TRAS LAS PASO

Espinoza logró un resultado histórico y se metió en la negociación nacional

septiembre 24, 2019


Los números ubicaron al actual diputado en el podio como uno de los mejores resultados en la historia del peronismo matancero. Las urnas obligaron a que Fernando Espinoza se siente en la mesa de negociación nacional. En el plano local, revalidó su conducción y acumuló mayor poder.

Fernando Espinoza suele ser el nombre resistido fuera de los límites de La Matanza. En distritos vecinos, las primeras líneas del peronismo lo rechazan, siempre por lo bajo, y el último año pusieron todas sus fichas en la figura de la actual intendenta y candidata a vicegobernadora Verónica Magario. Sin embargo, el heredero de Alberto Balestrini volvió a poner “los patitos en fila” y metió una elección histórica que hoy lo ubica como el segundo intendente más votado en la historia del peronismo matancero.

En la tarde noche del 11 de agosto, ya se sabía que la diferencia entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio sería de al menos 40 puntos porque el color celeste se imponía al amarillo hasta en ciudades históricamente antiperonistas. Finalmente esos porcentajes fueron superados. Espinoza obtuvo en La Matanza un total de 499.595 votos superando por primera vez la barrera de los 400.000 y llegando al 64,48 por ciento de los sufragios. La elección más exitosa del peronismo oficialista había sido hasta ahora la de 2011 cuando el Frente Para la Victoria se quedó con el 60,56 por ciento de los votos.

Con estos nuevos resultados, Espinoza se subió a un podio que lo coloca junto al exintendente Francisco Larraza, un peronista que obtuvo el 69 por ciento de los votos en las elecciones de 1973. Con estos resultados, lo más probable es que el 27 de octubre próximo el actual diputado supere los 500.000 votos en su distrito convirtiéndose en intendente por cuarta vez.

¿Y ahora?

Mucho se habló del papel que jugó el peronismo local dentro del armado kirchnerista años atrás. Se vio cómo La Matanza fue políticamente ninguneada a la hora de “las conversaciones” y a Espinoza lo hicieron jugar una interna innecesaria en 2015.

Ya con Verónica Magario como intendenta, y él sin ningún cargo importante, se colocó como supla gobernante bajo el rótulo de asesor. En 2017 fue electo diputado nacional empero en ningún momento se corrió de los márgenes distritales.

“Nuestro conductor”, dijo Magario en cada acto en el que le tocó presentarlo y, aunque hubo movidas que intentaron suplantarlo en lo inmediato, su candidatura para tomar otra vez el mando local fue la gran apuesta que podía reafirmarlo como nunca en caso de que hiciera falta.

Así las cosas y con los resultados a la vista, el diputado es hoy uno de los hombres más fuertes del territorio bonaerense dentro del nuevo armado de gobierno que se negocia con las siglas del Frente de Todos.

No se puede pensar un gobierno sin la participación activa de Espinoza, esto al margen del lugar que ocupará Verónica Magario en la vicegobernación, de repetirse los resultados de agosto último.

El cargo que ocupará la actual intendenta no es lo más importante que le pasó al peronismo local. Aunque suene raro, los resultados de la elección en el distrito, el apoyo de un territorio grande como una provincia, es el mayor peso que puede tener hoy el oficialismo. Con o sin Magario en la vicegobernación, el poder territorial sería el mismo. Lo de la actual intendenta es, en todo caso, un merecido premio para un distrito que siempre dio muestras claras de lealtad hacia el kirchnerismo, hasta en sus peores momentos.

Fernando Espinoza selló fuerte los cimientos para una próxima gestión que puede ser más larga que cuatro años, ya quedó en la historia en cuanto a resultados; ahora queda en sus manos ser más de lo mismo o “regresar” mejorado, con una gestión de oídos y brazos abiertos, más cerca de lo barrial, más lejos de las luces y las escenografías.

El primer anuncio

El diputado nacional Fernando Espinoza aprovechó la presentación de su libro “10 años construyendo futuro” para hacer lo que sería su primer anuncio luego de las PASO. Al referirse a la construcción de la universidad, cuyo edificio se encuentra en González Catán y que el gobierno de Mauricio Macri no quiso inaugurar, el candidato a intendente afirmó que “poner en marcha esa sede universitaria será una de las primeras tareas que se van a coordinar con el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner”. Por otra parte, recordó: “Uno de los grandes orgullos que tenemos, es que cuando yo asumí, teníamos 3200 industrias en todo nuestro territorio y en 2015 llegamos a tener 7500. Por eso fuimos declarados por ley como la Capital Nacional del Trabajo y la Producción. Ahora con la crisis tenemos 7300 industrias, pero sabemos que desde diciembre se viene un nuevo gobierno que nos va a traer esperanza a todos los argentinos”.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.