pagar”, dijo Paola Alvarado, mamá de Ulises, de 9 años, quien padece una encefalopatía crónica no evolutiva.

“Me castigaron porque durante las vacaciones de invierno tuve la estufa prendida y me excedí 200 m3 en el consumo de gas”, dijo  Paola Alvarado, mamá de Ulises, un pequeño de 9 años que padece una encefalopatía crónica no evolutiva y que por su condición necesita estar en un ambiente climatizado adecuadamente.

 

Y es que desde el 17 de septiembre, ya no cuenta con el servicio de gas natural en su domicilio, por no abonar un monto de 13 mil pesos. “En la última factura se tomo el consumo de las vacaciones de invierno. Hacía mucho frío y estuve encerrada en casa con los chicos”, amplió la mujer.

 

Los incrementos en el servicio comenzaron en diciembre de 2017. Las facturas oscilaban entre los 4 mil y 6 mil pesos, por lo que la familia realizó un plan de pago en cuotas en el mes de marzo. “Nos fuimos atrasando porque a las cuotas se le sumaba el consumo de los meses siguientes”, detalló Alvarado.

 

Una vez que recibió la factura con un monto de 13 mil pesos, Paola se acercó a una de las oficinas que la empresa tiene en Isidro Casanova, localidad en la que vive,  pero la única solución que le ofrecieron fue establecer un plan de pago en 4 cuotas.

 

“Ya no hay más subsidios”, fue una de las respuestas que recibió la mujer cuando fue a buscar explicaciones. “Voy a ingresar la negativa al pago”, siguió la empleada cuando Alvarado manifestó no tener el dinero para abonar la factura.  En esa instancia, la mujer aclaró: “yo no me niego a pagar, yo no puedo pagar”.

 

“Quédate tranquila que no sos la única” y “entonces te van a cortar el gas”, fueron las últimas frases que escuchó en la oficina de atención al cliente antes de retirarse.

 

Según explicó la mujer, mamá también de Catalina de 4 años, “en invierno no puedo tener a mi nene super  abrigado adentro de la casa y  él no es como otros chicos, que corre, salta se mueve y entra en claror”.

“Es imposible pagar eso, y menos hacer un plan de cuotas. Uno es grande y se arregla, pero ellos tienen que tener su comida caliente, su desayuno, su merienda”, remarcó Alvarado, quien además aclaro que en el caso tener una tarifa especial, no generan una diferencia significativa en los montos de las facturas.

 

“Hoy en el peor día, donde tengo a mi hijo enfermo y requiere de higiene. ¿Sabes qué pasa? No tengo agua caliente. No tengo donde calentar. Hoy no van a tener comida caliente. Porque no tengo gas. No me da vergüenza decir esto: no tengo para pagar una comodidad para ellos”, escribió indignada la mujer es las redes sociales, cuando regreso a su hogar luego de una consulta médica y se encontró con el cepo de el medidor de gas.

 

Con el servicio cortado, la familia de Ulises comenzó evalúa realizar las modificaciones correspondientes en las conexiones para utilizar gas envasado, mientras intenta juntar el dinero para pagar la deuda.

 

 

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.