RUMBO A LAS PASO: EL PESO DEL PERONISMO

Tratan de esmerilar el poder político de La Matanza pese a que el Intendente no es candidato nacional

julio 12, 2013


Inventaron una supuesta pelea entre Fernando Espinoza y el Gobierno Nacional. Por el mismo camino buscan quebrar la relación con el magarismo. La estrategia del Intendente para posicionarse en la Provincia, y los datos irrefutables de la última elección.


Por Claudio Kappeler

ckappeler@periodicosic.com.ar

 

Son épocas en las que todos visitanLa Matanza, el distrito de mayor peso electoral de la provincia de Buenos Aires que en 2011 batió records y remarcó un camino ya trazado. Por estos tiempos vuelve Francisco De Narváez, a los mismos barrios que cayó en las últimas dos elecciones para nunca más volver. Se lo ve a Javier Castrilli desorientado porque no conoce de barrios. Y asoma un Ricardo Alfonsín que no le avisa ni a su propia tropa que va a venir, como si le diera vergüenza su Partido.

En los centros comerciales de mayor movimiento de gente, las veredas se alborotan ante la presencia de esa gente a la que sólo se la ve por televisión, justamente porque no son más que los desconocidos de siempre, esos que ya prometieron lo mismo una y otra vez, y que piensan que los saludos se transformarán en votos en agosto próximo.

La Matanzaes el centro de atracción de cualquier candidato a algo. No podés aspirar a ser diputado o gobernador si no pasaste por este pequeño termómetro de país, este corazón del país en palabras de Cristina Kirchner.

El peronismo ocupa casi todas las plazas en este inmenso distrito del Conurbano, gana desde1983 apesar de los frentes externos e internos, y marca el reloj partidario cada vez que se posiciona políticamente.

En los últimos diez años, los pronósticos sobre posibles quiebres intestinos en el peronismo local regaron cada elección. El 2005 encontró a Alberto Balestrini dejando el poder en manos de Fernando Espinoza y apenas dos años después ya se diría que ambos atravesaban una fuerte crisis en su relación. Hasta la palabra traición fue utilizada en pos de embarrar el escenario. Pero al final nada de eso ocurrió, porque el exintendente adquirió mayor peso político enla Provinciay el actual jefe comunal se posicionó territorio adentro.

Con Balestrini fuera de cualquier especulación, producto de su ACV, era facilista hablar de un Fernando Espinoza sin poder, derrumbado por la ausencia del conductor y acorralado por la vieja escuela política matancera.

La cimentación del proyecto encarado hace más de una década enLa Matanzase consolidó y atravesó varias predicciones de la oposición. La elección de 2011 fue tal vez una de las compulsas de mayor relevancia por la coyuntura y el resultado. Desde todos los frentes se especuló con la caída definitiva de Espinoza y hasta el más optimista hablaba de la pérdida de varias bancas en el Concejo Deliberante. El Intendente se alzó esa vez con 392.535 votos, más de 60 por ciento del total, y arrasó con los 12 escaños legislativos en juego.

 


El nuevo desgaste

 

Desde terminadas las elecciones de 2011 se habla de un intendente en retirada y no porque fuese a perder. Fernando Espinoza formó parte de los tres o cuatro nombres que se barajaban como cabeza de lista nacional o provincial como candidato a diputado. Pero al final, el kirchnerismo se inclinó por Martín Insaurralde de Lomas del Zamora.

Desde entonces las operaciones y contraoperaciones para esmerilar el peso electoral deLa Matanzano paran. Se habló de una supuesta pelea entre Espinoza y el kirchnerismo, esto pese a la defensa pública que hace el jefe comunal en cuanta oportunidad le dan. ¿Hay quiebre y el Gobierno Nacional le dio casi 152 millones de pesos para obras la semana última?

Se dijo también que Verónica Magario terminó como candidata a diputada porque es otra de las figuras que está en riña con el Intendente. ¿Están peleados y la posicionó como diputada nacional?

¿Fue entonces una derrota del intendente matancero no encabezar una lista? La respuesta es “sí”, para aquel que fabrica poder a la corta, y “no” para el que piensa por lo menos dos años antes.

En la lista de diputados nacionales, la actual presidenta del Concejo Deliberante local Verónica Magario está tercera y es un hecho que se convertirá en legisladora nacional. En la nómina provincial, en tanto, la exconcejal Liliana Pintos ocupa el segundo lugar. Luis Cigogna y Nedda Abella también van en esas listas respectivamente.

El Intendente, en tanto, va como punta de lanza de la lista de concejales y es acompañado por la esposa de Alberto Balestrini, María del Carmen Cardo. De esta manera, Fernando Espinoza aglutinó a todos los frentes matanceros y los obligó a trabajar para asegurar el triunfo.

Si en las PASO de agosto próximo logra el objetivo, su llegada a 2015 será por una puerta grande y nadie podrá discutir su herencia enLa Matanza. Hacedos años dio sobradas muestras del caudal de votos que arrastra el peronismo local y se puso a la altura de un gobernador, superando una larga lista de ellos. En dos meses tendrá un paño renovado y el objetivo podría estar más cerca.

 

El futuro político

 

“Martín, junto a Juliana Di Tulio y Verónica Magario, representan lo que viene en Argentina, son dirigentes muy jóvenes, con una experiencia grande en gestión, en modernizar la política y mirar al futuro; al contrario de lo que quizás presentan otras listas que siguen mirando al pasado con candidatos del pasado que quieren volver a las recetas económicas neoliberales, como el corralito y las privatizaciones. Nosotros, el Frente para la Victoria, presentamos un candidato como Martín que mira hacia el futuro para que sigamos progresando los 40 millones de argentinos”. Fernando Espinoza.

 

Deja una respuesta

You must be logged in to post a comment.