CONFLICTO

El Ejército israelí advierte a residentes palestinos que abandonen sus hogares

julio 16, 2014

La situación en la Franja de Gaza continuó agravándose desde que ayer fracasara la iniciativa de una tregua, por lo que hoy el Ejército israelí lazó panfletos advirtiendo a los más de 100.000 palestinos que viven en los barrios de Zeitun y Shujaiya para que abandonen sus casas ante un inminente nuevo ataque.

Paralelamente, el Ministerio de Sanidad en Gaza precisó hoy que la cifra de víctimas, desde el inicio de la ofensiva militar israelí «Filo Protector» que hoy entra en su noveno día, es de 208 palestinos muertos, de los cuales 39 son menores, 24 mujeres y una decena ancianos.

La advertencia de desaojo llegó horas después de que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, anunciara de que intensificará la ofensiva militar contra la Franja de Gaza y subrayara que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) «pagará el precio» de no haber aceptado el alto el fuego propuesto por Egipto.

El Ejército israelí­ atacó 25 objetivos en la Franja, entre ellos ocho lanzaderas de cohetes ocultas, y confirmó haber alcanzado la vivienda del dirigente de Hamas, Mahmud al Zahar

Netanyahu aseguró que «Hamas no deja otra opción que ampliar e intensificar» la operación Filo Protector, iniciada el martes de la semana pasada y agregó que las Fuerzas de Defensa (IDF) han bombardeado «varios objetivos» en la Franja tras quedar descartada la tregua, informó la agencia de noticias EFE.

En este sentido, afirmó que «Israel hará daño a quien ataque a un ciudadano de Israel», según recogen los medios locales, que se hacen eco de unas declaraciones televisadas pronunciadas antes de que las IDF confirmasen la muerte de un civil por el disparo de un cohete desde Gaza.

Así, la aviación israelí­ bombardeó durante toda la noche las viviendas de diversos lí­deres y responsables del movimientos islamista Hamas y del grupo Yihad Islámica en Gaza, ataques que causaron 11 muertos y 80 heridos.

El Ejército israelí­ atacó 25 objetivos en la Franja, entre ellos ocho lanzaderas de cohetes ocultas, y confirmó haber alcanzado la vivienda del dirigente de Hamas, Mahmud al Zahar.

La desigual ofensiva israelí frente a los cohetes lanzados por Hamas, queda reflejada en los números: 208 muertos palestinos -de los cuales 39 son menores, 24 mujeres y una decena ancianos- contra uno solo israelí.

Además, de los 1.500 heridos, Sanidad aclaró que 422 son menores y 271 mujeres, y que un centenar de personas siguen en situación grave como consecuencia de las lesiones sufridas.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo palestino en la Franja reveló que­ los aviones de combate israelí­es destruyeron por completo 612 casas, y alrededor de 13.550 edificios fueron dañados parcialmente, incluidas 565 viviendas que dejaron de ser seguras para sus habitantes por el estado en que quedaron.

«No hay ningún lugar en toda Gaza donde estar seguro. No sería la primera vez que bombardean una escuela. Si tengo que morir, prefiero morir en mi propia casa», explica a EFE Osama, un ingeniero que estudió y vivió 20 años en Alemania.

«¿Huir? ¿a dónde?», se pregunta Osama. «Egipto tiene la frontera cerrada. Dice que deja pasar a quienes tienen pasaporte extranjero. Conozco gente que lleva tres días y nadie les dejó salir», explica.

«Si nado por el mar me disparan, me vigilan desde el cielo y en tierra hay rejas. No hay manera de escapar, estamos en una gran cárcel bajo castigo colectivo. Los sirios pueden salir a Jordania, nosotros ni eso», se queja.

Por su parte, Hamdam denuncia que los israelíes «dicen que van a por la milicia pero hasta ahora no hemos visto a ninguno de sus líderes muertos. Solo civiles y niños. Es un castigo a los gazatíes».

Israel afirma que Beit Lahia y Zaitun son bastiones de los grupos Hamas y Yihad Islámica, y que cerca de un 30% de los cohetes lanzados salieron de sus calles, de entre sus descampados, huertos y casas.

La ofensiva israelí se inició tras semanas de tensiones catalizadas por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en los alrededores de Hebrón.

Durante los días siguientes, las fuerzas de seguridad de Israel lanzaron una operación de búsqueda en la que murieron nueve civiles palestinos en Cisjordania, así como varios más en intercambios de disparos en la Franja de Gaza.

La situación se deterioró después de que un adolescente palestino fuera secuestrado y quemado vivo en el Bosque de Jerusalén por un grupo de israelíes que presuntamente actuaron en venganza por el suceso previo. Al menos tres de los seis detenidos confesaron haber participado en el asesinato.

Finalmente, el 8 de julio se inició la operación «Filo Protector» contra Hamas, al que Israel acusa de estar detrás de la muerte de los tres jóvenes israelíes, si bien la organización lo negó y Tel Aviv no aportó pruebas que respalden sus acusaciones.

La autoría del suceso fue reclamada por el brazo armado de Al Fatah, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.

Fuente: Télam.-

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.