EL FIN DE LA FÁBRICA SUCHEN

“Esperamos que aparezca alguien que se haga cargo de la situación”

julio 16, 2019

Así lo manifestó una de las trabajadoras damnificadas por el cierre de la planta que funcionó en Rafael Castillo desde 1976 y en la que se producía la reconocida golosina “mielcitas”. Unas 100 mujeres, muchas de ellas sostén de hogar, se quedaron sin cobrar sueldos, aguinaldos e indemnizaciones. En tanto, se desconoce el paradero de los dueños de la empresa.

“Nuestra situación es compleja. Somos 101 trabajadores que quedamos en la calle, ya que nuestro empleador no vino más adeudando sueldos y aguinaldos, produjo un vaciamiento en la fábrica, dejándonos sin materia prima inclusive”, resumió Miriam, una de las damnificadas por el cierre de Suchen S.A., firma radicada en Rafael Castillo, La Matanza, desde 1976.

Las maniobras de vaciamiento comenzaron en noviembre de 2018, cuando sus dueños cambiaron la razón social de la empresa, de Suchen S.A. a Ateparece, presuntamente debido a la deuda acumulada con la AFIP por el incumplimiento de cargas sociales, entre otras cuestiones.

Según el relato de las trabajadoras, fue a partir de ese momento, que desde la empresa cesaron en la compra de materia prima y suspendieron la producción de girasol, de mielcitas y de los alfajores Suchen, en sus versiones triple y simple.

“Poco a poco se acumularon los servicios impagos y hace varios meses no se compraba materia prima. Por esto fuimos al Ministerio de Producción y Trabajo, donde tuvimos tres audiencias. En las primeras dos no se hizo nada; y en la última, el Ministerio le pidió a la empresa un informe sobre la situación”, contó Silvia Ayala, empleada de la firma y delegada.

“Ese día sólo estuvieron el abogado y el contador y después nos enteramos el porqué. Los dueños, Roberto y Maximiliano Duhalde, se habían fugado. Ahí, al revés de lo que necesitábamos, el Gobierno nos soltó la mano. ‘No podemos hacer nada’, nos dijeron”, continuó la trabajadora.

A la hora de cerrar la fábrica, la firma quedó adeudando salarios, aguinaldos y no realizó el pago de indemnizaciones por la pérdida de la fuente laboral. “Nuestra situación es muy compleja. Es muy triste que de un día para el otro este señor Roberto Duhalde y su hijo, Maximiliano Duhalde, las caras visibles dentro de la empresa y responsables de esta situación, no aparecieran más”, lamentó la trabajadora.

Contando sólo con el apoyo del Sindicato de Alimentos y sin respuesta de la Secretaría de Trabajo, las damnificadas están desesperadas. “Por el momento aguardamos a que alguien nos dé soluciones, que aparezca alguien que se haga cargo de la situación”, manifestó Miriam.

En tanto, Ayala expresó: “durante 20 años fui operaria en la empresa, además de ser delegada. Le dediqué casi la mitad de mi vida y hoy estoy absolutamente perdida, angustiada, dolida, al igual que otras 100 personas: la compañía acaba de cerrar, dejándonos en la calle, sin previo aviso, ni carta de despido, ni indemnización”.

Mujeres, sostén de familia

“Yo vivo con mis hijos y mi mamá. Mi familia depende de mí porque soy el sostén económico, si no trabajo mis hijos no comen. Y mi situación no es la excepción, hay muchas compañeras en la misma”, detalló Silvia Ayala.

En el mismo sentido, Miriam agregó: “hay chicas con varios hijos que alquilan, chicas con hijos con discapacidades, así como también chicas pacientes oncológicas”. Además la mujer añadió: “las necesidades no pueden esperar, hay que pagar cuentas, alquiler, y llevar la comida a nuestros hogares”.

Ante el desalentador panorama, las trabajadoras tomaron la fábrica de Rafael Castillo y establecieron guardias con el objetivo de evitar que se lleven la maquinaria del lugar. “Nuestra decisión colectiva es seguir adelante como sea, comprando la materia prima y pagando los servicios para continuar con la producción”.

Entre tanta angustia, las trabajadoras agradecieron el apoyo y ayuda que ofrecen los vecinos, que se acercan con donaciones. También destacaron las acciones llevadas a cabo por el secretario general de CGT La Matanza, Mario Ortiz, y la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio a cargo de Liliana Pintos, que proveyeron de mercadería a las 101 familias que se quedaron en la calle.

Proyecto de declaración

Legisladores del bloque del FPV-Unidad Ciudadana presentaron un proyecto de resolución ante la Cámara de Diputados de la Provincia, instando al gobierno de María Eugenia Vidal a que, desde el Ministerio de Trabajo, “intervenga de forma inmediata en el cierre de la empresa SUSCHEN SA y disponga de los instrumentos necesarios para que los trabajadores no sean despedido y dejados sin indemnizaciones”.

En el proyecto de declaración, los legisladores señalan que “el cierre de pequeñas y medianas empresas en todo el país, producto de la caída del consumo, la apertura de importaciones y los tarifazos han repercutido en las economías regionales de una manera nunca vista”.

“Todos los días  observamos como bajan sus persianas empresas y negocios barriales que no pudieron hacerle frente a los altos costos fijos de las respectivas actividad y la caída en la rentabilidad”, continúa el documento.

Además, el documento refiere que “a lo largo de cuatro décadas (la firma SUCHEN) sorteó todas las crisis económicas que afectaron al país desde 1976, pero no pudo con la devaluación, la caída de las ventas, las importaciones, los tarifazos de luz, gas y agua, entre otros servicios”.

En este sentido, desde el bloque opositor criticaron: “las políticas económicas agresivas aplicadas por este gobierno nacional encabezado por Mauricio Macri, tiraron por la borda 43 años de producción ininterrumpidas”.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.