SERVICIO DEFICIENTE

Vecinos de Ciudad Evita advierten que accionarán legalmente contra Aysa

abril 23, 2019


Cansados de realizar reclamos formales ante la compañía proveedora del agua, sin tener respuesta alguna, los damnificados están decididos a avanzar en la Justicia. Aseguran que padecen baja presión, cortes sin aviso, turbiedad y presencia de óxido que mancha ropa y sanitarios.

Cansados de padecer el mal funcionamiento del suministro de agua, vecinos de Ciudad Evita decidieron unirse y realizar un reclamo en conjunto, que se suma a las diversas presentaciones que se efectuaron de manera individual. El lunes 8 de abril se llevó a cabo en el Club Güemes Junior de Ciudad Evita, una reunión de orientación a los vecinos sobre cómo realizar reclamos ante las empresas proveedoras de los servicios. Del encuentro participó Pedro Bussetti presidente de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO).“Hay una preocupación general de los vecinos sobre el aumento de las tarifas, pero el tema principal de la reunión fue la falta de agua.

Deuco nos acompañará en una presentación ante el Ente Regulador del Agua y Saneamiento (ERAS) que cuenta con un sector de defensa del consumidor”, explicó María Sagarra, una de las vecinas afectadas.Los vecinos ya han acercado sus reclamos ante dicho organismo. Uno en 2015, que fue respondida con la recomendación a los vecinos de poseer en sus domicilios “un tanque cisterna, una bomba elevadora y un tanque elevado”. Una siguiente presentación se realizó en 2018 que no obtuvo respuesta.

“Estamos buscando un abogado para accionar judicialmente iniciando una demanda por daños y perjuicios”.Buscando la manera de dar más fuerza al reclamo, a través de la plataforma change.org los damnificados iniciaron una campaña de recolección de firmas. “En Ciudad Evita, hay zonas donde la presión de agua es bajísima durante todo el año, dejando de ser una ineficiencia estacional propia del verano, para convertirse en permanente”, manifestaron en el escrito mediante el cual instan a la comunidad a que firme el petitorio cuyo destinario es el Ministerio de Energía. Allí también se explica que los vecinos padecen “la baja presión (de agua) durante todo el día y todo el año, cortes sin aviso, turbiedad y presencia de óxido que mancha ropa y sanitarios. Además del sarro que causa averías en los calefones y termo tanques”.Los reclamos ante la empresa proveedora del servicio, Aysa, se vienen realizando de manera colectiva desde el año 2015. El último escrito fue recepcionado por la firma hace poco más de un año. A estos se suman, las quejas presentadas por cortes de agua y baja presión de manera individual por los usurarios. En ambos casos, no obtuvieron respuesta.

El reclamo administrativo continuó ante la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires en mayo y agosto de 2018. “El acceso al agua fue declarado un derecho humano por varias organizaciones mundiales y en distintos países. En nuestro país, la prestación de este servicio está en manos privadas y desde que asumieron las autoridades del actual gobierno, aumentaron las tarifas de manera usuraria”, fustigó María Segarra.Frente a las fallas en el servicio de suministro de agua que lleva larga data, los vecinos exigen “10 metros de nivel pisométrico, como mínimo y flujo constante de agua durante las 24 hs y los 365 días del año en toda la localidad”.Los damnificados exigen, además, una indemnización por los daños ocasionados por la empresa, la compra de agua potable envasada cuando el servicio se interrumpe y reposición de calefones y termotanques dañados por la mala calidad del liquido.En el caso de no resolver el suministro en cantidad y calidad requeridas, exigen “la devolución de los importes de las facturas pagas por todos los vecinos en los términos establecidos por ley. Si asentamos precedentes, las empresas se verán obligadas a respetar el derecho de todos los usuarios del país”, aseguró Sagarra.

Problemas con el transporte

Los usuarios padecemos líneas de colectivos de frecuencias irregulares, vehículos en pésimo estado, antiguos, que se descomponen en los trayectos dejando a los pasajeros en la calle expuestos a la inseguridad hasta que llegue otra unidad tan mecánicamente desgastada y sucia como la anterior, para llegar a destino en forma retrasada”, describen los vecinos sobre el pésimo servicio del transporte público. Las líneas que tienen asignados los recorridos en la localidad son la 621 (ramal Ciudad Evita –Ramos Mejía), la 96 (ramal Mercado Central Y Constitución), la 86 (ramal González Catán – La Boca) y los servicios semi rápidos de las líneas 56 y 91. Los reclamos se iniciaron hace más de un año ante la Comisión Nacional de Transporte y a fines de marzo fueron notificados sobre una serie de acciones que se llevarán a cabo desde el organismo. Con relación a la inspección de frecuencias se realizó el seguimiento y procesamiento de la información por el Equipo Sistema Inteligente de Fiscalización (SIF) en relación a las frecuencias de las líneas y en el caso de incumplimientos “serán remitidos para su fiscalización”.Desde la cartera de Transporte también se solicitaron informes sobre el estado de las unidades en circulación y se insta a otras empresas a expedirse sobre su posible interés “por realizar alguna modificación de frecuencias y recorridos dada demanda del barrio”.“El reclamo por el transporte está encaminado, al menos burocráticamente. Pero aún no hemos visto mejoras, líneas nuevas ni ampliaciones de horarios, pero al menos están ocupándose”, remarcó Sagarra.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.