PROYECTO SOLIDARIO

Internos de la Unidad 43 realizan juguetes para chicos con TEA

octubre 31, 2019


Para llevarlo a cabo articulan el trabajo con TGD Padres La Matanza, que brinda talleres informativos y de orientación para que los elementos confeccionados por los reclusos sean de real utilidad, ya que deben respetar parámetro muy específicos. Los mismos serán donados a familias de escasos recursos.

El pabellón 8 de la Unidad Carcelaria N.° 43 de González Catán es el escenario en el cual nació un proyecto de inclusión inédito en el Distrito. Por iniciativa de un interno, hoy se fabrican juguetes para chicos con trastorno del espectro autista (TEA) que serán donados a familias de escasos recursos.

La idea fue propuesta por Brian, uno de los internos que teniendo una amiga acompañante de chicos con TEA se interesó por la temática y se contactó con TGD Padres La Matanza, una organización de familias de chicos con TEA que desde hace 5 años trabaja por la inclusión.

“Todos nos pusimos a estudiar”, cuenta Javier Acosta, procurador judicial, sobre lo que sucedió una vez que se dio el visto bueno a la propuesta. Y es que para que los juegos y elementos sean de real utilidad, deben respetar parámetros muy específicos. Por este motivo, parte del proyecto es la realización de talleres informativos llevados adelante por las familias de TGD Padres La Matanza.

Durante el primer encuentro se charló con los internos sobre las características del TEA y de qué manera se logra incentivar y estimular el juego en ellos, además de los objetivos de aprendizaje de cada actividad y elemento que utilicen. “Estos talleres son necesarios para pulir estos conocimientos y dar herramientas para que los elementos que se construyen, sirvan”, remarcó Acosta. El próximo se realizará el 6 de noviembre.

Vera Vera, integrante TGD destacó los chicos con TEA y los internos de la unidad carcelaria tienen algo en común: “Son poblaciones que están excluidas. No hay interés por parte de la sociedad por saber qué sienten, qué necesitan, cuáles son sus proyectos de vida. Este muy bueno haber encontrado un punto de encuentro”.

Para las familias de chicos con trastorno del espectro autista, el proyecto “supera todo tipo de obstáculo; desde los concretos, como las rejas de la cárcel, hasta los abstractos y a veces más complejos como los prejuicios”.

En este sentido, Javier Acosta manifestó: “Tratamos de darle otra impronta a lo que es la cárcel, que la sociedad vea que en un lugar que de manera prejuiciosa se cree que solo sirve para guardar gente y que nadie la vea, se pueden hacer cosas hermosas”.

La importancia del juego en personas TEA

La utilización de elementos de juego y comunicación son fundamentales para el desarrollo personal de chicos con TEA. “Parte de su tratamiento tiene relación directa con el uso diario de materiales como comunicadores, agendas, libros sensoriales, juegos de mesa, secuenciadores, materiales lúdicos para desarrollar la teoría de la mente, atención conjunta y planificación”, explicaron desde TGD Padres La Matanza.

Este tipo de material suele tener un costo elevado y son muchas familias que no pueden acceder a los mismos. “Poder hacer de nexo entre los internos y quienes reciban estos juguetes, es un orgullo”, manifestó Vera.

Los elementos confeccionados por los internos se realizan con materiales reciclables y donaciones del personal del servicio penitenciario, familiares y otras dependencias del poder judicial. “De a poco vamos sumando gente al proyecto”, contó Acosta. Del taller participan 30 personas y otras 30 están en lista de espera. Mientras les llega el momento de poner manos a la obra, se van informando sobre el trastorno del espectro autista y cómo será el trabajo en el taller.

De la cárcel a la sociedad

“La idea es que esto continúe, no solo en esta unidad sino que se replique en otras”, remarcó el procurador judicial, que además contó que dentro de la Unidad Carcelaria N.° 43 se llevan adelante distintos programas de características similares: “Hay un taller de fabricación de mesas y sillas para jardines y comedores y otro en el cual también se arreglan televisores que son donados a comedores infantiles”.
“Hay mucha ayuda que sale desde la cárcel a la sociedad y de esta manera, ellos se sienten dignificados”, destacó Javier Acosta, que en el mismo sentido agregó: “Lo que tratamos de hacer es implementar estos programas en todos los pabellones, para que los internos tengan actividades y puedan, en un futuro, reinsertarse en la sociedad”.
El proyecto de articulación con TGD Padres La Matanza surgió en el contexto de una mesa de trabajo de la que forman parte las autoridades del penal y los internos. La propuesta fue aceptada inmediatamente y, para el procurador judicial, este aspecto es primordial.
“Tenemos un excelente equipo de trabajo. Cuando se logra eso no hay nada que no pueda realizarse”, expresó. Desde la agrupación de familias de personas con TEA destacaron predisposición y apertura de las autoridades del servicio penitenciario que forman parte del proyecto: Gustavo Ramírez, Cristian Machado, Guillermo Krell, Darío Leal, Mauricio Cerdera, Javier Acosta y Eduardo Machado.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.