DENUNCIA LA INACCIÓN DEL ESTADO

Preocupación por la destrucción de patrimonio cultural en Ciudad Evita

noviembre 21, 2019


Se trata de Tres Ombúes, un sitio sagrado de la cultura querandí, ubicado en un predio que pertenece al Estado y sobre el cual avanzó la construcción ilegal de viviendas. A pesar de estar protegido por ley y una orden judicial que prohíbe que se continúe edificando en el lugar, los lotes se siguen vendiendo y las obras no cesan.

Hace un año, desde el Colectivo Tres Ombúes denunciaban y lamentaban la destrucción del sitio sagrado Querandí, yacimiento arqueológico de Ciudad Evita, que se encuentra en tierras que pertenecen a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (ABBE) y que están judicializadas tras haber sido explotadas para negocios inmobiliarios de manera ilegal.

Si bien en agosto último el Juzgado N.° 1 de Morón emitió una orden de no innovar, las construcciones continúan mientras la causa está estancada. “Para nosotros es preocupante que no haya habido avances y el desinterés del Estado que no nos tomó en serio”, lamentó Valentín Callamullo, miembro del Colectivo Tres Ombúes que brega por la preservación, y ahora recuperación del espacio.

El sitio cuenta con la protección de la ordenanza municipal 10146, que lo declara “Lugar Histórico Municipal”, el decreto 1110 de 1997, que implica lo mismo a nivel nacional y por la ley 25743 que protege todo patrimonio arqueológico y paleontológico sobre suelo argentino.

Ubicado en la intersección de la ruta 4 y autopista Ricchieri, allí se han hallado piezas pertenecientes a las culturas cazadoras y recolectoras que habitaban el área desde miles de años antes de la llegada de los españoles.
Con el trabajo de especialistas, se recuperaron restos de cerámicas y piezas de alfarería, herramientas y huesos. Pero no solo se trata de piezas de valor arqueológico, sino que el distrito debe su nombre a la matanza de indios querandíes, que ocurrió durante la defensa del territorio en el marco de la invasión española.

“El lugar fue destruido y el Estado no hizo nada”, remarcó Callamullo. El lugar más emblemático del yacimiento arqueológico eran tres ombúes que tenían más de cien años y arrancados de raíz, atropellando por completo las normativas que lo protegían. De hecho, en el lugar exacto en el que se erigían los tres ombúes, hoy hay entre 6 y 10 casas construidas.

Si bien los miembros de Tres Ombúes fueron aceptados como terceros interesados en la causa que el Estado le inició a Isabel Carballo por usurpar, lotear y vender terrenos pertenecientes a la ABBE, nada pueden hacer para cuidar lo que quedó o comenzar la restauración del lugar. “No podemos ingresar al espacio porque nos repelen de manera violenta”, contó Valentin.

 

La apropiación

Pero ¿cómo llegó Isabel Carballo a manejar 100 hectáreas que son administradas por el Estado? La mujer es hija de un tambero que tenía esas tierras a cuidado. Cuando su padre muere, comenzó a realizar gestiones para hacer uso del derecho de usucapión a través del cual a quien poseyó un terreno, una casa o un departamento durante cierto tiempo establecido por la ley se le otorga la titularidad del mismo.

“La lógica dice que este derecho debería corresponder en una porción de tierra para aquel que no tiene adonde vivir pero esta mujer quiere las 100 hectáreas que componen el predio”, explicó Callamullo.
Sin que la Justicia se expida, Carballo se asocia con Rolando Pardo con quien comienzan a lotear y vender los terrenos de manera ilegal a miembros de la colectividad boliviana.

“¿Es esto solo desidia y desconocimiento? ¿Estamos frente a un estado bobo que no puede contra dos personas o es un Estado eurocentrista que prefiere que estos espacios desaparezcan?”, cuestionan desde el Colectivo Tres Ombúes.

Según contó Callamullo, en los gobiernos de la provincia de Buenos Aires y Nación “las puertas están cerradas” y aspiran a que con el inminente recambio político “haya una mayor sensibilidad”.

En este sentido, el joven añadió: “Esperamos que asuman funcionarios que estén a la altura y atiendan nuestro reclamo. Nosotros queremos el sitio arqueológico, que es una porción pequeña dentro del enorme predio y que ha sido destruido”. Son cientos las familias que caen en la estafa de Carballo y Pardo, desesperados por tener un lugar en el cual vivir.

“Entendemos que el canal correcto es que estas personas realicen la denuncia y que la Justicia resuelva”, señaló Valentín, al tiempo que aclaró: “No compartimos la postura intolerante de algunos vecinos de Ciudad Evita que plantean ‘barrer con todo’. Nosotros respetamos los derechos de todos”.

Frente a una Justicia ineficiente, los lotes se siguen vendiendo y las edificaciones no cesan. Desde el Colectivo Tres Ombúes denuncian que “ingresan de manera constante materiales de construcción con la complicidad del personal de Gendarmería nacional que debe resguardar el lugar”.

Que el yacimiento arqueológico es patrimonio histórico y cultural no es debatible pero, aún protegido por ley, lo han destrozado. “Es un crimen a la historia y a la memoria del patrimonio matancero. Y el Estado en general no se ha escandalizado”, criticó Callamullo.

Y agregó: “Pardo y Carballo han sido astutos y alguna banca deben tener. Allí hay un negocio inmobiliario millonario”

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.