RUMBO A LAS PASO, LA DEFENSORÍA JUEGA EN AGOSTO

El caprinismo, otra vez entre el puestito y la ética

agosto 1, 2013

El radicalismo impulsó la modificación de la ordenanza para que Silvia Caprino sea defensora del Pueblo por tercera vez consecutiva. Ahora, el adjunto José Mira va a las elecciones de agosto como candidato a concejal sin renunciar de antemano a su actual cargo.  La constante delgada  línea entre la ética y la continuidad en los puestos políticos de la UCR.

Por Claudio Kappeler

ckappeler@periodicosic.com.ar

 

Algunos sectores del radicalismo de La Matanza suelen tener la capacidad de aguantar muy bien la vergüenza. En los últimos años poco les importó con quién había que armar un frente o a quién darle la mano para obtener cargos políticos. Y el 2013 no será la excepción de su lema: menor esfuerzo y mayor economía personal.

Tiempo atrás, alguien en el Distrito habló de conchabos y más de un radical se puso el sayo. Entonces, la memoria llevó a más de una década atrás, cuando la decadencia recién comenzaba y la concejal Silvia Caprino junto a su par Roberto Rossi -hoy fallecido- salían en los diarios como los integrantes de un bloque que tenía más empleados en los papeles, que los que iban a trabajar.

Hoy Caprino encabeza la Defensoría del Pueblo local, creada allá por 2004. Enquistada al frente de un organismo clave en el quehacer de la democracia distrital, lleva adelante su tercer mandato consecutivo luego de que la UCR armara el proyecto para modificar la ordenanza que le permitió asumir en 2012.

En la oficina que debería defender al vecino de La Matanza de cualquier abuso y/o similar, hay olor a unidad básica radical (NdeR: entiéndase la ironía como una casa partidaria y no un organismo gubernamental). Desde ese lugar, Silvia Caprino digita los movimientos políticos de su espacio, claro que lo hace susurrando porque no quiere que la escuchen hablando del Partido y colisionar con el cargo que ostenta.

Varios dirigentes de la UCR vienen hablando de re-reelección como una supuesta amenaza a cualquier democracia. Sin embargo, no pensaron lo mismo en la re-re de Silvia Caprino y ahí está, al menos hasta 2016.

Ese lineamiento y el que pilotea el concejal Manuel Atencio fueron los que en noviembre último apostaron al dirigente Enzo Gioia como el hombre llamado a maquillar a la UCR (Ver “Dime quién te preside”).

Lo hicieron presidente del Partido en La Matanza pero había algunas cuentas pendientes: Gioia perdió un puesto de trabajo en las oficinas de Atencio y se arrodilló ante su majestad Caprino prometiendo fidelidad. De esta manera, habría posibilidades de estabilizar su economía personal.

En esta coyuntura, el presidente de la UCR apoya hoy a la lista que lleva a la cabeza a José “Pepe” Mira, el defensor del Pueblo adjunto de La Matanza, puesto como primer candidato a concejal por Silvia Caprino.

La postulación de Mira en una de las listas que competirá en las PASO de agosto (las otras están encabezadas por Manuel Atencio, Sandra Oviedo y Arturo Ter Akopian) no se encuentra fuera de ningún marco legal, empero cruza la línea de fuego de cualquier discusión ética. ¿Por qué no renunció a su cargo como adjunto de la Defensoría si quiere ser concejal? ¿Por qué no se eligió a otro candidato de ese espacio? La primera pregunta tiene respuesta obvia: si no gana como concejal se quedará sin cargo político. En tanto que la segunda cuestión es netamente partidaria, ya que es uno de los pocos radicales de esa facción que logra consenso y no está sucio.

La idea del caprinismo vuelve a centrarse en ganar espacios políticos (NdeR: léase puestos), ahora con un candidato del que no se conoce una sola propuesta. De “Pepe” Mira se sabe que es abogado y que sus mentores centraron la campaña en compararlo con el sapo infantil que lleva su apodo como nombre, claro que si eso es lo único que puede saberse de un candidato, lo raquítico de un posible debate se hace evidente.

 

Dime quién te preside

 

En noviembre último, el dirigente de Gregorio de Laferrere Enzo Gioia asumió como el nuevo presidente del radicalismo de La Matanza, sucediendo al veterano y desgastado Jacinto Aluy. Su nuevo cargo en el Partido se decidió casi en un total acuerdo de todos los sectores internos, y con un fuerte impulso de las líneas que comandan Silvia Caprino y Manuel Atencio.

La lavada de cara de la UCR local suponía no sólo un cambio de nombre, sino también un golpe de timón, claro que eligieron caballo rengo para la carrera definitoria. Poco podría renovar el hombre que fue primer candidato a concejal de Francisco De Narváez en 2011 y hoy critica a ese espacio; poco podría renovar quien estuvo en la misma lista e hizo campaña con el concejal Atencio y hoy dice -cafés adentro- que hay que cambiar la banca. Claro que todo esto se dio después de perder las últimas elecciones y luego de que su esposa se quedara sin el cargo que tenía dentro del bloque radical del Concejo Deliberante, previa pelea con el edil.

Ni bien terminaba 2011, a Gioia le corrieron parte del banquito económico, después disimuló su enojo para llegar a la presidencia, y hoy se está cobrando esa factura y por eso juega para el caprinismo.

El Tano -así lo conocen en La Matanza- está hoy en plena campaña, tiene tiempo de sobra para cualquier actividad partidaria que lo requiera, y todos los meses recuerda que hay un lugar como empleado del Congreso que supuestamente ocupa.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.