SAN JUSTO

Golpearon y arrojaron de un colectivo a un joven para robarle el celular

abril 17, 2012

Un joven de 19 años fue asaltado, violentamente golpeado y arrojado desde un colectivo por tres delincuentes que le robaron un celular, ante la pasividad tanto de los pasajeros del ómnibus como del chofer, en una concurrida parada de la localidad de San Justo.

El incidente, que trascendió hoy, ocurrió cerca de las 14:00 de ayer a pocos metros de la Rotonda, en la intersección de Ruta 3 y Camino de Cintura, frente al Shopping de San Justo y en la mano hacia provincia, un lugar muy concurrido en el que abundan personas con bolsas y paquetes de compras tanto de ese centro comercial como del hipermercado aledaño.

El joven, llamado Iván Reinoso, recibió politraumatismos en una rodilla y en la cintura, entre otras lesiones, y debió ser asistido en el Policlínico Municipal local.

Según relató María Rosa, hermana de Iván, todo de inició cuando el muchacho se aprestaba a tomar un colectivo de la línea 620 para volver a su domicilio, en Gregorio de Laferrere.

«Subieron tres hombres de unos 30 años con él. Le sonó el celular y lo sacó para apagarlo. No llegó a pasar la tarjeta SUBE cuando empezaron a pegarle para sacarle todo. Mientras más se resistía, más le pegaban. Pidió ayuda, pero nadie hacía nada», contó la joven.

Mientras uno de los delincuentes bajó con el damnificado, los otros dos siguieron viaje en el colectivo en el que se inició el asalto.

Al darse cuenta que el delincuente que había quedado abajo del colectivo tenía su celular, Iván intentó perseguirlo, pero el mismo se subió a otro ómnibus y antes de que el joven pueda hacer lo propio, el chofer de la unidad le cerró la puerta y arrancó.

El joven llamó a su hermana, le pidió ayuda y también hizo lo propio ante el destacamento de la Policía Científica, pero los efectivos de ese lugar -según dijo-, se negaron a asistirlo y lo enviaron a la comisaría 1ra de San Justo, situada a unas 12 cuadras del lugar.

«Lo pasé a buscar en un auto y lo llevé a la comisaría. Como había diez personas y no le dieron prioridad. Lo llevé a la guarida del Policlínico, situado enfrente. Ahí esperamos otras dos horas. En ese lapso me crucé a la comisaría y pedí que venga un policía para hacer la denuncia», indicó María Rosa al relatar lo ocurrido.

La denuncia terminó en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI)
número 8 de La Matanza.

«Nos dijeron que después que vea a Iván un médico legista, recién iban a enviar un patrullero al lugar, cuando pasen cinco días. Nosotros lo denunciamos porque no queremos que alguien termine muerto, pero así no dan muchas ganas de acercarse a una comisaría por el trato recibido por alguien recién asaltado y golpeado», se quejó la joven en diálogo con Noticias Argentinas.

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.