PASO 2019

Son 12 las listas que competirán por la intendencia de La Matanza

julio 23, 2019

Fernando Espinoza lidera la única nómina con posibilidades de arrasar en las urnas. El ministro de Educación Alejandro Finocchiaro lleva la mochila de Mauricio Macri a cuestas. Cómo se conformaron las listas y quiénes serán los actores de reparto el 11 de agosto.

El peronismo logró juntar a casi todos en La Matanza y de esa manera se conformó una lista que buscará anular al gobierno nacional en las elecciones PASO del 11 de agosto próximo. Con el diputado nacional Fernando Espinoza como precandidato a intendente, el Frente de Todos lleva a varios pesos pesados en la lista de concejales. De la vereda de enfrente, la gente de Juntos por el Cambio intentará el menor porcentaje de vergüenza posible.
El senador Daniel Barrera encabeza la nómina de concejales del oficialismo local en un hecho que habla a las claras de cómo Espinoza puso toda la carne al asador en una pulseada en la que se juegan mucho más que puestos municipales. Barrera no sólo es hombre de confianza tanto para el diputado como para la intendenta Verónica Magario, sino que sirvió de fusible en los últimos meses cuando las diversas facciones del peronismo oficialista ensayaban una supuesta pelea. Por otro lado, cabe destacar que el primer precandidato a concejal fue mencionado varias veces como potencial jefe comunal de La Matanza.

La segunda en esa lista es la exdiputada y actual secretaria de Desarrollo Social Liliana Pintos, otra histórica dentro de la estructura oficialista que viene desde la época de Alberto Balestrini. La actual diputada Marisa Guerín -se la conoce así pero su nombre real es María Isabel- también forma parte de la nómina poniéndole el peso de la zona sur del distrito.

En la primera mitad el sindicalismo está representado por Alejandro Moreira (SATSAID), mientras que también integran la lista la secretaria de Cultura Silvia Francese -una de las funcionarias preferidas de Espinoza-, y Hugo Soraire y Delia Juárez por la zona de González Catán. La mosca en la leche en este caso la representa el líder del Sindicato de Camioneros de La Matanza Luis Velázquez, penúltimo como precandidato a concejal. De nulo trabajo territorial y sin estructura política, el hombre de Hugo Moyano en el distrito es visto por buena parte del gremialismo como un parásito del aparato sindical.

La lista del oficialismo matancero tiene además una locomotora que promete arrastrar hacia arriba: la precandidatura como vicegobernadora de la actual intendenta Verónica Magario. Acompañando en la fórmula a Axel Kicillof, la jefa comunal buscará recuperar el terreno político perdido luego del fallecimiento de Alberto Balestrini. De buena imagen hacia afuera y en la boleta que promete dar la gran batalla en octubre, Verónica Magario se perfila para reposicionar al distrito en un lugar de privilegio.

¿Contra quién?

El ministro de Educación Alejandro Finocchiaro fue el elegido por Mauricio Macri para competir como precandidato a intendente de La Matanza. De esta manera, Juntos por el Cambio terminó por cavar su propia tumba en el distrito más peronista de la provincia con un precandidato que no sólo no es conocido en este territorio sino que no cuenta con ningún tipo de trabajo político territorial.

El macrismo se juega el todo por el todo a la tarea que puedan haber desarrollado en los últimos años dos referentes locales: el primer precandidato a concejal Eduardo Creus y el fiel soldado de Elisa Carrió en el barrio La Juanita Héctor “Toti” Flores.

En el caso de Creus, la gobernadora María Eugenia Vidal lo sedujo con la facilitación de fondos económicos para su tarea política en la zona sur del distrito. “Lalo”, como lo conocen, fue integrante de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) de Juan Carlos Alderete y de manera sorpresiva terminó sellando un acuerdo con un espacio diametralmente opuesto a sus orígenes.

El resto de los precandidatos a concejales de Juntos por el Cambio son casi desconocidos en La Matanza, salvo el caso del penúltimo, Gustavo Ferragut, quien ya fue edil cuando era referente de Margarita Stolbizer, antes de ser expulsado de ese espacio.

En otra vereda se posicionó el eyectado de Cambiemos Miguel Saredi. Varias veces candidato a intendente por un sinfín de Partidos, el hombre de Puerto Madero es un asalariado político que esta vez se paró en la boleta de Roberto Lavagna como precandidato a vicegobernador bonaerense. Sin chances de ganar las elecciones, el hoy concejal de La Matanza armó dos listas para competir en las PASO dentro de ese sector. Una de las nóminas fue ideada por él llevando a Rodrigo Lasalle como primer precandidato a concejal (Ver aparte) y al empresario inmobiliario Arturo Ter Akopian peleando por la intendencia, esto último como clara apuesta a quién proveerá los fondos de la campaña local. La otra nómina fue orquestada por los dirigentes Abraham “Toto” Delgado y Juan Carlos Piriz, ambos socios de Saredi. El objetivo del tridente es claro: que tanto Roberto Lavagna como Juan Manuel Urtubey aseguren su bienestar económicos al menos por los próximos dos años.

El resto de las listas presentadas en La Matanza no tienen prácticamente ninguna chance real de dar pelea, mientras que el gran ausente en este 2019 será la Unión Cívica Radical, un Partido que fue manoseado por el macrismo durante los últimos cuatro años.

En este panorama, todo está dado para que el oficialismo liderado por Fernando Espinoza tenga amplias posibilidades de quedarse con, como mínimo, 10 de las 12 bancas que están en juego en el Concejo Deliberante. No sería arriesgado pensar que la lista del gobierno municipal puede plantar un tercer antecedente y obtener los 12 escaños en juego, tal cual lo hicieran en 2001 con Balestrini a la cabeza y en 2011 ya con Espinoza como intendente.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.