ONU

Francisco y Ban Ki-Moon analizaron la situación en Siria y Corea

abril 9, 2013

El papa recibió esta mañana en audiencia al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con quien analizó la «grave emergencia humanitaria» en Siria y la situación en Corea.


Según el titular de la ONU, hay «ideas y objetivos comunes» entre la Santa Sede y la organización, y remarcó que fue «un gran honor» reunirse con el papa, «uno de los líderes espirituales del mundo».

La oficina de prensa de la Santa Sede informó que el papa Jorge Bergoglio recibió esta mañana en su estudio privado a Ban, quien concurrió al encuentro junto a una comitiva de doce personas, entre ellas la responsable del plan para el desarme.

En el encuentro, que se extendió durante 20 minutos, analizaron la «grave emergencia humanitaria» en Siria y la situación en la península coreana, según consignan despachos de las agencias EFE y ANSA.

También hablaron sobre la situación en Africa, «donde la paz y la estabilidad están amenazadas», y sobre la problemática de la trata de personas; en especial de mujeres, así como de la situación de los refugiados y de los emigrantes.

Al término del encuentro, Ban dijo que Francisco es «un hombre de paz, una voz para quien no tiene voz» y expresó sentirse «confortado del compromiso del papa en la construcción de puentes entre las diversas comunidades religiosas», base para el desarrollo de «inclusión, diálogo, tolerancia y paz».

«Francisco habla en voz alta de su compromiso por los pobres, de su pasión y compasión para mejorar la condición humana», aseveró el titular de la ONU y contó que en el encuentro hablaron sobre «la necesidad de dar pasos adelante sobre temas de la justicia social y de acelerar el trabajo para alcanzar los Objetivos del Milenio».

Por su parte, el papa recordó también la «contribución de la iglesia católica, a partir de su identidad y con los medios que le son propios, en favor de la dignidad humana integral y por la promoción de una cultura del encuentro que contribuya a los más altos fines institucionales de la organización».

Al término del encuentro hubo intercambio de regalos: Ban ki-Moon le regaló al papa un libro con tapa azul y el emblema de la ONU en oro, con la Carta de las Naciones Unidas en seis idiomas, mientras que el argentino le dio un cuadro-mosaico de Roma y le entregó algunos rosarios.

Por su parte, Ban ki-Moon invitó a Francisco a las Naciones Unidas, según precisó el director de la sala de prensa vaticana, el padre Federico Lombardi, aunque fue una invitación verbal que aún no fue formalizada por escrito.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.