INFORME: LA DEUDA PENDIENTE

Hospitales colapsados y salud primaria en decadencia

abril 12, 2012

 

La Matanza tiene un sistema expulsivo, del que los pacientes emigran de institución en institución, en búsqueda de ude la salud coinciden en que peligra la correcta atención hacia el sector materno-infantil. Acusan al Municipio de desarticular las salas de atención primaria y provocar congestión en los hospitales.

Por Ángela Tobar
atobar@periodicosic.com.ar

Profesionales de la salud coincidieron en que no existe una atención sanitaria preparada en La Matanza para asistir la gran demanda de pacientes, se dejó en claro que el origen del colapso de los hospitales y la creación de un cuello de botella en las guardias se debe a la “desarticulación sistemática” de las salas de salud dentro de los barrios y a la falta de prevención de enfermedades.

La preocupación actual se centra en la atención pediátrica y de maternidad que se ven perjudicadas, ante la falta de guardias en las postas barriales y al encontrarse los hospitales diezmados por la falta de personal, de insumos, con salas de neonatología cerradas y guardias abarrotadas.

Dentro de los barrios, el sistema de atención primaria se está quedando sin personal, los pacientes que portan alguna dolencia que no es de complejidad, pero que debe ser atendida, están desamparados por la falta de inversión municipal, y ese paciente termina en la sala de guardia de algún hospital entregado al sistema de largas horas de espera o decide movilizarse a algún nosocomio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Patricia Suar, titular de la Asociación Profesionales de la Salud local, remarcó en diálogo con S!C que existen “muchas salitas que están funcionando mal por todos los incumplimientos que tenemos con la carrera municipal, los sueldos han quedado bajos, no se cumple con los llamados a concurso y hubo una renuncia masiva de muchos profesionales y médicos”.

Este escenario también perjudica al personal médico de los hospitales que en teoría deberían atender solamente los casos crónicos, complejos quirúrgicos y por la falta de una atención primaria activa, terminan atendiendo la demanda cotidiana, sobrecargando su responsabilidad.

El secretario de la APS local y médico de la sala de Oro Verde, Pedro Zamparolo, relató que “el panorama de crisis lo venimos denunciando desde hace años planteamos que hay un colapso sanitario y que es un desastre el sistema de salud. En las maternidades no se cuenta con los médicos especialistas en neonatología, en pediatría. Tuvimos un éxodo en el que los profesionales buscaron otro lugar en el que corrían menos riesgo y cobraban más”.

Zamparolo también advirtió acerca de las limitaciones con las que se trabajan dentro de las salas, en las que la mayoría no cuenta con las especialidades básicas, mínimas y cumplen horarios muy limitados.
“Hay muchísimos cierres de guardias nocturnas y eso se notó mucho en los últimos seis meses, es la primera vez que la crisis obliga a cerrar guardias”, aclaró. En el tema de la atención materno-infantil opinó que se realiza de manera “parcial” y alegó que muchas parturientas deciden dar a luz en hospitales porteños, “para buscar una atención de calidad”.

Finalmente, comparó la característica de los partos dentro de los nosocomios, con la calidad de un parto en la calle o comisaría, “lo que trae como consecuencia que toda emergencia se complique”.

Niños sin control

Mientras que el sector infantil sufre las consecuencias de esta problemática porque, según detalló Suar, “al perderse la atención primaria, desaparecen los controles pediátricos. Los padres llevan a sus hijos de guardia en guardia y entonces nadie le mira la columna, nadie le mira los pies, nadie le pide un estudio de control de anemia, se maneja la urgencia, se maneja el catarro y está faltando el control pediátrico. Eso es muy grave porque se traduce en más enfermedades, un chico no controlado se enferma cada vez más y más grave”.

Por su parte Ricardo Schiro, secretario general de la Asociación de Profesionales del Simplemente Evita sostuvo que “existe una política general de destruir la atención primaria y esa falta de asistencia se nota en la demanda creciente que se vive en las guardias de los hospitales”.

Ese colapso de gente que no encuentra respuesta en las postas sanitarias de sus barrios se ve agravado por la situación que vive el personal médico que está diezmado por el faltante de profesionales y por las condiciones paupérrimas en las que deben ejercer la medicina.
La falta de especialistas, entre ellos, pediatras, ginecólogos, médicos clínicos, escasez de insumos básicos, salas de internación y neonatología cerradas, falta de personal para cubrir las guardias, las urgencias y un sistema de traslados que no funciona, son algunas de las problemáticas con las que se encuentran inmersos pacientes y médicos.

“Antes, lo que se atendía en las salas ya no es posible y la gente debe moverse a los hospitales y esperar durante horas para ser atendidos, y viene el invierno y eso va a ser más problemáticos para ellos y para nosotros. Desde el Ejecutivo municipal se debería aceptar que cuando las salas funcionan, el paciente está más contenido, mejor controlado”, reflexionó Suar.

Schiro insistió que La Matanza tiene una “gran deuda con la maternidad y el infante”, desde el nosocomio en el que ejerce encuentran gran resistencia a la hora de trasladar algún neonato o parturienta debido a que “no funciona el sistema de derivación y que el materno infantil Equiza tiene problemas en el sector de internación por falta de médicos y en el del Niño de San Justo recaen casi todas las derivaciones pero tenemos casi una hora de viaje hasta allí y el tiempo es clave en las urgencias”.

“Se percibe una falta de preocupación en la atención primaria y todo lo que tiene que ver con el control de los niños y los embarazos, hay una política general de destruir este nivel de atención y dejar toda la responsabilidad en otros sectores”, sentenció.

Finalmente, analizó que “hay mucho déficit en lo que comprende la atención materno infantil porque en todos lados faltan neonatólogos, médicos de guardia de todas las especialidades, consultorios, el servicio pediatría esta desarmado”.

Néstor Olivieri, médico desde hace 25 años en salas de salud Oro Verde de Virrey del Pino y María Elena de Gregorio de Laferrere aseguró que “en La Matanza es muy notorio cómo se está destruyendo la salud pública hay dos ejemplos grandes, primero el gran deterioro de los hospitales que están sin personal y las salas de salud primaria que ya casi no tienen guardias, y muchas no funcionan los días domingos. En la posta de Isidro Casanova, de 17 médicos que habían, quedaron solo dos”.

“Existe una desidia por parte de la política municipal que hace que la salud pública esté cada vez peor, no solo en el tema del personal sino en los insumos, es difícil que una sala pueda realizar una radiografía, un electrocardiograma, porque no contamos con esa tecnología. La salud no está a la altura de las necesidades de la población. En general las salas están vacías de pacientes porque no confían en el servicio que se les ofrece. Hay una atención sanitaria devaluada y el trabajo que debe emprender el Municipio es el de devolverles la confianza a los pacientes con hechos”, criticó.

En esta línea agregó que “muchas salas están abiertas por el esfuerzo de los vecinos y profesionales que pelean para que no se cierren. Hasta ahora no se ve el refuerzo del ejecutivo por mejorar la situación de las salas de salud, no se visualiza esa intención”.

También, Reinaldo Saccone, presidente de la Asociación de Profesionales del Hospital Paroissien de La Matanza, coincidió con sus colegas al opinar que “se nota una desactivación de las salas de salud, en las que existe un sueldo magro, malas condiciones de trabajo”.

Más adelante ilustró que en sus consultas realiza un relevamiento de los pacientes y les pregunta el por qué asisten al hospital y no a la sala de salud de su barrio, según comentó el médico “las personas prefieren no ir a las salas del barrio porque saben que no van a tener atención o porque va a estar cerrada y deciden esperar horas en los hospitales hasta ser atendidos”.

Saccone analizó que una solución sería la de encontrar una “articulación” entre la atención primaria y la hospitalaria porque “los hospitales deben trabajar en consonancia con el primer nivel de atención. Tienen que estar relacionados”.

El caso que no debe volver a repetirse

Ruth del Valle (18) transitaba su sexto mes de embarazo cuando debido a fuertes dolores debió ser atendida en la guardia del Hospital Materno Infantil Equiza, de la localidad de González Catán.

Una vez que ingresó al centro asistencial, según consta en la causa, la joven fue desatendida y los familiares aseguran que “la tardanza en el traslado hacia la Clínica privada San Mauricio” fue el detonante que derivó con la muerte del bebé (quién se llamaba Benjamín) y un día después, el de la madre.

En este contexto Patricia Suar alertó que continúa el peligro latente de que esta situación se repita, “hay muchos lugares en que la guardia se sostiene con pocos médicos el cansancio es terrible, una guardia para un clínico solo es inhumano y como las salas de salud no funcionan va todo al hospital, al Equiza, al Germani o del Niño. En los hospitales la demanda es tanta que no se puede parar para comer ni dormir, entonces el profesional se encuentra con el hecho de sentirse solo en una urgencia y se corre el riesgo de que la verdadera urgencia, se convierta en un problema porque se sabe que en estas condiciones no se puede solucionar de manera correcta”.

El caso de Ruth reveló la descoordinación que existe con las derivaciones y las pésimas condiciones en las que trabajan los médicos. “Hay que asumir las responsabilidades ese caso dejó en claro lo mal que estamos trabajando y lo mal que funciona la red de derivación en todo el Municipio”, analizó la sindicalista.

Mientras que Pedro Zamparolo, secretario General de la APS local alertó a S!C que en las actuales condiciones en que se encuentra la atención del sistema de salud en el Distrito “es de sorprenderse que no hayan existido más casos como los de Ruth del Valle”.

“Es difícil entender que con estas carencias, con la maternidad del Policlínico cerrada hace unos años no hayamos tenido más casos como el de esta joven madre”, consideró.

strong>Grosso aseguró que “con el nuevo acuerdo salarial las cosas mejorarán”

El Secretario de Salud de La Matanza, Francisco Grosso explicó en diálogo con S!C que el deber de mejorar la salud dentro del partido de La Matanza “es de todos”. “Entre todos debemos transformar la salud pública, no se trata solo del Secretario, del Intendente (Fernando Espinoza) o de los profesionales médicos, todos debemos tener voluntad de mejorar”.

En una conversación con S!C, el nuevo titular del área de Salud analizó la situación de las postas sanitarias y rescató el acuerdo salarial al que se llegó con el sector gremial.

Según indicó con este aumento de bolsillo los profesionales “encontrarán más atractivo el trabajo dentro del Distrito y se mejorarán algunas cuestiones”.

Aunque sostuvo que la falta de especialistas es una problemática que no solo aqueja a La Matanza, sino a todo el país, en está línea reconoció que los “sueldos no eran los mejores pero con esta nueva medida que se tomó desde el Ejecutivo local los médicos trabajarán en mejores condiciones”.

Con respecto a las salas de salud barriales, aseguró que la intención de la cartera que representa es el de “fortalecer” ese servicio aunque admitió que “en algunas zonas se ha reducido el horario y tienen dos o tres días de atención, si habría más médicos seria distinta la historia”.

“El objetivo es fortalecer el sistema primario, el segundo nivel de los grandes hospitales deberían ser todos de atención provincial y el primer nivel estar a cargo de los municipios”, consideró.

Luego desglosó que para mejorar “es necesario tener más médicos y ese es un trabajo en conjunto, hay unidades sanitarias que son excelentes y están trabajando muy bien, hay que destacar lo positivo también. Hay cosas que nos faltan pero vamos a tratar de resolverlo entre todos soy un apasionado de esto, recorro los hospitales y veo la necesidad y tratamos con los medios que contamos resolver la situación”.

Con respecto al cierre de la maternidad en el Policlínico de San Justo informó que se está analizando “el futuro del Policlínico, porque estamos tratando las posibilidades ciertas de la reconversión”.

“Tenemos que readecuar a ver qué funcionalidad debe tener el Policlínico. Si sirve para maternidad se reabrirá, sino se deberá ver para qué sirve. Provincia y Municipio están al unísono para ver la viabilidad y factibilidad de ese servicio”.

Finalmente, destacó que la Secretaría de Salud “ha tomado una nueva modalidad de trabajo, visito todos los días centro de salud y hospitales, mensualmente nos movilizamos y nos reunimos con jefes de servicios, profesionales y analizamos la situación de cada lugar en busca de una solución efectiva para todos”.

Nacimientos en números

“En el Germani de Laferrere hace cinco años atrás se registraban tres mil partos al año y en el 2011 no llegó a 500, por falta de obstetras, neonatólogos, no hay guardias todos los días y las madres deciden ir a parir a Capital por el desmantelamiento que hay”, ejemplificó la titular de la APS.

Mientras que el Policlínico realizaba al menos dos mil partos anuales y estos últimos dos años: cero, porque el sector de maternidad se encuentra cerrado por reformas y no hay personal.

Según describió la médica Patricia Suar, el hospital del niño “debería tener mínimamente para el correcto funcionamiento, por lo menos siete médicos de guardia y actualmente cuenta con cuatro por día y eso trae problemas”.

Médicos exigen que la Intendencia cumpla con la ley

Las salas en los barrios tiene como objetivo ser el primer nivel de atención, resolver dolencias y derivar a los hospitales los casos de mayor complejidad pero desde hace más de cinco años las mismas están sufriendo un cierre lento pero progresivo y que mantiene en alerta a médicos y vecinos de distintos barrios.

Uno de los motivos por los cuales algunas salas y guardias están desapareciendo mientras que otras cumplen horarios de oficina, (atienden de 8 a 16 horas) es la falta de personal y esta carencia tiene su respuesta en la falta de decisión Municipal que se niega a cumplir con la carrera profesional y llamar a concurso, dos veces al año tal como expresa la Ordenanza Municipal.

“Ya hemos perdido muchas salas dentro de los barrios por este éxodo de profesionales, las guardias se han quedado sin clínicos y los vecinos pierden su centro de atención. Esto se resuelve con el cumplimientos de la carrera en cuanto concurso, es una decisión fundamentalmente política”, consideró Suar.

Más adelante aclaró que “la responsabilidad de llamar a concursos de ingreso es del intendente municipal Fernando Espinoza y del secretario de Salud Francisco Grosso, pese a que la ley vigente obliga a llamar dos veces por año a concurso, para poder cubrir los cargos de los profesionales que se jubilan o renuncian, el año pasado no se llamó a concurso ni una sola vez”.

“Hace años que estamos sin concurso de ingreso, tuvimos un parate entre el 2000 y el 2009 y desde 2009, hasta ahora solo se llamó dos veces a concurso, cuando deberían haber sido seis llamados. En el 2011 no hubo ningún concurso y los pocos profesionales que estamos nos encontramos preocupados por saber qué va a ser de nuestro futuro”, explicó Suar.

DATOS

El Municipio invierte en salud este año más de 370 millones de pesos, el 31,36 por ciento del presupuesto. El año pasado el área recibió un poco más de 290 millones de pesos, el 30,54 por ciento.

Cuenta con cuatro hospitales Municipales: Hospital Municipal del Niño San Justo; Hospital Materno Infantil Dr. José Equiza, de González Catán; Hospital Materno Infantil Dra. Teresa Germani, de Gregorio de Laferrere y el policlínico de San Justo.

Existen ocho centros con guardias de 24 horas y 45 unidades de salud.
Funcionan dos hospitales provinciales: Hospital Zonal General de Agudos Simplemente Evita y el Hospital Interzonal General de Agudos Dr. Paroissien.

Se están construyendo tres hospitales: en Ciudad Evita ya está en la última etapa. Además se encuentra en proceso uno en Rafael Castillo y otro en Gregorio de Laferrere con fondos que vinieron de la Presidencia de la Nación.

Tags: , ,

One Response to “Hospitales colapsados y salud primaria en decadencia”

  1. gervasio dice:

    Menos mal que existe la medicina ilegal. y el estado nacional que hace los hospitales.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.