INCENDIO EN LA APDH

“Nos sentimos fortalecidos y fuertes para mirar hacia adelante”

noviembre 21, 2019


Tras el siniestro intencional que destruyó las instalaciones de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos ubicada en San Justo, las muestras de apoyo y solidaridad se replicaron incesantemente. Sin datos sobre quién o quiénes son los responsables, desde el organismo señalaron que tienen “varios frentes abiertos” y esperan el avance de la investigación.

En la noche del domingo 3 de noviembre un incendio intencional arrasó con la sede de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Matanza, que funcionaba en un espacio recuperado por el organismo hace cinco años en Esnaola 3870, en la localidad de San Justo. Pegado a la vía del ferrocarril Roca, el lugar era un basural. Una vez saneado, allí colocaron una primera casilla y luego otra fue donada por la fundación Techo Argentina, en la cual atendían los casos de vulneración de derechos humanos.

“De todo lo logrado hasta el momento no quedó nada, el fuego se llevó todo: mobiliario, archivos, papeles, cuadros, recuerdos. El afecto, la indignación y el estado de alerta de todo lo recibido nos ayuda a tomar dimensión de la gravedad de los hechos”, manifestaron desde el organismo a través de un comunicado.

“Entendemos que esto accidental no fue. Sería irresponsable decir o especular sobre quiénes son los responsables porque esto está enmarcado en la vía judicial y esperamos ese proceso para dar esa información”, señalo Miguel Meira, miembro del organismo.

Asimismo, remarcó que la APDH local “tiene muchos frentes abiertos no solo a nivel municipal sino en los ámbitos provincial y nacional” y entienden que detrás de eso “no hay solo maldad sino la intención de generar un daño profundo que genere miedo, dolor y tristeza”.

La investigación está a cargo de la fiscal Andrea Verónica Palin de la UFI N.° 9 de La Matanza.

“Compañeros no permitamos que este hecho quede en la impunidad, nuestras premisas en la lucha cotidiana es justamente no naturalizar ninguna injusticia. Este ataque feroz es un ataque a los colectivos sociales que pelean cada uno desde su lugar para transformar la realidad”, pidieron desde el organismo a través de un comunicado.

Las amenazas y ataques al organismo se vienen multiplicando desde el año 2014: amenazas telefónicas, con armas de fuego, mensajes mafiosos y daños materiales simultáneos a vehículos de integrantes de la APDH local. Todas las denuncias que se realizaron por cada hecho puntual, que son 15 causas en total, fueron archivadas sin que la Justicia brinde ningún tipo de respuesta.

“Entendemos que es muy grave lo que pasa con el Poder Judicial, continuamente lo denunciamos y creemos que esto tiene que ver con el valor que se le dan a los derechos humanos desde el 2015 para acá, calificados como un ‘curro’ desde el gobierno nacional”, remarcó Meira.

Verónica Magario, intendenta de La Matanza y vicegobernadora electa de la provincia de Buenos Aires, recibió a miembros de la APDH local unos días después del incendio. La reunión fue impulsada por la Mesa Nacional de Organismos de Derechos Humanos y gestionada en parte por Lidia Estela Mercedes Miy Uranga, más conocida como Taty Almeida, miembro de las Madres de Plaza de Mayo, línea fundadora.

“Fue un encuentro muy positivo. Esperamos que a partir de aquí haya otro tipo de construcción entre el Municipio (de La Matanza) y nuestro organismo”, dijo Meira. Durante el encuentro, la intendenta se comprometió a “colaborar con la reparación del espacio y con la seguridad de la zona con cámaras de seguridad y la erradicación del basural, instando a las fábricas que tiran allí la basura a que dejen de hacerlo”, informaron desde la APDH local.

Apenas unos días antes del incendio, desde la Asamblea habían dado a conocer una situación que los afectaba y se repetía durante los fines de semana: personas en situación de calle violentaban una de las casillas para pasar allí la noche. Pedían entonces, la intervención de Estado en todos sus niveles para resolver falta de acceso a la vivienda. Esta problemática también fue tratada durante el encuentro. “Es una cuestión compleja que necesita un abordaje integral”, sentenciaron.

En este punto, desde el Ejecutivo municipal aseguraron que trabajarán en una política de inclusión junto a otras organizaciones -como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP)- con las personas que están en situación de pobreza y trabajan desde la recolección de basura.

“Esperamos seguir en diálogo con las autoridades para mantener estos temas en la agenda local, que son parte de los flagelos que denuncian de lunes a domingo cientos de vecinos en nuestra organización”, señalaron desde la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Matanza.

“Resistencia permanente»

Pablo Pimentel, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza, calificó el incendio intencional en la sede de la APDH como “una crónica anunciada” debido a las amenazas y ataques recibidos durante los años.

Según Pimentel, la situación se tornó más grave con el acompañamiento del organismo a las causad de Gabriel Blanco en 2015 y de Luciano Arruga en 2009. “Fue gravísimo, denunciamos que nuestras vidas estaban en riesgo por gritar y exponer al poder nefasto de la Bonaerense que maneja el delito”, aseguró.

Más allá de las pérdidas materiales provocadas por el siniestro, Pimentel lamentó que cada denuncia realizada quede archivada de manera inmediata. “Si eso le pasa a la APDH, que dicen que es legitimada y respetada, imagínense lo que vive cotidianamente la gente que gasta lo poco que tiene para acercarse y se va sin respuestas. Eso es más grave que cualquier incendio”, lamentó

Mientras tanto la atención al público se estará realizando de 18 a 19.30 horas de manera provisoria en la sede de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) La Matanza, ubicado en Florencia Varela 2481, San Justo, en tanto para volver al espacio que les pertenece inmediatamente comenzaron las jornadas de trabajo que se llevan a cabo los días sábados.

Para la reconstrucción de la sede se necesita de todo, desde andamios hasta ladrillos, palas, rastrillos, escobas, escobas de alambre, bolsas de cemento, bolsas de cal, cucharas de albañil, baldes de albañil, sogas, martillo, masa y clavos hasta elementos para la instalaciones de agua, electricidad y trabajos de jardinería.

El objetivo es llegar a fin de año con un nuevo espacio físico, con su respectivo cerramiento para garantizar la seguridad. Todo parece posible teniendo en cuenta las infinitas muestras de apoyo y solidaridad recibidas por el organismo.
“Nos sentimos fortalecidos y fuertes para mirar hacia adelante. No teníamos magnitud de lo que representa la APDH de La Matanza”, aseguran.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.