CIERRE DE INTERPACK 1

Denuncian que el objetivo de la firma es “terminar con la organización sindical”

abril 23, 2019


Unos 40 trabajadores fueron notificados vía whatsapp sobre el cese de actividades en la planta que el Grupo HZ tiene en Lomas del Mirador. Los empleados que quedaron afuera de la empresa pertenecen a la Comisión Interna gremial. Reclaman vía judicial ser reinstalados en una segunda sede que la firma tiene en Villa Luzuriaga.

La mañana del 8 de abril los trabajadores de Interpack 1, fueron notificados sobre el cierre definitivo de la planta ubicada en la calle Temple 2780, en Lomas del Mirador, vía mensaje de whatssapp. “Al llegar nos encontramos con un impresionante dispositivo militar: un centenar de efectivos de infantería de la bonaerense, con vallas y carros de asalto, bloqueando los portones”, contaron los operarios a través de un comunicado emitido ese mismo día. Pero para comprender lo que ocurrió en la fábrica de packaging perteneciente al Grupo Zupan es necesario remontarse a un conflicto que se inicio en la empresa en diciembre de 2018 con el despido de 11 trabajadores.

En esa oportunidad, las medidas de fuerza incluyeron la toma de la planta y 32 días de huelga. La Secretaria de Trabajo de la Nación intervino en la puja y dictó la conciliación obligatoria, instando a las partes a llegar a un acuerdo. En ese momento la empresa ratificó los despidos y la comisión interna de trabajadores decidió continuar el reclamo de las reincorporaciones por la vía judicial. Ocho de los once despedidos iniciaron acciones mientras que los tres restantes arreglaron su retiro voluntario.

Tras ese hecho, la firma comenzó a preparar el terreno para lo que sería la finalización de las actividades de Interpack 1. Por un lado, desviaba parte de la producción que correspondía a la sede de Lomas del Mirador, a otras empresas. Y apenas unas semanas antes del cierre, ordenó el traslado de parte del personal desde Interpack 1, a Interpack 2, la otra sede que la firma tiene en el barrio Los Pinos, de Villa Luzuriaga.

“Los compañeros que fueron trasladados, no eran afines a la comisión interna”, explicó Emmnuel Ortiz, delegado de la planta que clausuró sus puertas. Fueron aquellos que pertenecían al núcleo sindicalista los que siguieron en Interpack 1 y con su cierre, todos quedaron fuera juego. “Eran señales, pero no nos imaginábamos que de manera tan repentina iban a tomar la decisión de cerrar. De hecho, unos días antes nos habían dado la ropa nueva”, detalló el trabajador. Según Ortiz, el cierre de la fábrica “es un ataque a la organización gremial que tenemos dentro de la fábrica que siempre ha defendido el convenio colectivo de trabajo y ha luchado contra el intento de la empresa de imponer una flexibilidad laboral o la poli función de los empleados”, dijo. Luego de los despidos de diciembre, la intención de la empresa fue que los trabajadores absorban las tareas de las 11 personas despedidas. “Nos rehusamos a eso. Y el cierre viene por este intento fallido de avanzar en nuestras condiciones de trabajo y librarse del activismo que lleva 20 años con infinidad de luchas y conflictos”, amplió el delegado.

En este sentido, Ortiz añadió: “hemos conseguido buenos salarios, que están muy por arriba de lo que es el gremio grafico y estuvimos 15 años sin sufrir despidos”. Para hacer visible la nueva lucha que inician los trabajadores de Interpack, un día después del cierre de la planta de Lomas del Mirador, se llevó a cabo un acto en las puertas de la sede de Villa Luzuriaga, que estableció una huelga de 48 horas en apoyo. En ese contexto, el secretario general de la comisión interna de Interpack Planta 1, Miguel Bravetti remarcó: “nunca estuvimos más de un año y medio sin algún conflicto duro y fue a partir de esa lucha que se llego a construir la organización sindical. Es eso lo que la empresa quiere quebrar”.

No hay crisis en Interpack

La empresa aduce el cierre de la planta a una cuestión de reorganización de la producción y ponen sobre la mesa la crisis económica del país. El objetivo sería centralizar toda la producción en una sola planta. “No desconocemos esta situación de crisis y sabemos que el consumo ha bajado en todos los sectores. Pero no es el caso esta empresa Interpack”, aseguró Ortiz. De hecho, El Grupo Zupan, al cual pertenecen ambas plantas matanceras, es una de las más importantes organizaciones de la industria del packaging en América Latina. Con marcas reconocidas a nivel mundial como clientes, la producción no está destinada sólo al mercado interno, sino a la exportación. Por este motivo, el argumento de la “crisis” no es válido para los sindicalistas. Con la determinación de finalizar las tareas de producción en Lomas del Mirador, los trabajadores despedidos iniciaron un reclamo vía judicial, exigiendo la reinstalación en sus puestos de trabajo, pero en la sede de Villa Luzuriaga.

“Entendemos que no se trata de la quiebra de la empresa y el trabajo esta”, manifestó el delegado. Al cierre de esta edición, los trabajadores habían participado de una audiencia en la Secretaria de Trabajo de la Nación. “La verdad es que le papel que cumplen es paupérrimo. Porque no fijan ninguna posición, ni siquiera han rechazado el cierre la planta que ha dejado a 40 personas sin empleo”, criticó Ortiz. Según contó el gremialista, desde la cartera de trabajo “no pidieron explicaciones” a los empresarios responsables de la decisión de dejar sin operar Interpack 1. “No tienen ninguna intención de negociar algo”, añadió el trabajador. En tanto, durante el encuentro, la empresa ratificó el cierre de la fábrica y se pauto una nueva audiencia. “No tenemos demasiadas expectativas”, lamentó Ortiz

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.