DESTRUCCIÓN DEL YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO

“Somos La Matanza por los Querandíes, pedimos que se resguarde la historia”

noviembre 22, 2018


Desde el Colectivo “3 Ombúes” manifestaron su desolación por la destrucción de un sitio de vital importancia para el patrimonio histórico y cultural del Distrito. Ocupado de manera ilegal, en el lugar avanza la construcción de viviendas, a pesar de una orden judicial que lo prohíbe. Piden la intervención de los entes estatales correspondientes para preservar lo poco que queda e intentar recuperar lo perdido.

De nada sirvió la Ordenanza Municipal N°10.146, de declaración de “Lugar Histórico Municipal” o el decreto N°1.110 de 1997, que implica lo mismo a nivel Nacional. Tampoco alcanzó la Ley 25.743 que protege todo Patrimonio Arqueológico y Paleontológico sobre suelo Argentino.

Nada fue suficiente para evitar la destrucción del Yacimiento Arqueológico 3 Ombúes de Ciudad Evita. “Somos La Matanza por los Indios Querandíes y pedimos que se resguarde la historia, porque no se cuenta y no se valora”, lamentó Pablo Gallero, miembro del Colectivo 3 Ombúes. En el sitio se han hallado piezas pertenecientes a las culturas cazadoras recolectoras que habitaban el área desde miles de años antes de la llegada de los españoles. Allí, se recuperaron restos de cerámicas y piezas de alfarería, herramientas y huesos. Pero no sólo se trata de piezas de valor arqueológico, sino que el Distrito debe su nombre a la matanza de Indios Querandíes, que ocurrió durante la defensa del territorio en el marco de la invasión española. En la actualidad, víctima de un conflicto por la titularidad de las tierras y un negocio inmobiliario que se lleva delante de manera ilegal y con total impunidad, el Sitio Sagrado que los Indios Querandíes tuvieron en nuestro Distrito corre serio riesgo de desaparecer. ¿Pero cómo se llegó a esta situación?: “Cuando empezaron a vender las tierras, de manera ilegal, se había acordado que se respetaría el Yacimiento Arqueológico y el sitio sagrado de los Indios Querandíes”, explicó Pablo Gallero, miembro del colectivo 3 Ombúes.

El lugar comenzó a ser explotado para negocios inmobiliarios por María Isabel Carballo, quien es hija de un tambero que tenía esas tierras a cuidado. Cuando su padre muere, la mujer comienza a realizar gestiones para empezar a vender las tierras. Al tiempo que pide al estado, el derechos sobre los terrenos. En esta parte de la historia entra Rolando Pardo, con quien comienzan a lotear y vender los terrenos de manera ilegal a miembros de la colectividad boliviana. A ambas personas, los vecinos y miembros de la organización que busca proteger el sitio, acusan de “estafadores”, ya que realizan operaciones inmobiliarias de manera ilegal, y responsables de destruir el lugar. “Hace dos meses comenzaron a llegar fotos, sacadas por los mismos vecinos, en las que se observaba que estaban empezando a tocar el yacimiento arqueológico”, explicó Gallero. Desde el colectivo comenzaron a manifestarse y a pedir la intervención de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (ABBE), organismo que tiene autoridad sobre las tierras.

Daños irreparables

Pero lo peor ya había pasado, los 3 históricos Ombúes que tenían más de cien años, habían sido arrancados de raíz. “Nada nos hará claudicar la lucha, volveremos a plantar ombúes, seguiremos exigiendo la protección del sitio, responsabilizando a quienes nada les ha importado este pedazo de historia y a quienes están dentro, usurpando, destruyendo”, manifestaron desde el Colectivo. Las semanas que siguieron no fueron mejores.

Las construcciones siguieron avanzando y la preocupación de los proteccionistas crecía. Fue el viernes 2 de noviembre, que personal de la AABE, junto a oficiales de la policía, se presentaron en el predio ubicado en la intersección de la Ruta 4 y Autopista Ricchieri, para delimitar el Sitio Sagrado e impedir que siga siendo arrasado, pero no pudieron ingresar al sitio debido a que “fueron agredidos violentamente por personas que viven dentro del predio, ocasionando también roturas en la camioneta de la agencia”, informaron desde el Colectivo 3 Ombúes.Ante los intentos de preservar el lugar y hacer respetar las normativas vigentes que protegen el espacio, la repuesta fue aumentar la cantidad de construcciones, a pesar de la medida del Juzgado N°1 de Morón, que dictaminó el fallo de «NO INNOVAR» sobre los terrenos del yacimiento arqueológico.Además, la Justicia exhortó a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) a avanzar con la posesión y delimitación del sitio, pero “María Isabel Carballo y Rolando Pardo han movilizado gente de distintos puntos del conurbano, entre ellas madres con niños/as pequeños/as, para tomar las casillas que se levantan por las noches, sobre el Cementerio Querandí”, denunciaron públicamente desde el Colectivo. En la misma línea, añadieron: “seguimos en estado de alerta permanente, ya va quedando cada vez menos del Sitio Querandí y el freno a las obras y las usurpaciones que nunca llega”.

Además de la destrucción del sitio arqueológico, de gran valor histórico y cultural, las obras llevadas adelante en el predio tendrían un impacto negativo en los barrios aledaños. “Se esta rellenado con basura y escombro en la planicie de inundación. Esto va a traer serios problemas de inundaciones, porque cuando el Rio Matanza crece, esa agua es absorbida por la planicie”, explico Pablo Gallero. Más allá del panorama desolador, desde el Colectivo 3 Ombúes no se dan por vencidos y lucharán hasta las últimas consecuencias.

 

“Queremos recuperar el espacio y volver a plantar los ombúes. Esto tiene que ser patrimonio nacional y estar protegido”. En tanto el día 5 de noviembre, la organización presentó una nota con un pedido de intervención urgente a las Secretarías de Cultura y Educación, Medio Ambiente Derechos Humanos del Municipio de La Matanza. “Cada momento que corre es destrucción del yacimiento y toda la biodiversidad que allí convive ya que el espacio que lo rodea son humedales naturales. Deliberadamente, estas personas Pardo y Carballo han fueron realizando descargas de áridos, basura y escombros, provocando así la destrucción de la planicie de inundación y humedal del Río Matanza”, advirtieron en el escrito. “Esperamos se le dé curso rápido al pedido de resguardo del yacimiento. Los usurpadores y negociados inmobiliarios avanzan mucho más rápido que las intenciones y decisiones de los funcionarios”, criticaro

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.