INFORME

La APDH presentó un informe sobre la falta de acceso a agua potable en barrios de La Matanza

junio 4, 2020

El relevamiento fue realizado en el marco de la campaña humanitaria que la organización realiza desde el inicio de la pandemia. “El objetivo es visibilizar la problemática que tienen muchos de los barrios populares para poder cumplir con las normas higiénicas y prevenir los contagios por COVID-19 en pleno aislamiento social”, señalaron.

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza dio a conocer un informe sobre la falta de acceso a agua potable en barrios populares del distrito. El relevamiento fue realizado en el marco de la campaña humanitaria que la organización realiza desde el inicio de la pandemia.

Los datos relevados corresponden a los meses de abril y mayo. “El objetivo es visibilizar la problemática que tienen muchos de los barrios populares para poder cumplir con las normas higiénicas y prevenir los contagios por Covid-19 en pleno aislamiento social”, explicaron desde el organismo.

Una de las situaciones más extremas se vive en el barrio Las Casitas de González Catán en el cual viven unas 5000 personas. Allí la falta de agua es total desde hace 11 días sin que ninguna autoridad brinde ninguna solución al respecto.

Desde la APDH trazan un paralelismo con la situación que se vivió en la Villa 31 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Allí durante 12 días no hubo suministro de agua lo que derivó en un crecimiento exponencial de casos de COVID-19.

“Ya conocimos el caso de Ramona, vecina de la Villa 31, que murió por falta de asistencia, falta de cuidado y no haber sido escuchada a tiempo”, remarcaron, al tiempo que advirtieron que la misma situación se está viviendo muchos barrios de La Matanza.

La falta de agua se registra también en el barrio 17 de Septiembre de González Catán, allí viven 450 Familias que se establecieron en un predio ubicado en la ruta 1001 y la calle Atalco a principios del 2019.

“Nunca contaron con servicio ni de camiones de asistencias de la empresa AySA. Hay perforaciones hechas por los vecinos que no garantizan la seguridad del agua”, detalla el documento presentado por la APDH local.

En el barrio 22 de Enero de Ciudad Evita se abastecen de una pequeña red comunitaria sin presión suficiente, que no llega a todas las viviendas. En el lugar viven unas 90 familias y no cuentan con asistencia de camiones de agua.

La situación en el barrio Puerta de Hierro, también de Ciudad Evita, se remonta a 20 años atrás. “Las tiras que van desde la 1 a la 14, con 16 casas cada una, donde habitan más de una familia, no tienen agua segura”, revelaron desde el organismo.

Allí, las familias se abastecen con perforaciones hechas en las casas debido a que la bomba que la enviaba al tanque de almacenamiento comunitario dejó de funcionar y nunca fue reparada.

Un tanque comunitario con una bomba que toma agua de un pozo de captación, es la única fuente de acceso al agua en el barrio San Cayetano de Rafael Castillo. Para no forzarla, en el lugar de designan horario para su funcionamiento.

Ver el vídeo 

Como hay casas que no cuentan con tanque de almacenamiento cuando la bomba no funciona, por cuidado, no tienen agua. En la zona viven 2800 personas.

Conformado hace 5 años, en el barrio 9 de Mayo viven 700 familias y directamente no cuentan con servicio de agua. La misma situación se replica en el barrio El Trébol. Ambos se encuentran también en Rafael Castillo.

En Virrey del Pino la falta de acceso a una fuente de agua afecta a más de 10 mil personas. Los barrios Padre Carlos Mugica, Roberto Arlt, Rodolfo Kush, Areco y Arturo Jauretche “tienen pozo de captación de agua y plantas de tratamientos de líquidos cloacales. El problema es que desde hace mucho tiempo el agua no es potable por contaminación”, indica el documento difundido por la organización.

Según el mismo informe, “las plantas de tratamiento de crudos no cuentan con un mantenimiento programado y colapsan vertiendo el crudo a las calles contaminando las napas” por lo que hay que limitar el uso de la bomba para que no colapse.

“El mantenimiento lo hace el municipio pero hoy no es suficiente. Cabe aclarar que son propiedad del Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires”, agrega el documento.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.